CUCHILLADAS EN WESTMINSTER

Boris Johnson, nuevo primer ministro del Reino Unido tras arrasar en las primarias

Se espera que hasta una docena de cargos del actual Gobierno británico presente su dimisión tan pronto como se anuncie a Johnson como nuevo líder de la formación

Foto: Boris Johnson. (Reuters)
Boris Johnson. (Reuters)

Boris Johnson ha sido elegido nuevo primer ministro de Reino Unido tras ganar las primarias del Partido Conservador contra Jeremy Hunt. El nuevo líder británico, que aboga por un Brexit por las bravas el 31 de octubre, tendrá que lidiar con las divisiones de su partido, así como la rebeldía de Westminster o las recientes tensiones diplomáticas con Irán en el estrecho de Ormuz.

El nuevo primer ministro ha vencido en la última ronda de las primarias conservadoras a Jeremy Hunt, el actual ministro de Exteriores, que defendía cumplir con la fecha de retirada de la Unión Europea, evitando así un Brexit por las bravas con notables consecuencias en la economía británica.

Las primarias conservadoras, en las que han participado 160.000 miembros del partido, han durado siete semanas y han dejado por el camino a otros diez candidatos, casi todos más moderados que el propio Johnson.

La victoria de Johnson, el principal líder de la campaña del Brexit para salir de la Unión Europea en 2016, supondrá al menos la dimisión de tres ministros del gabinete, Philip Hammond, Rory Stewart y David Gauke. Los tres han reconocido en los últimos días que no podrían estar en un ejecutivo liderado por Boris Johnson por su idea de llevar a cabo un Brexit sin acuerdo.

Lo difícil no es llegar, sino mantenerse en el poder

La pregunta nunca ha sido quién ganará las primarias del Partido Conservador sino cuál será el porcentaje de votos que Boris Johnson conseguirá para trasladarse a Downing Street. La batalla por el liderazgo de la formación estaba prácticamente terminada antes de empezar. Por lo que, a pesar de la tradición -donde a última hora acaba saliendo el perfil más desconocido-, nadie espera en esta ocasión ninguna sorpresa cuando este martes a mediodía se anuncie el nombre del ganador.

El que fuera alcalde de Londres siempre sacó gran ventaja a su rival, el actual ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, que ha contado con un discurso mucho más moderado respecto al divorcio con la UE. Esto llevó a algunos 'tories' a presionar para que este último se retirara de la carrera y se formara cuanto antes el nuevo Gobierno para ponerse a trabajar. Al fin y al cabo, es en octubre cuando termina la prórroga del Brexit concedida por Bruselas.

Pero la última vez que se colocó a un líder en el Número 10 sin consultar a las bases fue con Theresa May y la cosa no acabó muy bien. Por lo que el presidente de la formación, Brandon Kenneth Lewis, recalcó la importancia de que los afiliados pudieran emitir su veredicto.

Por primera vez en la historia del Reino Unido son las bases conservadoras quienes elegirán al futuro primer ministro, un selecto 0,3% del electorado con un perfil más bien poco representativo.

Según las últimas encuestas, Johnson recibirá este martes el 72% de los votos para ser el próximo líder del partido. Pero hasta el miércoles no se convertirá en primer ministro, cuando May presente oficialmente su dimisión a la reina Isabel II.

Un enemigo para Boris Johnson

Y si los 'brexiters' fueron el mayor tormento para la hija del vicario anglicano, los 'tories' pro-UE serán ahora el principal quebradero de cabeza para el controvertido político, que no descarta sacar al país del bloque sin pacto para otoño. Es más, deja la puerta abierta a derogar el Parlamento para que sus señorías no se interpongan en su camino.

Según 'The Times', la Comisión Europea estaría preparando un paquete de ayuda de miles de millones de euros destinados a la República de Irlanda para compensar el daño económico que podría acarrear un divorcio sin pacto, ya que, sin duda alguna, sería el país más afectado.

Se espera que hasta una docena de cargos del actual Gobierno británico presente su dimisión tan pronto como se anuncie a Johnson como nuevo líder de la formación, entre ellos, ministros de peso como el Chancellor, Philip Hammond, o el titular de Justicia, David Gauke.

Aunque algunos no quisieron esperar y ya presentaron su carta de renuncia. Fue el caso del secretario de Estado para Europa y las Américas, Alan Duncan, quien sostuvo que el político de melena albina “es la última persona en la Tierra que podría hacer progresos en una negociación con la UE”.

Duncan llegó a solicitar un debate de emergencia en la Cámara de los Comunes para dar a los parlamentarios la oportunidad de decir si apoyan “el deseo de Johnson de formar Gobierno”. En definitiva, vino a ser una moción de confianza de un conservador contra su futuro Gobierno, algo realmente destacable en la crisis institucional que vive Westminster.

Los rebeldes del partido

La petición fue denegada por John Bercow, el conocido como Mr. Speaker. Sin embargo, muchos 'tories' podrían estar dispuestos a votar contra Johnson si, llegado el momento, la oposición laborista presenta una moción de confianza contra el Gobierno para evitar el Brexit sin pacto.

Lo cierto es que estos días en los corrillos del Parlamento circulan infinidad de rumores sobre los movimientos que están tramando los 'tories' pro-UE para evitar la salida caótica. Hay teorías que apuntan a que seis se están planteando dejar sus filas para unirse a los Liberal Demócratas -algo que dejaría a Johnson sin ningún tipo de mayoría para gobernar-.

Por otra parte, otras voces plantean la posibilidad de forzar un gobierno de unidad nacional formado por conservadores y laboristas europeístas para pasar al menos la barrera de octubre y solicitar a Bruselas otra ampliación de plazos. De momento Johnson sigue defendiendo que su prioridad es conseguir cambiar el Acuerdo de Retirada que May cerró con la UE para abandonar el bloque de manera ordenada.

Según los rotativos, entre sus planes inmediatos está el de invitar al presidente francés Emmanuel Macron y a la canciller alemana Angela Merkel a la casa de campo que se pone en Chequers a disposición del primer ministro para intentar acercar posturas.

Siempre que hay crisis de Gobierno el inquilino de Downing Street se lleva allí a sus ministros por aquello de que con la brisa del campo se ve todo desde otra perspectiva. Y ahora Johnson se estaría planteando repetir estrategia con los líderes europeos.

¿Y Farage?

En cualquier caso, el que fuera alcalde de Londres -para muchos euroescéptico por conveniencia más que por convicción- quiere eliminar la salvaguarda para evitar una frontera dura en Irlanda. Y Bruselas ya ha reiterado en varias ocasiones que sin el llamado 'backstop' no hay pacto.

Si en octubre Johnson no cumple su promesa de sacar al país del bloque y acaba pidiendo una nueva extensión de plazos, serán los 'tories' euroescépticos los que pidan su dimisión para forzar elecciones anticipadas donde Nigel Farage con su Partido del Brexit podría convertirse en protagonista. En definitiva, el que fuera corresponsal favorito de Margaret Thatcher cumplirá su gran sueño de mudarse a Downing Street. Pero nadie le garantiza ahora que vaya a estar por mucho tiempo.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios