82 votos en contra y 29 a favor

La Eurocámara se venga y finiquita a la candidata de Macron a la Comisión Europea

Los populares derriban a Sylvie Goulard, la candidata de Emmanuel Macron para ocupar un puesto en la futura Comisión Europea

Foto: Sylvie Goulard. (Reuters)
Sylvie Goulard. (Reuters)

La carrera de Sylvie Goulard se torció justo en el peor momento. La francesa era la única aliada de Emmanuel Macron en el Parlamento Europeo cuando el ahora presidente acababa de abandonar el ministerio y montó su propio partido. Cuando, contra todo pronóstico, Macron ganó las elecciones, el nuevo y flamante líder galo decidió premiar a su fiel aliada. Goulard era ahora ministra de Defensa. Y ahí empezó su final.

Seguramente el último capítulo de la carrera política de Goulard se ha cerrado este jueves a mediodía en el Parlamento Europeo, ese del que salió para volver a París, cuando las comisiones de Mercado Interior y de Industria decidieron votar por no considerarla no apta para el cargo con una amplísima mayoría: 82 votos contra la francesa y solo 29 a favor.

Pero todo tiene su origen hace tiempo, cuando la francesa ocupó el puesto de ministra tuvo que dimitir solo unos días después de asumir el cargo. Y desde entonces la oficina europea antifraude (OLAF), así como la justicia francesa, siguen investigando un caso de fraude relacionado con pagos a un asistente parlamentario que había dejado de trabajar y desarrollaba labores para el partido mientras continuaba cobrando un salario de la Eurocámara.

Cuando tuvo que abandonar el ministerio, Macron no la dejó de lado y la situó en el Tesoro francés, lo que muestra hasta qué punto llega el compromiso del presidente con su aliada política.

Los problemas no se acaban ahí. Entre 2013 y 2015, Goulard recibía cada mes 10.000 euros del think tank Berggruen. La francesa ha tratado de defenderse de las críticas durante la primera audiencia de tres horas, las más de 40 páginas de respuestas escritas enviadas a los eurodiputados y una nueva hora y media de audiencia celebrada este jueves. Pero no ha sido suficiente.

Si tuvo que dimitir como ministra de Defensa, ¿por qué va a estar cualificada para ser comisaria? Estas dos manchas en su currículum son las que le han impedido acceder a un cargo bajo el que tendría, además, nuevas competencias, con una dirección general de industria de la defensa.

Una doble venganza

“Estoy limpia”, repitió Goulard durante las tres horas de un intensísimo examen en el que Partido Popular y Socialdemócratas se vengaron de la familia liberal a la que pertenece la francesa, cuyos eurodiputados habían sido muy duros con algunos de los candidatos de esas dos familias políticas.

No solo iba de vengarse por las problemáticas audiencias que se han celebrado hasta ahora. En algunos círculos se defendía que era una manera de demostrarle a Macron que podían ponerle contra la espada y la pared después de que el presidente galo se propusiera destruir el llamado 'spitzenkandidaten', un sistema por el cual el presidente de la Comisión Europea debe ser propuesto por el Parlamento (y no el Consejo), y que para los eurodiputados del PPE debía ser su líder parlamentario, el alemán Manfred Weber.

Macron, que ha recibido la noticia como una bofetada, ha cargado no solo contra la Eurocámara, sino también contra la presidenta electa Ursula von der Leyen. “No entiendo cómo, cuando la presidenta nominada tiene una discusión con los tres presidentes de los grupos y llegan a un acuerdo, pasa algo así. No lo entiendo y necesito comprender qué tipo de resentimientos, quizás de pequeñeces, han jugado aquí”, ha asegurado el presidente francés.

La acusación, bastante grave dado que Macron fue valedor de Von der Leyen y uno de los principales artífices de su nombramiento, representa un duro golpe para la alemana, que está sufriendo muchos imprevistos en las semanas previas a asumir el cargo.

La respuesta del Parlamento Europeo no se ha hecho esperar. "Contrariamente a lo que dijo el presidente Macron, la presidenta electa Von der Leyen nunca me consultó sobre Goulard o cualquier otro nombre propuesto por los Estados miembros antes de sus nominaciones”, ha asegurado Iratxe García, presidenta de los socialdemócratas en la Eurocámara. "Yo tampoco fui consultado antes de las nominaciones de los candidatos", ha señalado el líder popular Manfred Weber en la red social Twitter.

Buscando nuevos nombres

Ahora, el Gobierno de Macron tendrá que pensar en un nuevo candidato o candidata para sustituir a la denostada Goulard y que vaya a contar con el visto bueno del PPE, que ha demostrado que sin ellos es difícil hacer nada, por mucho que fuera una idea aireada antes de las elecciones europeas.

Para cumplir con la promesa de un equilibrio de género al que se comprometió la presidenta electa Ursula von der Leyen, París tendrá que proponer a una mujer. Es la tercera candidatura rechazada por la Eurocámara, después de que los candidatos húngaro y rumano fueran rechazados por conflicto de intereses antes siquiera de haber llegado a las audiencias. El voto final de aprobación a la nueva Comisión se celebrará el próximo 23 de octubre en Estrasburgo.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios