Vladimir Zelenski y la paz con rusia

Un cómico para gobernar un país en guerra: Zelenski, el nuevo presidente de Ucrania

Es un cómico sin experiencia política pero ha vencido por una amplia diferencia al presidente Petro Poroshenko. Ahora asume la difícil misión de firmar la paz con Rusia

Foto: Fotografía facilitada por la Oficina de Pensa de Vladímir Zelenski. (EFE)
Fotografía facilitada por la Oficina de Pensa de Vladímir Zelenski. (EFE)

Es un 'político' sin experiencia de 41 años que hace el papel de presidente en una serie de televisión, pero ha ganado las elecciones contra Petro Poroshenko por una amplia diferencia. Es el nuevo líder de una Ucrania en guerra contra los separatistas prorrusos en el este del país y que ahora asume la ardua misión de firmar la paz con el Kremlin.

El comediante Vladimir Zelenski lideró los sondeos con clara ventaja sobre sus rivales. Algunos analistas tardaron en tomarle en serio, pero tras cimentar su campaña en la lucha contra una corrupción endémica y la vieja guardia política, consiguió un apoyo mayoritario entre los ucranianos jóvenes y de mediana edad. Y ello a pesar de que Poroshenko lanzó una promesa ambiciosa: comenzar los trámites para unirse ala OTAN y formalizar la solicitud de adhesión a la Unión Europea en 2024, la clave de su ascenso al poder de mano de la revolución europeísta del Euromaidán en 2014.

Zelenski aboga por reiniciar el proceso de paz de Minsk y cambiar el formato de negociaciones incluyendo a Rusia y a varios países occidentales

Nada más conocer los resultados de las encuestas a pie de urna, el presidente ucraniano Petro Poroshenko reconoció su derrota, pero declaró que no abandonará la política. "Como uno de los líderes políticos clave de Ucrania seguiré sirviendo a Ucrania y continuaré defendiendo la integración en la Unión Europea y la OTAN, la descentralización, la seguridad y las reformas contra la corrupción", aseguró a la prensa.

"Un comediante puede convertirse en presidente, pero es triste que un presidente se haya vuelto un comediante", escribió Zelenski en uno de los numerosos ataques al actual presidente durante la campaña electoral.

"El servidor del pueblo", la serie en la que Zelenski es un modesto profesor de historia que llega a la presidencia del país, fue estrenada hace cuatro años y, según todos los analistas, ha ejercido una grandísima influencia en la psique de los ucranianos. Lo comparan con Ronald Reagan por ser un popular actor, al igual que el expresidente de Estados Unidos, y con el actual inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, por su inexperiencia e histrionismo. Algunos creen que, en realidad, los ucranianos no votaron el domingo a Zelenski, sino al personaje que interpreta (Vasili Goloborodko) y que ha tenido carta blanca en la pequeña pantalla para ridiculizar a todo ucraniano viviente, incluidos los todopoderosos y odiados oligarcas.

Publicidad electoral de la ex primera ministra Yulia Tymoshenko, en el centro de Kiev. (Reuters)
Publicidad electoral de la ex primera ministra Yulia Tymoshenko, en el centro de Kiev. (Reuters)

Zelenski apoya a pies juntillas la integración en la Unión Europea y la OTAN, aunque no ha puesto todavía fecha a la solicitud de ingreso -Poroshenko habló de 2023- y aboga por un referéndum en el segundo caso. De hecho, ha dejado bien claro que no quiere que Ucrania esté llamando durante años a las puertas de Bruselas, a la que ha pedido que trace una clara hoja de ruta para el país que no despierte falsas ilusiones entre los ucranianos.

Una de sus prioridades serán las negociaciones con Rusia. Zelenski lo confirmó en su primera comparecencia tras conocerse el domingo su aplastante victoria electoral, ya que abogó por reiniciar el proceso de paz de Minsk y cambiar el formato de negociaciones incluyendo a Rusia y a varios países occidentales.

Algunos analistas creen que, finalmente, a Zelenski le ocurrirá lo mismo que al personaje que interpreta en la televisión y que será víctima de un proceso de impugnación (impeachment), una posibilidad que no contempla la Constitución y que el futuro presidente ha prometido aprobar en breve.

La corrupción ha dañado seriamente a Poroshenko. Ucrania ocupa el puesto 120 de un total de 180 en el índice de Transparencia Internacional, a pesar a que acabar con esta lacra era una de las exigencias de quienes se levantaron contra el Gobierno del prorruso Viktor Yanukovich en 2014. El actual presidente ganó apoyos con el incidente naval con Rusia en el Mar Negro y la creación de una Iglesia Ortodoxa Ucraniana independiente, pero un nuevo escándalo de corrupción, esta vez relacionado con los suministros al Ejército, mermó su popularidad.

Para intentar recuperar terreno, Poroshenko prometió dotar a las fuerzas armadas ucranianas de nuevos sistemas de misiles si es reelegido. A principios de marzo, el presidente planteó a la industria militar del país la tarea de crear sistemas de misiles de alta precisión y mayor alcance, capaces de "dar respuesta a la agresión e impactar en objetivos en la retaguardia profunda del enemigo", en alusión a Rusia. Poroshenko también insistía en que su victoria en las elecciones obligará a Moscú a aceptar el emplazamiento de fuerzas de paz de la ONU en el este del país, donde Kiev combate contra los separatistas prorrusos.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios