Lo que está por venir

La UE ha recibido la petición de prórroga del Brexit: ¿y ahora qué?

Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, ha recibido la petición de Theresa May de una prórroga hasta el 30 de junio. ¿Y ahora qué?

Foto: Bander británica frente al logo del Parlamento Europeo. (Reuters)
Bander británica frente al logo del Parlamento Europeo. (Reuters)

La Unión Europea se asemeja al escenario de una tórrida novela de amor, traición y celos del siglo XIX. Lo tiene todo: tensión, momentos épicos y lo más importante para una historia así, cartas de amor y desamor. Dos han marcado la historia reciente de la Unión: la que Theresa May, primera ministra británica, envió el 29 de marzo de 2017 notificando la petición de abandonar el bloque comunitario, y la que este miércoles ha enviado también la líder conservadora pidiendo que el Brexit se prorrogue hasta el 30 de junio. Todo esto lo saben ya. ¿Y ahora?

Jueves, día importante

Quien les diga que sabe lo que va a ocurrir seguramente esté mintiendo. Sabemos pocas cosas, pero sí que este jueves será un día clave, aunque quizás menos de lo que algunos desearían. Es la jornada en la que comienza el Consejo Europeo de primavera, que reune a todos los líderes de la UE y que estará centrado principalmente en el Brexit. Se preveía que fuera el último en el que participara el Reino Unido, pero eso ya no está tan claro.

La carta que ha recibido este miércoles Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, pide una prórroga hasta el 30 de junio, y los líderes de los Veintisiete se sentarán a debatir sobre la propuesta realizada por la primera ministra.

Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo. (Reuters)
Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo. (Reuters)

¿Y qué decidirán?

Probablemente no vayan a dar una opinión tajante. Las fuentes diplomáticas señalan que la carta ha sido muy “precipitada”. “Hay muchas cosas que tenemos que ir viendo (de la carta), una de ellas es hasta qué punto ha llegado demasiado tarde y hasta qué punto tiene el respaldo del (resto del) Gobierno británico”, ha añadido.

La cuestión es que la misiva ha llegado escasas 24 horas antes de que los líderes se reúnan este jueves, y muchas fuentes consideran que no se puede obligar a los jefes de Estado y de Gobierno dar un “sí” o un “no” a la propuesta con tan poco tiempo para pensárselo.

Sin embargo la puerta que ha abierto Donald Tusk, presidente del Consejo, podría ser una solución. Los líderes podrían dar luz verde a una prórroga “corta” del Brexit si May logra que la Cámara de los Comunes vote a favor del acuerdo antes del 29 de marzo, fecha en la que el Reino Unido debe abandonar la Unión Europea. Es decir, se condicionaría la prórroga a que el Parlamento por fin apruebe un texto que ya ha rechazado dos veces.

¿Y para qué sirve la prórroga entonces si el acuerdo se aprueba?

Porque el proceso legislativo británico es complejo. Una vez que se apruebe el acuerdo el Parlamento tiene mucho trabajo por delante trasladando las normas comunitarias a la legislación nacional. Esto se sabe desde el principio.

De hecho siempre se ha hablado de una “prórroga técnica”, un tiempo que requeriría el Reino Unido no para negociar el acuerdo, sino para implementar todo lo necesario en el corpus legal británico, ya que hay 40 años de legislación comunitaria que debe trasladarse a la nacional.

¿Y habrá más cumbres?

Depende. Si nos ceñimos al plan de Tusk podría haber un encuentro la semana que viene. El polaco ha asegurado que la coreografía sería la siguiente: si la Cámara de los Comunes aprueba el texto, algo difícil, teniendo en cuenta que la última vez que se rechazó fue el 12 de marzo, entonces la UE podría dar luz verde a la prórroga de forma casi automática, un proceso muy técnico que no requeriría nuevas cumbres.

Sin embargo el presidente del Consejo, que ha señalado que ahora mismo no ve la necesidad de convocar una nueva reunión, sí que ha apuntado a que si el texto fuera rechazado otra vez por Westminster entonces sí que llamaría a un Consejo Europeo extraordinario para finales de la semana que viene.

Michel Barnier, negociador jefe de la Comisión Europea. (Reuters)
Michel Barnier, negociador jefe de la Comisión Europea. (Reuters)

Con luz verde, ¿habría prórroga hasta el 30-J?

También está por ver. Hay diferentes puntos de vista aquí, ya que hay elecciones europeas entre el 23 y el 26 de mayo en las que el Reino Unido no tiene previsto participar y que Theresa May ha asegurado que no están para nada en sus planes, mostrándose tajantemente en contra de ellas.

Los servicios legales de la Comisión Europea consideran que cualquier prórroga que vaya más allá de los comicios obligan legalmente a Londres a participar, ya que es un principios de los Tratados. Por su parte el Consejo se muestra más flexible, asegurando que el Reino Unido podría seguir en la UE hasta el 30 de junio, ya que la fecha límite no la marcarían las elecciones sino la constitución del nuevo Parlamento Europeo, que es el 2 de julio.

Hay división de opiniones entre Estados miembros, y en la reunión de este jueves este será uno de los principales asuntos a debatir. Hay dos alas: la más dura, entre los que se encuentra Francia, que se alinean con la Comisión Europea, y otros que están abiertos a ser flexibles. Fuentes del Ejecutivo comunitario aseguran que una mayoría de Estados miembros están a favor de su posición.

Es posible por lo tanto que la prórroga que al final ofrezca la Unión Europea finalice antes de las elecciones europeas, aunque por supuesto sigue la opción de que los Veintisiete acepten el límite del 30 de julio.

¿Sin condiciones?

Este es uno de los asuntos más espinosos. La carta de May no aborda las preocupaciones de la UE, que no solo pidió a la primera ministra que explicara cuánto tiempo más requeriría, sino para qué. Y esa cuestión no queda aclarada.

De hecho Alemania ya ha señalado que la misiva de la líder británica no aborda la cuestión de la utilidad de la prórroga y le ha pedido concreción. Este será otro de los asuntos a tratar en el encuentro de este jueves, aunque puede ser que la condición sea la comentada por Tusk en su declaración de este miércoles: que se apruebe el acuerdo del Brexit antes del 29 de marzo.

El presidente de la Comisión (izquierda) charla con el del Consejo Europeo (derecha). (EFE)
El presidente de la Comisión (izquierda) charla con el del Consejo Europeo (derecha). (EFE)

¿Y entonces, qué?

Todo está en el aire y la situación es muy volátil, así que habrá que esperar para ver cómo acaba la historia. Si la UE mantiene mañana la postura expresada este miércoles por Tusk, entonces las opciones que estarán sobre la mesa serán bastante claras.

May podría conseguir que el texto fuera aprobado por Westminster, lo que le garantizaría la prórroga y abandonar la UE con acuerdo. Si no logra la luz verde del Parlamento entonces entramos en el territorio espinoso: los Veintisiete podrían exigirle que acepte una transición mucho más larga condicionada a grandes cambios en su posición respecto al Brexit, o incluso podrían señalarle la puerta de una salida sin acuerdo.

“Nadie se siente obligado a conceder la prórroga, en absoluto, porque la gente tiene en la cabeza que hay debates muy importantes”, asegura una fuente, que señala que hay mucha fatiga en la UE por las energías que está consumiendo la negociación con los británicos.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios