radiografía de la estrategia separatista

Los independentistas catalanes aprovechan Gibraltar para redoblar su campaña en UK

Ante el juicio del 'procés', el objetivo es crear el nivel de tensión al que se llegó en octubre 2017. Los separatistas cuentan con todo tipo de recursos, tanto humanos como económicos

Foto: Manifestantes a favor de la independencia de Cataluña en Picadilly Circus, Londres. (Reuters)
Manifestantes a favor de la independencia de Cataluña en Picadilly Circus, Londres. (Reuters)

En la última sesión rutinaria en Westminster de preguntas a la primera ministra, Ian Blackford, el responsable de los independentistas escoceses del SNP en la Cámara de los Comunes, se presentó, como el resto de sus compañeros de formación, con el lazo amarillo en su solapa, en apoyo a los separatistas catalanes. Antes de formular su cuestión sobre el Brexit quiso hacer un breve apunte: “nos gustaría expresar nuestra solidaridad con aquellos en Cataluña encarcelados por cuestiones políticas por defender la autodeterminación”.

Blackford no estuvo en la concentración que la rama inglesa de la Asamblea Nacional Catalana (ANC England) celebró ante Downing Street con motivo del inicio del juicio del 'procés'. Pero sí acudieron una decena de diputados, como Hywell William, de los galeses del Plaid Cymru, quien denunció “que el silencio del Reino Unido y la UE es deshonroso”.

Entre las 21 exigencias que Quim Torra entregó a Pedro Sánchez en su reunión en el Palau de Pedralbes destacaba la presencia de mediadores internacionales en las negociaciones sobre el futuro de Cataluña. Por lo que este tipo de actos no deben pasarse por alto. La estrategia exterior secesionista lleva años funcionando como una máquina de perfecto engranaje. Europa es prioritario y, en particular, el Reino Unido, donde durante la cobertura del referéndum ilegal, prestigiosos medios como 'The Times', 'The Guardian', o la propia BBC ya publicaron algunas piezas en las que se reflejaba simpatía por la causa.

Anuncio de Òmnium Cultural en el 'Financial Times'.
Anuncio de Òmnium Cultural en el 'Financial Times'.

Ante el juicio que ahora tiene lugar en el Tribunal Supremo, el objetivo es volver a crear el mismo nivel de tensión al que se llegó en octubre 2017. Los separatistas cuentan con todo tipo de recursos, tanto humanos como económicos. El pasado 4 de enero, por ejemplo, Òmnium Cultural -cuyo presidente es Jordi Cuixart, uno de los presos- publicó un anuncio que ocupaba un cuarto de página en el 'Financial Times' con su propia versión del juicio. Este tipo de publicidad, según los precios estipulados en el influyente rotativo de la City, rondan para la edición europea los 50.000 euros.

“El Reino Unido juega un papel de vital importancia para nosotros”, explica Carles Suarez, responsable de ANC England. “Primero porque es un país en defensa del derecho a decidir, como se demostró con el referéndum escocés y el de la permanencia en la UE. Segundo, porque con la cuestión de Gibraltar, encontramos especiales simpatías”, explica a El Confidencial.

Desde su fundación en octubre de 2013, la división inglesa de la organización que Jordi Sànchez presidió hasta su entrada en prisión ha sido clave para ganar apoyo a la causa separatista en el escenario británico. “Con la concentración ante Downing Street queremos pedir al Ejecutivo de Theresa May que se posicione y exija la devolución de libertades políticas y sociales en Cataluña”, matiza.

La postura oficial del Gobierno británico no ha variado desde 2017, cuando May fue tajante a la hora de afirmar: “Es fundamental que impere el Estado de Derecho y que se respete la Constitución española”.

Con todo, según Suarez, “se nota diferencia entre la posición formal y lo que se dice de manera informal en determinados círculos”. En este sentido, hace referencia al tuit publicado por el diputado conservador David Davies el pasado 2 de febrero. El hecho de que la UE calificara a Gibraltar como “colonia británica”, gracias al pie de página propuesto por Madrid en unos documentos relativos al Brexit, causó gran enfado en Londres. El 'tory' utilizó sus redes sociales para sugerir que el Reino Unido debía responder con la misma moneda “declarando Cataluña como una colonia española y demandando la liberación de los políticos catalanes de la cárcel”.

En cualquier caso, el mayor apoyo que los independentistas tienen en Westminster viene de “All-Party Parlamentary Group on Catalonia” (APPG on Catalonia). El grupo -como tantos otros que existen para debatir sobre temas que interesen a los parlamentarios- comenzó su actividad en 2015 y se “reinauguró” tras las elecciones generales en el Reino Unido de 2017.

Según su página web, su función es “ayudar a garantizar” que el debate sobre la autodeterminación catalana “se lleve a cabo de la manera más democrática”. Defiende su neutralidad, pero un simple vistazo a la web o cuenta de Twitter revela su más que evidente respaldo a la causa secesionista.

De hecho, cuatro de sus 34 miembros -la mayoría galeses y escoceses independentistas- estuvieron entre los observadores internacionales invitados por la Generalitat para el 1-O. “No es nuestra labor pronunciarnos sobre el proceso en sí, sino explicar lo que vimos. Y el recibimiento que tuvimos en Cataluña fue tremendamente amable”, aseguró en su momento Lord Chris Rennard, en una de las sesiones.

Aunque sus informes no tienen ninguna validez legal sí ayudan a transmitir el mensaje separatista. El pasado 29 de enero, por ejemplo, presentaron una moción solicitando que la Cámara manifestase su “preocupación por el inminente juicio de 18 políticos catalanes y líderes cívicos con respecto a su papel en el referéndum de independencia de 2017”. En ningún momento se especifica que el plebiscito fue ilegal. Seguramente no habrá ni siquiera debate ni mucho menos votación, pero, como señalan los independentistas, “lo importante es que queda registrado en acta”.

Manifestantes independentistas en Picadilly Circus, el centro de Londres. (Reuters)
Manifestantes independentistas en Picadilly Circus, el centro de Londres. (Reuters)

La persona que realmente organiza todas las actividades de APPG on Catalonia y controla las redes sociales es Christopher Bambery, su secretario general. No es diputado. Se trata de un activista escocés independentista que estuvo trabajando como asistente de George Kerevan, del SNP. El pasado 11 de febrero, en el edificio anexo a Westminster donde los parlamentarios tienen sus oficinas, Bambery organizó como actividad de APPG on Catalonia la presentación del libro 'Building a new Catalonia', (Construyendo una nueva Cataluña), escrito por Ignasi Bernat, de la CUP, y David Whyte, profesor de la Universidad de Liverpool.

Uno de los miembros de APPG on Catalonia que últimamente se muestra especialmente activo es el 'tory' Andrew Rosindell, quien pertenece al lobby de Gibraltar, y el pasado 13 de diciembre actuó de guía en el Parlamento británico para Carles Puigdemont.

Después de participar en un foro internacional el pasado mes de agosto en Edimburgo, el expresidente de Cataluña -huido en Bélgica de la justicia española- volvió a tierras británicas a finales del año pasado para reunirse con académicos y empresarios. El objetivo de su visita -donde también sacó tiempo para conceder una entrevista a 'Financial Times'- fue su participación en un acto en el Frontline Club, dedicado al periodismo de investigación. El club fue fundado en 2003 por el ex militar británico Vaughan Smith, quien en las navidades de 2010 acogió en su casa de Suffolk a Julian Assange, creador de WikiLeaks y gran defensor de la causa independentista.

Según un portavoz de Frontline Club, el evento -que completó aforo- se organizó por el “interés” que despierta la cuestión catalana. La sala donde tuvo lugar el acto puede alquilarse por alrededor de 1.300 euros. “Pero en esta ocasión, el debate formaba parte de nuestro programa y estaba abierto al público. Es cierto que se cobró por la entrada (alrededor de 14 euros), pero fue para el mantenimiento del club. En ningún momento, el equipo de Puigdemont obtuvo un beneficio económico”, señala el portavoz a este diario.

WO001. LONDRES (REINO UNIDO), 13 12 2018.- El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont participa en una conferencia hoy en el Frontline club, en el centro de Londres (R.Unido). EFE WILL OLIVER
WO001. LONDRES (REINO UNIDO), 13 12 2018.- El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont participa en una conferencia hoy en el Frontline club, en el centro de Londres (R.Unido). EFE WILL OLIVER

En todo este tipo de actos, siempre acude representación tanto del ANC England como la delegación de la Generalitat en el Reino Unido e Irlanda. En cualquier caso, la tensión que respira en Barcelona -donde la organización acusa al 'Govern' de haber incumplido sus promesas- se replica también en la capital británica.

Al frente de lo que se conoce como la “embajada catalana” se encuentra actualmente Sergi Marcen, quien guarda estrechos vínculos con Oriol Junqueras, de ERC. El edificio abrió sus puertas en pleno centro de Londres en 2008. Cerró de manera abrupta con la aplicación del artículo 155, pero ahora en su fase de reapertura no sólo han llevado a cabo una ampliación física de sus oficinas sino que han realizado nuevos fichajes como Anna Forn, hija de Quim Forn, ex consejero de Interior y otro de los presos del procés.

El Confidencial se puso en contacto con la delegación para saber de qué manera están intensificando su actividad estos días. “Desde la Delegación, y en línea con la acción exterior de la Generalitat, explicamos la actualidad social, económica y política en Cataluña, incluyendo las condiciones en que se va a celebrar el juicio a los 12 líderes independentistas”, contesta un portavoz.

La estrategia separatista está también muy centrada en el mundo académico. Y en este sentido, Antoni Rodon Casarramona es una figura de alto interés

Respecto a la relación que mantienen con el grupo parlamentario de Westminster aseguran que es “cordial”. “Tenemos una comunicación fluida con ellos y les facilitamos los materiales que puedan requerir, aunque funcionan de forma bastante autónoma y en base a sus propias creencias y líneas políticas”, matizan.

Aparte del ámbito político, la estrategia separatista está también muy centrada en el mundo académico. Y en este sentido, Antoni Rodon Casarramona es una figura de alto interés. Aunque poco conocido de cara al público, este profesor de la London School of Economics (LSE), junto con Joan Costa-Font, también perteneciente al reputado centro, juega un papel clave para la agenda secesionista en el mundo universitario. Antes contaban con el apoyo de otra académica, Mireia Borrell Porta, quien actualmente es directora general de Relaciones Exteriores de la Generalitat.

Rodon y Borrel estuvieron detrás del debate organizado a principios de mes en la LSE donde, en un principio, figuraban como únicos ponentes, el consejero de Exteriores, Alfred Bosch; Clara Ponsatí, exconsejera de Educación fugada de la justicia española; y el abogado de ésta, Aamer Anwar. El panel, dudosamente equilibrado para una institución como la LSE para abordar la crisis catalana, en otro momento habría conseguido el objetivo de trasladar un único ángulo. Sin embargo, a última hora, se incluyó la participación de José Ignacio Torreblanca, responsable de la oficina en Madrid del prestigioso think tank European Council on Foreign Relations, para defender los argumentos constitucionalistas.

El conseller de Acción Exterior, Alfred Bosch, y la consellera de Presidencia y portavoz del Govern Elsa Artadi en el Parlament. (EFE)
El conseller de Acción Exterior, Alfred Bosch, y la consellera de Presidencia y portavoz del Govern Elsa Artadi en el Parlament. (EFE)

El cambio se llevó a cabo, en parte, gracias a las quejas presentadas por la Societat Civil Catalana Uk. La rama británica de la asociación española se creó en agosto de 2017 (en crisis previa al 1-O) con el objetivo de hacer frente a la estrategia secesionista en el Reino Unido. “Era un poco la guerra de David contra Goliat porque nos llevan muchos años de ventaja y no contamos con sus recursos. Pero ahora tenemos la sensación de que estamos en empate técnico y estamos satisfechos de conseguir que no progresen como antes”, asegura uno de los responsables, quien prefiere no revelar su identidad ante los problemas que eso podría causarle en redes sociales.

La asociación acudió a los medios para denunciar que no hubiera sido invitado ningún miembro del Gobierno o de la Judicatura española en un acto organizado conjuntamente por el European Institute (de la LSE) y por el 'Catalan Observatory', una plataforma adscrita al Cañada Blanch Center -centro de la LSE dirigido por el hispanista Paul Preston-, patrocinado y financiado por la fundación valenciana Cañada Blanch, cuyo objetivo es “el impulso de la cultura, la educación y la economía” españolas.

“Explicar en los medios de comunicación lo que está pasando es en muchas ocasiones la manera más efectivas para que fundaciones que no saben realmente dónde van a parar sus donaciones tomen medidas”, matiza el activista constitucionalista. Con todo, también fue clave otra carta formal enviada a la LSE por el Foro de Profesores, una plataforma de catedráticos, académicos e intelectuales españoles fundada en octubre de 2017 por el abogado Alfonso Valero, con el objetivo de defender los valores constitucionales y el prestigio de la democracia española en el extranjero.

Por su parte, el embajador español en el Reino Unido, Carlos Bastarreche, también envió una misiva a la LSE. En este sentido, el activista constitucionalista asegura que desde el Gobierno central “se han realizado algunos progresos”. “La Secretaría de Estado de la España Global, por ejemplo, está bien. Pero considero que algunos en Madrid aún no se han dado cuenta de que esto es una batalla del día a día donde, entre otras cosas, es vital la producción ágil de material persuasivo en inglés”, matiza.

Para el activista y miembro de Societat Civil Catalana Uk es muy importante “aparecer constantemente en medios internacionales, especialmente con intervenciones en directo en televisión y radio”. “Hay que salir a ganar por goleada, no a empatar”, matiza. “En Londres, los independentistas cuentan con recursos humanos y económicos que vienen de la Generalitat. Y nosotros, en este aspecto, nos sentimos en clara desventaja y a veces un poco desarropados por el Gobierno, si bien la embajada lo está haciendo muy bien y entendemos que, al fin y al cabo, somos sociedad civil y operamos por nuestra cuenta de manera independiente”, concluye.

Hay rumores de que Quim Torra está preparado un viaje al Reino Unido para el próximo jueves y viernes donde, entre otros, participaría en un acto en la universidad de Cambridge, junto con Clara Ponsatí. La agenda no se habría hecho pública precisamente para evitar que tanto Embajada como Foro de Profesores actúen. El Confidencial se puso en contacto con la reputada universidad, donde aseguran que “no les consta” que haya ningún tipo de evento sobre Cataluña programado para los próximos días.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios