DÍAS ANTES DE LAS ELECCIONES

Bruselas lleva a Polonia ante la justicia europea por el control político a los jueces

Pulso entre la Comisión Europea y Polonia por los intentos del Gobierno polaco por minar el Estado de derecho en el país a través de una serie de reformas del sistema judicial

Foto: Jaroslaw Kaczynski, líder del partido Ley y Justicia (PiS). (Reuters)
Jaroslaw Kaczynski, líder del partido Ley y Justicia (PiS). (Reuters)

Último e inevitable paso en el pulso entre la Comisión Europea y Polonia por los intentos del Gobierno polaco por minar el Estado de derecho en el país a través de una serie de reformas del sistema judicial. La deriva de Varsovia ya llevó al Ejecutivo a la activación del artículo 7 de los Tratados por primera vez en la historia, una cláusula que permite, en última instancia, dejar a un Estado miembro sin derecho a voto en el Consejo.

El primer acto de este combate se produjo el 3 de abril, cuando la Comisión pidió a Polonia explicaciones por una nueva reforma judicial que ponía a los magistrados bajo un presión política. La nueva normativa permitía que "los jueces ordinarios sean objeto de investigaciones, procedimientos y sanciones disciplinarias sobre la base del contenido de sus resoluciones judiciales". Además, dicho régimen "no garantizaba la independencia ni la imparcialidad" de la nueva sala disciplinaria del Tribunal Supremo, cuyos miembros serían elegidos por un grupo de magistrados nominados por el Parlamento polaco.

Tras analizar la respuesta de Varsovia, la Comisión le dio una última oportunidad el 17 de julio, y este jueves ha anunciado que ya no esperará más: lleva a Polonia a la máxima corte europea en Luxemburgo y ha pedido que el proceso se celebre por un procedimiento acelerado.

Polonia es un socio importante de la Unión Europea, como muestra que el antiguo primer ministro Donald Tusk haya sido presidente del Consejo Europeo. Pero desde la llegada de la formación ultraconservadora Ley y Justicia (PiS) al Gobierno las relaciones entre Bruselas y Varsovia han tocado fondo.

Esta decisión de la Comisión Europea llega solo unos días antes de que los polacos acudan a las urnas el próximo 13 de octubre en unas elecciones en las que está previsto que el PiS reedite su victoria. Bruselas se esfuerza por evitar que la situación en Polonia siga empeorando, mirando de reojo a Hungría: al menos todavía en Varsovia quedan líderes de oposición fuertes, medios de comunicación que no están enredados en relaciones con el Gobierno y una economía que no depende completamente de las redes clientelares. Cuando se mira a Budapest desde Bruselas muchas veces se tiene la sensación de que ya es tarde, que es irreversible. Con Varsovia todavía hay tiempo, y la Comisión Europea no tiene intención de frenar su ofensiva.

Europa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios