LA SUSPENSIÓN DEL PARLAMENTO ES "ILEGAL"

La oposición británica pide la dimisión de Johnson y que se reanude el Parlamento

El Supremo de Reino Unido ha dado un varapalo judicial a Johnson con el fallo que declara "ilegal" la suspensión del Parlamento británico orquestada por el 'premier'

Foto: El primer ministro Boris Johnson en Nueva York. (Reuters)
El primer ministro Boris Johnson en Nueva York. (Reuters)

Tras la histórica decisión del Supremo de Reino Unido, que declara "ilegal", "nula" y "sin efecto" la suspensión del Parlamento británico durante cinco semanas orquestada por el primer ministro Boris Johnson, la oposición en la Cámara se ha movilizado: laboristas, liberaldemócratas e independentistas escoceses y galeses han pedido la dimisión del 'premier' británico.

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, ha pedido al 'premier' que "reconsidere su posición" al frente del Gobierno, en declaraciones durante una intervención especial en el congreso laborista en Brighton (sur inglés), momento en el que además ha adelantado que pedirá al presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, que disponga cuanto antes la reanudación de las sesiones parlamentarias.

Paralelamente, Bercow ya ha anunciado que Westminster reanudará su actividad parlamentaria el miércoles por la mañana, apenas un día después de la decisión del Supremo.

Tras conocer el dictamen, los asistentes al congreso laborista irrumpieron en gritos de "¡Johnson fuera!", secundando la petición de su líder de que se vaya el primer ministro, actualmente en Nueva York para asistir a la asamblea de las Naciones Unidas. Corbyn celebró que el Supremo haya confirmado que Johnson "actuó mal al clausurar el Parlamento" y que mostró "un desprecio por la democracia".

La líder de los liberaldemócratas, Jo Swinson, que ha hecho de la revocación del Brexit su bandera, ha señalado que el dictamen de la corte suprema demuestra que Johnson "no es apto para ser primer ministro".

"La corte ha señalado lo que todos sabíamos todo el tiempo, Boris Johnson ha demostrado nuevamente que no es apto para ser primer ministro. Este cierre (la suspensión) fue un acto ilegal diseñado para evitar que el Parlamento haga su trabajo", ha declarado la joven líder de los liberaldemócratas.

Por su parte, la portavoz del partido independentista escocés SNP, Joanna Cherry, pidió la dimisión de Johnson tras el varapalo judicial: "La posición de Boris Johnson es insostenible y debería tener las agallas para renunciar", afirmó.

No son los únicos. El partido nacionalista galés, el Plaid Cymru, también ha pedido la dimisión del primer ministro 'tory'. Su líder en Westminster, Liz Saville Roberts, ha declarado que "Johnson se ha saltado la ley vulnerando los principios básicos de la democracia. El primer ministro se ha mostrado que no es mejor que un dictatorzuelo de medio pelo, echando el cierre a la democracia para evitar el escrutinio".

Según una encuesta de YouGov publicada después del fallo, el 43% de la población británica considera que Boris Johnson "debería dimitir". En el caso de los votantes por la permanencia del Reino Unido en la UE, el porcentaje sube al 70%, frente al apenas 18% de los partidarios del Brexit.

Dependiendo de cada facción política, el porcentaje cambia sustancialmente, pues Johnson mantiene el apoyo de un 69% de los conservadores, que creen que no debería dimitir, frente a un 67 y un 71% de laboristas y liberaldemócratas que creen que sí debería abandonar el Número 10 de Downing Street.

Un partido muy debilitado

El partido conservador de Johnson ha ido perdiendo fuerza en las Cámaras británicas a pasos agigantados. A principios de mes, perdió su exigua mayoría -que mantenía a duras penas en coalición con los norirlandeses- cuando varios diputados conservadores cambiaron de chaqueta por el partido liberaldemócrata y otros tantos fueron expulsados por votar en contra de la disciplina de partido impuesta desde Downing Street.

Con la Cámara en rebelión ante la promesa de Johnson de sacar al Reino Unido de la UE el 31 aunque fuera por las bravas sin acuerdo, Johnson intentó una estratagema procedimental para suspender durante cinco semanas las sesiones del Parlamento, en un intento de impedir el bloqueo del Brexit en Halloween.

Pese a la firma de la reina y unas primeras sentencias que avalaron la decisión, los parlamentarios tuvieron tiempo, en apenas una semana, de aprobar una ley que hace imposible un Brexit sin acuerdo el 31 de octubre y, en caso de no alcanzar un acuerdo con el bloque comunitario el 19 de octubre, obliga a Johnson a pedir una nueva prórroga.

La oposición británica pide la dimisión de Johnson y que se reanude el Parlamento

No fue el único golpe del Parlamento a los planes de Johnson. Los parlamentarios de la oposición y "rebeldes" tories denegaron en sendas ocasiones dos mociones presentadas por el Ejecutivo para celebrar elecciones anticipadas y así -según auguran las encuestas- conseguir una nueva mayoría 'tory' en la Cámara que le permita aprobar un Brexit a su medida.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios