FINLANDIA VOTA ESTE DOMINGO

La inmigración y el Estado del bienestar, claves de las elecciones en el país más feliz

El espinoso tema de la inmigración y el Estado del bienestar, dañado tras cuatro años de recortes centran la campaña en las elecciones de este domingo en Finlandia

Foto: Jussi Halla-aho,  líder de los Verdaderos Finlandeses, durante un mitin para las elecciones europeas, en Helsinki. (Reuters)
Jussi Halla-aho, líder de los Verdaderos Finlandeses, durante un mitin para las elecciones europeas, en Helsinki. (Reuters)

El espinoso tema de la inmigración - impuesto por los ultraderechistas Verdaderos Finlandeses -, el Estado del bienestar, dañado tras cuatro años de recortes en los servicios sociales, y una inusual fragmentación del voto han centrado la campaña en las elecciones de este domingo en Finlandia. Los problemas derivados de la inmigración, tema favorito de los Verdaderos Finlandeses, han tenido un protagonismo destacado durante la campaña, especialmente a raíz de una serie de casos de abusos sexuales a menores presuntamente cometidos por inmigrantes y refugiados de origen árabe en la ciudad norteña de Oulu.

Estos casos, que están siendo investigados por las autoridades, han contribuido a que el partido de extrema derecha recupere parte del apoyo popular que perdió al principio de la legislatura, hasta que fue expulsado por sus socios de la coalición gubernamental.

El nuevo líder de los Verdaderos Finlandeses, el eurodiputado Jussi Halla-aho, ha endurecido el discurso antiinmigración aprovechando la coyuntura, pese a que Finlandia no es un país que atraiga grandes cantidades de inmigrantes, como ocurre en la vecina Suecia. "Creo que todos los partidos deberían aportar un valor añadido a la toma de decisiones y al debate político, y nuestro valor añadido es nuestra manera de abordar la inmigración, las políticas climáticas y la protección del trabajo y las industrias finlandesas", afirma Halla-aho en declaraciones a Efe.

El líder ultra, condenado en 2012 por publicar opiniones xenófobas, niega que su formación se sitúe en la extrema derecha -insiste en que más bien es "un partido muy en el centro"-, aunque aspira a "cambiar todo el clima político", como a su juicio ha logrado con éxito el Partido Popular Danés. "Si queremos cambiar las políticas finlandesas de inmigración es crucial que cambiemos las actitudes dentro de los demás partidos, y esto solo lo podemos hacer creciendo como partido y quitando votos a los demás grupos políticos", asegura.

Un Estado del bienestar en cuestión

Otro de los grandes temas de la campaña ha sido el empeoramiento del sistema de bienestar debido a los múltiples recortes en el gasto público en educación, sanidad, subsidios de desempleo y muchas otras prestaciones sociales durante la presente legislatura. "Necesitamos invertir más dinero en educación, porque hemos dañado nuestro propio sistema educativo en los últimos años", explica a Efe por su parte Antti Rinne, líder socialdemócrata y candidato con más opciones a convertirse en el próximo primer ministro finlandés.

La coalición gubernamental optó por aplicar severas medidas de austeridad para equilibrar las finanzas públicas, y aunque logró crear empleo, impulsar el crecimiento económico y reducir la deuda, muchos ciudadanos le reprochan que lo haya conseguido a costa de desmontar el Estado del bienestar. La gota que para muchos colmó el vaso fue un reciente escándalo que destapó el abandono que muchos ancianos sufren en varios asilos de gestión privada, debido a la escasez de personal para maximizar los beneficios.

El mensaje del electorado, que en buena medida ha retirado su apoyo a los tres partidos del Gobierno, ha calado entre los políticos y ahora prácticamente todos los partidos proponen aumentar el gasto público o al menos mantenerlo en el nivel actual, pero ninguno es partidario de más recortes.

Antti Rinne, líder socialdemócrata y candidato con más opciones a convertirse en el próximo primer ministro finlandés. (Reuters)
Antti Rinne, líder socialdemócrata y candidato con más opciones a convertirse en el próximo primer ministro finlandés. (Reuters)

Nuevos partido y fragmentación del voto

Además de los partidos tradicionales, en estos comicios concurren varias formaciones nuevas de distinto signo, lo que ha fragmentado el espectro político y, por consiguiente, también el voto del electorado. Podría ser la primera vez en la historia de Finlandia en que ningún partido supere el 20% de los votos, lo que hace prever unas complicadas negociaciones para formar gobierno, ya que será necesario crear una amplia coalición de al menos tres o cuatro partidos.

Entre los 19 partidos registrados, existen tres nuevas formaciones (Movimiento Siete Estrellas, Movimiento Ahora y Futuro Azul) que han surgido a partir de escisiones de sendos partidos grandes: el Centro, el conservador Kokoomus y los Verdaderos Finlandeses. A ellos se suman otros grupos políticos minoritarios que actualmente no tienen representación parlamentaria, entre los que figuran dos partidos comunistas, dos nacionalistas, uno feminista, uno defensor de los animales y el Partido Pirata. Como la legislación electoral finlandesa no exige un porcentaje mínimo de votos para acceder al Eduskunta (Parlamento unicameral), varios de ellos tienen opciones de lograr al menos un diputado.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios