EN IBERDROLA, BAYER Y BBVA

La Eurocámara vota a favor de no exigir a Borrell que venda sus acciones

La comisión de Asuntos Jurídicos ha votado este miércoles que no ve necesidad de que Josep Borrell venda sus acciones, al considerar que no hay conflicto de intereses

Foto: Josep Borrell y Federica Mogherini. (EFE)
Josep Borrell y Federica Mogherini. (EFE)

Josep Borrell, actual ministro de Exteriores y futuro alto representante de la UE para Exteriores, acaba de superar una de las principales pruebas en su camino para ser el jefe de la diplomacia europea a partir del próximo 1 de noviembre. La comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo ha avalado la declaración de intereses financieros de Borrell, un paso que tienen que cumplir todos los candidatos a comisario, según han asegurado fuentes parlamentarias a EFE. Otra fuente parlamentaria ha asegurado a este diario que la comisión ha votado pedir a Borrell que venda sus acciones y ha ganado el no.

El ministro envió este mismo martes una misiva a la presidenta de la comisión, la británica Lucy Nethsingha, señalando que, en caso de que la Eurocámara viera un posible conflicto de intereses entre sus bienes y el rol que tendrá que desarrollar como alto representante, estaría dispuesto a deshacerse de las mismas. La propia Nethsingha le había escrito una carta días antes preguntándole si, en caso de conflicto de interés, vendería sus acciones.

Sin embargo, el futuro jefe de la diplomacia europea creía que no era necesario. “En su carta, me pregunta si he considerado deshacerme de mis acciones de Bayer, Iberdrola y BBVA para evitar un conflicto de intereses”, escribió Borrell en su carta enviada a Nethsingha. “No he considerado esa posibilidad por ahora”, señalaba el ministro en su misiva.

En su carta, Borrell detallaba que un 2,3% de su patrimonio está invertido en Iberdrola, otro 2,5% en Bayer y otro 8,10% en BBVA, y que los sectores de actividad de estas compañías —energías renovables, farmacéuticas y banca— no tiene relación con las responsabilidades que deberá ejercer como alto representante. Sin embargo fuentes de la Comisión Europea admiten que Borrell estará implicado en la dimensión exterior de todas las carteras del Ejecutivo comunitario, incluidas aquellas sobre energía.

Esto aclara bastante el camino para el catalán, que tendrá que enfrentarse a su audiencia con el Parlamento Europeo el próximo 7 de octubre. De seguro, los eurodiputados más a la izquierda (situados en la Izquierda Unitaria Europea), que estaban a favor de que Borrell vendiera sus acciones, le recriminarán al ministro tener una cartera financiera que puede chocar con su rol como alto representante.

No será lo único que le echen en cara al político español. A Borrell le perseguirá a su audiencia la postura española sobre Kosovo, no compartida por la mayoría de eurodiputados, así como el caso de la venta de acciones de Abengoa, y el hecho de que tuviera que abandonar el Instituto Universitario Europeo de Florencia por un conflicto de intereses.

Entre los eurodiputados, saben que el temperamento del ministro no es el más sencillo y creen que en la audiencia pueden surgir algunas complicaciones si Borrell no mantiene un perfil bajo. Porque, por lo demás, el ministro debería tenerlo fácil para obtener la luz verde de la Eurocámara, más centrada en otros futuros comisarios a los que tiene en su lista negra, como el candidato húngaro.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios