asesino en serie

De su matanza por Europa a una cárcel inglesa: el 'Tony Montana' albanés, a prisión

Este albanés se hacía llamar 'Tony Montana' por su obsesión con la película de 'Scarface': ahora acaba de ser condenado por uno de los cinco asesinatos que ha reconocido

Foto:
Autor
Tiempo de lectura3 min

Es conocido como Tony Montana, el protagonista al que encarna Al Pacino en la mítica película 'Scarface: el precio del poder', por su obsesión con este personaje, aunque su historia tiene poca relación con lo que ocurre en la obra de Brian de Palma. Mane Driza, nacido en Albania, se trasladó a Londres a finales de los noventa, y desde entonces se le responsabiliza de al menos cinco muertes en diferentes puntos de Europa. Este miércoles se le ha condenado por uno de sus asesinatos, el de su compañero de piso y compatriota Stefan Bledar Mone, a quien mató hace 20 años. Driza, alias 'Tony Montana', fue condenado el pasado mes de marzo en un procedimiento en el que el jurado no dudó: tardaron solo 90 minutos en declararlo culpable de manera unánime.

En lo que sí se parecen la historia de Driza y la de Tony Montana, un cubano que llegó a Miami donde se montó en el dólar de la droga en base a un guion "demasiado violento y exagerado", en palabras de Oliver Stone, es precisamente en la extrema violencia de sus actos. Driza, antes de viajar a Inglaterra, ya tuvo su propia matanza en Albania: en 1997, se vio envuelto en una discusión familiar con un padre y el hijo de éste, ambos vecinos del primero. El padre estuvo en prisión por un delito contra Driza, y a su salida de la cárcel el propio Driza le disparó a bocajarro. De camino a su casa se topó con el hijo de aquel al que acababa de matasr, y también lo mató. Fue entonces cuando huyó a Reino Unido, a donde llegó en agosto de 1998.

Allí fue donde conoció a Stefan, ambos involucrados en la comunidad de su país natal, e incluso llegaron a trabajar juntos. El ahora condenado llegó a casarse pero pronto su relación se rompió y pasaba algunas noches en casa de su amigo Stefan. Una mañana, en el trabajo, Driza contó a sus compañeros de trabajo que un amigo le había robado su alianza, y que iba a matarlo. Llegó incluso a pedirle a uno de ellos que lo llevara a comprar un cuchillo, sin dejar de decir "Voy a matarlo". Y así lo hizo: llegó a su casa y acabó con su vida —el cuerpo fue hallado por su pareja—. Acto seguido, se fue a una agencia de viajes y compró un billete con destino a Milán.

Más muertes en Italia

Allí, en la isla siciliana de Catania, tuvo otro problema: fue a un bar con otras dos personas con armas de fuego. Allí, Driza disparó a dos personas e intentó matar a un tercero, aunque éste sobrevivió. Fue detenido al día siguiente. Dos años después fue condenado 'in absentia' en Albania por sus dos primeros asesinatos, y condenado a 25 años de prisión. Apenas un año después, fue condenado en Sicilia por dos delitos de conspirar para matar e intento de asesinato, y se le condenó a 30 años de prisión. Según él mismo relató entonces, las dos víctimas de Italia tenían cierta relación con las dos personas a las que había matado en su Albania natal.

El año pasado, Driza fue extraditado a Reino Unido para enfrentarse al juicio por el asesinato de Stefan, por el que lo han condenado a 20 años de prisión. En el asesinato de su amigo utilizó un hacha y dos cuchillos. Según uno de los inspectores de la investigación, "Driza ha demostrado ser un individuo extremadamente violento, que no duda en tratar cualquier problema en la vida matando. Ha admitido voluntariamente todos los asesinatos que ha cometido, pero jamás ha mostrado remordimiento".

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios