Ante el bloqueo de Salvini en Italia

El Gobierno ofrece al Open Arms el puerto más cercano tras descartar Algeciras

Pedro Sánchez ofreció en un primer momento el puerto de Algeciras ante la negativa del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini. Ahora, el Gobierno ha propuesto un puerto alternativo

Foto: Bañistas en la playa de Lampedusa con el barco de Open Arms de fondo, a la espera de poder desembarcar. (Reuters)
Bañistas en la playa de Lampedusa con el barco de Open Arms de fondo, a la espera de poder desembarcar. (Reuters)

El Gobierno de España en funciones ha ofrecido al Open Arms que el barco atraque en el puerto de Palma de Mallorca o en el de Mahón, en Menorca, han informado a EFE fuentes del Gobierno de Mallorca.

Según estas fuentes, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha telefoneado a la presidenta de Baleares, Francina Armengol, para proponerle que uno de estos dos puertos acojan al Open Arms, una propuesta con la que la presidenta de las islas ha estado de acuerdo.

De este modo, el Gobierno español ofrece al Open Arms el puerto más cercano que encuentre en su ruta hacia España como alternativa al de Algeciras, que le brindó en un primer momento, pero que la ONG rechazó por la lejanía y el estado de los 107 inmigrantes que quedan a bordo y a los que ha pedido desembarcar en Italia.

El Gobierno español ordenaba este domingo por la mañana habilitar el puerto de Algeciras (Cádiz) para recibir al buque de Open Arms en el que un centenar de migrantes rescatados en el Mediterráneo siguen a la espera de un puerto seguro frente a la costa italiana de Lampedusa. El presidente en funciones, Pedro Sánchez, tomaba esta decisión ante la negativa de Matteo Salvini de permitir su desembarco en Italia y las dificultades expuestas por otros países del Mediterráneo, según explicaban desde Presidencia en un comunicado.

Sin embargo, el presidente de Open Arms, Oscar Camps, aseguró que la situación es "insostenible" a bordo y que navegar hasta España supondría cinco días más de viaje, alrededor de 950 millas. Aunque no rechazó específicamente el ofrecimiento español, Camps consideró que esta opción no era viable tras "26 días de misión, 17 de espera, 134 personas a bordo, una resolución judicial a favor y seis países dispuestos a acoger".

Ante esta situación, el Gobierno español ha trasladado hasta en dos ocasiones a los responsables del Open Arms su disposición a ofrecer el puerto español más cercano en su ruta hacia nuestras aguas territoriales. Aunque, por el momento, el capitán del Open Arms no ha contestado a este ofrecimiento, según señalan desde Moncloa.

Situación crítica

A media tarde de este domingo, la ONG ha enviado una solicitud urgente para desembarcar en Lampedusa alegando que las condiciones psicofísicas de las personas rescatadas son "críticas" y "su seguridad está en riesgo". "Si sucediera lo peor, Europa y Salvini serán responsables", informa la ONG.

Desde Bruselas, la Comisión Europea ha felicitado a España por su "solidaridad" y ha reiterado su disposición a coordinar el reparto entre los Estados miembros de las personas rescatadas en el Mediterráneo. "Felicito a España por su solidaridad al permitir el desembarco de los inmigrantes a bordo del Open Arms. La CE está preparada como siempre a coordinar el reparto de los desembarcados", escribió el comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramópulos, en su cuenta en Twitter. Además de España, otros cinco países (Francia, Alemania, Rumanía, Portugal y Luxemburgo) se han ofrecido a acoger a los migrantes del Open Arms.

El comisario ha aprovechado para subrayar que espera ver "el mismo espíritu de solidaridad para los migrantes a bordo del Ocean Viking", un buque con 356 migrantes rescatados en aguas del Mediterráneo y que espera frente a las costas de Malta e Italia desde hace 10 días.

Respuesta al bloqueo de Salvini

La oferta española había llegado este mediodía como una respuesta a la decisión "de las autoridades italianas, y en concreto de su ministro de Interior, Matteo Salvini, de cerrar todos sus puertos". "Las dificultades expuestas por otros países del Mediterráneo central han llevado a España a liderar nuevamente la respuesta a una crisis humanitaria", agrega el comunicado. En su cuenta de Twitter, el presidente en funciones ha demandado "una solución europea, ordenada y solidaria", en línea con los valores de "progreso y humanismo" que sostiene la Unión Europea.

El buque de salvamento de la ONG española lleva 17 días a la deriva en el Mediterráneo, buscando un puerto seguro para el desembarco de los migrantes que ha ido rescatando. Este sábado, tras declarar la situación de emergencia en el barco y anunciar que la tensión en cubierta podría llevarles a perder su autoridad a bordo, Open Arms logró que las autoridades italianas permitieran el desembarco de 27 menores —los que no viajaban acompañados— y fueran trasladados al puerto de Lampedusa. Salvini dio la orden "contra su voluntad" después de que el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, lo pidiera a través de una carta. Pero la situación de desesperación en el barco es tal que este mediodía al menos cuatro migrantes se han lanzado al agua desde el barco para tratar de llegar a nado a la isla italiana de Lampedusa.

Desde el Gobierno, añaden que "los puertos españoles no son ni los más cercanos ni los más seguros para el Open Arms, como los propios responsables del buque han repetido estos días, pero en estos momentos España es el único país dispuesto a acogerlo en el marco de una solución europea". "La situación de los migrantes del Open Arms ha causado desde el primer momento una gran preocupación en el Ejecutivo, cuyo propósito ha sido encontrar la mejor solución común, que, tras la recepción del barco, proseguirá con el reparto de los migrantes acordado por seis países miembros, entre ellos España", apunta el comunicado.

En paralelo, el Ministerio de Exteriores ha indicado que en las últimas horas se han mantenido contactos con el Gobierno italiano pero no se ha obtenido ninguna garantía de que fuera a permitir el desembarco del Open Arms. Ante esta situación, el Gobierno español ha hecho una llamada pública a todas las autoridades italianas para que autoricen el desembarco y garantiza que "en cuanto el desembarco tenga lugar, se producirá el reparto de todos los migrantes a bordo entre los países que así lo han acordado".

"España asumirá la parte que le corresponde según ese acuerdo, a pesar de que en este momento está recibiendo un flujo de migrantes por el Mediterráneo occidental mayor que Italia", afirman desde Exteriores.

España cumple los tratados internacionales

El comunicado del Gobierno subraya además "la intensa labor que desarrollan los buques y patrulleras españoles en su zona de responsabilidad, y en especial en el área del Estrecho", tareas que "certifican el cumplimiento de los tratados internacionales en materia de derechos humanos y el compromiso de España con su deber de salvamento y asistencia en el mar, así como la obligación de garantizar nuestra seguridad fronteriza".

"Entre 2018 y 2019, los servicios de Salvamento Marítimo, adscritos al Ministerio de Fomento, y de la Guardia Civil, dependientes de los ministerios de Interior y Defensa, han recogido y conducido a los puertos españoles a más de 60.000 personas", agrega.

Además, el Ejecutivo destaca que "España es hoy con gran diferencia el país de la Unión Europea que más rescates realiza en el Mediterráneo. Desde esos principios, el Gobierno de Pedro Sánchez envió hace un año a Europa un mensaje ético en circunstancias similares, cuando recibió en Valencia al Aquarius".

Moreno pide "respeto" para Andalucía

La decisión del Gobierno central no ha sentado especialmente bien en Andalucía, donde el presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha acusado a Pedro Sánchez de "despreciar a Andalucía" por no haberse dirigido al Gobierno autonómico antes. "Andalucía es tierra solidaria y de acogida y, además, tiene dignidad. Sánchez ha vuelto a despreciar a Andalucía", ha dicho a través de Twitter, para luego pedirle al presidente en funciones que deje los "bandazos". "Exigimos lealtad institucional, coordinación y respeto", concluye.

Elías Bendodo, portavoz del Gobierno andaluz, también se ha pronunciado sobre el tema asegurando que "el puerto estará a la altura y pondrá todos los mecanismos a su disposición. Nos sorprende el nuevo bandazo del presidente cuando hace poco anunció que debería llegar al puerto más cercano y lo ha enviado al más lejano. Está en el Mediterráneo y, por tanto, podría estar en el puerto de Barcelona o en el de Valencia".

El PP andaluz se ha sumado a las críticas al Ejecutivo. "Sánchez está enrocado en sí mismo y pretende gobernar un país desde la deslealtad con los andaluces, tomando decisiones sin contar con nadie", ha dicho el vicesecretario general de los populares andaluces, Toni Martín.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tampoco ha entendido la decisión de Sánchez y ha respondido que llega "demasiado tarde" para el Open Arms. "Señor presidente Sánchez, es demasiado tarde ofrecer Algeciras, por eso ofrecimos el puerto de Barcelona hace 12 días", ha afirmado Colau en su cuenta de Twitter. "Hay vidas en peligro y están frente a Lampedusa. Los Estados de la UE deben obligar a Salvini a cumplir la ley, y si no lo hace, abrir una crisis diplomática", ha defendido la alcaldesa.

Open Arms y Salvini elevan el tono

Mientras, la guerra en redes sociales entre el Open Arms y el ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, continúa entre acusaciones después de que este sábado el italiano tuviese que transigir con el desembarco de los 27 menores no acompañados que estaban a bordo. Salvini dejó muy claro que lo hacía "en contra de su voluntad" y presionado por el primer ministro y, con su tono habitual, reprochó al buque español que "en 16 días ya podría haber llegado a un puerto en España".

Mientras, ha pasado un día más y los 107 migrantes que continúan a bordo llevan ya 17 jornadas a la espera de puerto apenas a unos metros de las playas de la isla de Lampedusa, donde los turistas continúan disfrutando del verano.

Los nervios se crispan entre los que quedan a bordo y el tono de los mensajes cruzados en redes sigue subiendo. El fundador de la ONG Proactiva Open Arms ha acusado este domingo al ministro del Interior de estar llevando a cabo "una campaña contra el Open Arms" en concreto. Y es que, según Camps, este sábado una patera con 57 personas a bordo consiguió superar todos los controles policiales y el decreto de seguridad italiano y atracó en el puerto de Lampedusa.

La ONG también se ha pronunciado sobre la situación, asegurando, en referencia a Salvini y a su política de puertos cerrados, que "miserable es quien utiliza a 107 seres humanos 'sin nombre' y a un puñado de voluntarios y voluntarias como rehenes para hacer propaganda xenófoba y racista a costa de su sufrimiento".

Ha tachado de cómplices a "todos aquellos que lo consienten y se burlan de su dolor".

Ante este comentario, el ministro ha respondido, compartiendo una captura, que los "caballeros" del Open Arms son quienes "tienen a los inmigrantes como rehenes" y asegurando que además tienen "enfermos falsos y menores falsos solo para atacarme y provocarme a mí y a Italia".

En cuanto al ofrecimiento de España, Salvini ha contestado al Gobierno español con un directo en Facebook desde su lugar de vacaciones en el que ha celebrado el anuncio. "Es una buena noticia", ha dicho, porque "quien resiste, vence".

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
99 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios