Luego se reunirá con Macron

Boris Johnson se reúne con Angela Merkel, el primer escollo para su Brexit soñado

El flamante primer ministro británico, Boris Johnson, ha empezado a mover ficha para esbozar su propio acuerdo de Brexit apenas dos meses antes de que expire

Foto: Foto: Reuters
Foto: Reuters

El flamante primer ministro británico, Boris Johnson, ha empezado a mover ficha para esbozar su propio acuerdo de Brexit apenas dos meses antes de que expire la última prórroga de Bruselas el 31 de octubre. Y, para ello, su primera visita como ‘premier’ es para la canciller alemana Angela Merkel, a la que intentará convencer de medidas alternativas para evitar la controvertida salvaguarda irlandesa, que se incluía en el acuerdo de Brexit aceptado por su predecesora Theresa May.

En su primer viaje al extranjero como primer ministro británico, Boris se reunirá con su homóloga alemana, Merkel, antes de enfilar hacia Francia para reunirse con el presidente Emmanuel Macron y recalar el 24 de agosto en la cumbre del G7 en Biarritz.

Sin embargo, este último intento de reabrir las negociaciones sobre el acuerdo del Brexit no se augura positivo, pues portavoces del gobierno de Merkel ya han adelantado una firme negativa de la canciller. “La carta (que envió Johnson el pasado lunes al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk) no es una oferta seria, y Boris Johnson lo sabe”, ha afirmado el líder del comité de asuntos exteriores en el parlamento alemán y cercano aliado de Merkel, Nortbert Röttgen, en declaraciones recogidas por la prensa local.

En la misiva, Johnson pedía a los Veintisiete, por primera vez oficialmente desde que está al frente del Gobierno, llegar a un acuerdo sobre el 'Brexit' que no contemple la polémica "salvaguarda" irlandesa, referida al tipo de frontera entre las dos Irlandas, y ofrecía reemplazar esa herramienta por otros "arreglos aduaneros alternativos" en la frontera dentro del periodo de transición de dos años tras la consumación del 'Brexit'.

Si la UE se rindiera a la línea dura de Johnson ahora, enviaría un mensaje inequívoco al mundo

"Propongo que el 'backstop' se reemplace con un compromiso para llevar a cabo esos arreglos, que vaya lo más lejos posible, antes de que termine el periodo de transición, como parte de la futura relación", indicó el líder tory.

Sin embargo, en Alemania estas “alternativas” no han sido vistas como un deseo de encontrar un terreno común entre el bloque y Reino Unido para evitar un divorcio caótico, sino como un intento “poco serio” de Johnson de “reabrir las negociaciones”, algo a lo que la UE ya se ha negado en repetidas ocasiones, antes incluso de la dimisión de May.

Solo se podrá prescindir de la salvaguarda irlandesa “en el momento en el que exista un reglamento práctico”

Según declaró la mandataria alemana este lunes, solo se podrá prescindir de la salvaguarda irlandesa "en el momento en el que exista un reglamento práctico" que permita tanto mantener los Acuerdos del Viernes Santo (que firmaron la paz en Irlanda del Norte) como definir "los límites del mercado común".

En la línea de las declaraciones desde el Bundestag, en este encuentro Merkel instará a Johnson a buscar soluciones prácticas, en lugar de tratar de «reabrir el acuerdo de salida» de la UE de Reino Unido.

"No veo ninguna señal de que Alemania haya cambiado su posición en el respaldo desde que Johnson llegó al poder", ha aseverado Nicolai von Ondarza, politólogo del grupo de expertos SWP de Berlín en declaraciones al periódico británico The Guardian.

Amenazas de Johnson

Lo único que ha cambiado es la cada vez más cercana posibilidad de un Brexit sin acuerdo. En una última amenaza para presionar a la UE, el Gabinete de Johnson ha asegurado que acabará con la libertad de acceso y movimiento de comunitarios en el país si el Reino Unido sale del bloque por las bravas el próximo 31 de octubre, en un movimiento que ha inquietado a las capitales europeas.

Anteriormente, el Gobierno británico se había comprometido a facilitar un trato “recíproco” a los ciudadanos de la UE que permitiera su estancia y acceso en el país con facilidades similares a cuando pertenecían al bloque si los países europeos aprobaban medidas iguales con los británicos.

“No hay espacio para que Alemania cambie su posición. Si la UE se rindiera a la línea dura de Johnson ahora, enviaría una señal no solo a Londres sino al resto del mundo. No se trata solo de una negociación entre Gran Bretaña y la UE, sino que es observada por todo el mundo, incluido Estados Unidos. Si Alemania y Francia cedieran ahora, enviaría la señal fatal de que los dos estados miembros más grandes están dispuestos a vender estados más pequeños por intereses económicos a corto plazo", concluye Von Ondarza.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios