POR LA RESPUESTA AL CORONAVIRUS

Tormenta por la dimisión del director del comité científico de la UE por el Covid-19

Mauro Ferrari, director de la agencia científica europea, ha dimitido ante la falta de coordinación de la UE en la respuesta al coronavirus y dice haber "perdido la fe en el sistema"

Foto: Mauro Ferrari, junto al antiguo comisario de Ciencia Carlos Moedas. (Comisión Europea)
Mauro Ferrari, junto al antiguo comisario de Ciencia Carlos Moedas. (Comisión Europea)

“Estoy extremadamente decepcionado con la respuesta europea al Covid-19”. Así anunciaba Mauro Ferrari, director del Consejo Europeo de Investigación (ERC, por sus siglas en inglés), que ha presentado su dimisión a Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. “Llegué al ERC como un ferviente defensor de la Unión Europea, la crisis del Covid-19 ha cambiado por completo mi punto de vista”, ha señalado Ferrari en un comunicado enviado primero al ‘Financial Times’.

Ferrari dirigía hasta la tarde de este martes el ERC, un organismo fundado en 2007 y que financia las investigaciones más prometedoras con un presupuesto anual de 2.000 millones de euros, una agencia a cuyos mandos se había puesto en enero de 2020. Pero rápidamente, en marzo, comenzaron los choques con la Comisión Europea y con el Consejo Científico que controla la institución. Este martes 7 de abril ha finalizado su periodo al frente del organismo: “Perdónenme, pero creo que la prioridad ahora es detener la pandemia”, empieza su comunicado.

Sin embargo, el Consejo Científico ha respondido a las acusaciones de Ferrari explicando que los 19 miembros del Consejo habían votado el pasado 27 de marzo a favor de que presentara la dimisión. En un comunicado, el Consejo ha señalado que "el profesor Ferrari mostró una total falta de aprecio por la razón de ser del ERC" y aseguran que "no entendía" el rol de la agencia. Le acusan de haberse ausentado de reuniones importantes y pasar demasiado tiempo en EEUU, donde la Comisión Europea le permitía seguir siendo profesor.

El italo-americano, que ha pasado gran parte de su carrera en Estados Unidos, ha criticado la “ausencia total de coordinación de las políticas de salud entre los Estados miembros, la oposición recurrente a las iniciativas de apoyo a la financiación cohesionadas, y los cierres fronterizos unilaterales” dentro de la UE, algo contra lo que cargó la propia Von der Leyen.

El ya exdirector del ERC pedía poner en marcha un programa con financiación extra para coordinar una investigación europea. “Creía que en un momento como este, los mejores científicos en el mundo debían tener los recursos y las oportunidades para luchar contra la pandemia, nuevas herramientas de diagnóstico, nuevos enfoques dinámicos de comportamiento basados en la ciencia que reemplazaran las a menudo improvisadas intuiciones de los líderes políticos”, señala en su comunicado.

Pero las propuestas de Ferrari fueron rechazadas por el Consejo Científico, que consideraba que había que ir paso a paso y que debía haber directrices por parte de los líderes de los Veintisiete, porque la financiación del Consejo seguía una lógica de “arriba abajo”. El director del ERC creía que la situación merecía pasar a una posición activa. “Creía que estaba justificado por la carga mortal, sufrimiento, transformación social y devastación económica [que generaría el virus], especialmente para los más débiles en las sociedades del mundo”, señala.

Ferrari, junto a su antecesor en el cargo. (Comisión Europea)
Ferrari, junto a su antecesor en el cargo. (Comisión Europea)

La negativa unánime del Consejo Científico, asegura, dañaba su presidencia. El experto en nanomedicina trabajó entonces directamente con Von der Leyen, que aportó directrices a su trabajo y que fue, personalmente, la que le pidió consejo. Pero el profesor señala que el plan se desintegró cuando cayó en la maquinaria interna de la Comisión Europea, y asegura que el hecho de que tratara directamente con la alemana creó “una tormenta política interna”.

El Consejo Científico recuerda que su renuncia ha llegado tras el voto anónimo para su dimisión, y acusan a Ferrari de engañar con los motivos reales de su salida del ECR. Responden también a las acusaciones del ya expresidente : "No apoyamos una iniciativa especial porque ese no era nuestro cometido, y la Dirección General de Investigación e Innovación de la Comisión, con la que estamos conectados, ya estaba muy activa en el desarrollo de nuevos programas para apoyar esta investigación a través de los canales apropiados".

Ferrari señala en su comunicado que llegó al ERC con entusiasmo “por la gran reputación de esta agencia de financiación líder en el mundo” y por su “compromiso con el sueño idealista de una Europa unida”. “Esas motivaciones idealistas fueron aplastadas por una realidad muy diferente durante los breves tres meses desde que asumí el cargo”, sentencia el investigador.

La dimisión de Ferrari es una nueva piedra en el camino de un Ejecutivo comunitario que ha estado sometido a importantes críticas por su actuación durante la crisis del coronavirus, si bien sus competencias en sanidad son muy limitadas. Bruselas sí ha puesto en marcha otras medidas, como la compra conjunta de material sanitario, un plan de inversión de 34.000 millones de euros y la propuesta de un programa de apoyo al empleo que, de recibir el visto bueno de los líderes, podría tener una capacidad de hasta 100.000 millones de euros.

El Consejo Científico recuerda que hay "más de 50 proyectos (financiados por el ECR) en curso o finalizados, respaldados por un valor total de aproximadamente 100 millones de euros, que están contribuyendo a la respuesta a la pandemia del Covid-19 al proporcionar información de varios campos científicos diferentes, tales como: virología, epidemiología, inmunología, caminos para nuevos diagnósticos y tratamientos, salud pública, dispositivos médicos, inteligencia artificial, comportamiento social, manejo de crisis".

Ferrari, que admite haber “conocido a muchas personas excelentes y comprometidas” en el ERC y la Comisión, señala, sin embargo, que ha “perdido la fe en el sistema”. “Ahora es el momento de que regrese a la frontera, a la primera línea de lucha contra el Covid-19, con recursos y responsabilidades reales, lejos de las oficinas de Bruselas, donde mis habilidades políticas son claramente inadecuadas”, concluye el investigador. El Consejo del ERC ha señalado a Ferrari y le ha acusado de ser "económico con la verdad".

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios