Es noticia
Menú
Las 'escandalosas' vacaciones en Marbella que le han costado el puesto a un alto cargo de Zelenski
  1. Mundo
vino en navidad en un coche prestado

Las 'escandalosas' vacaciones en Marbella que le han costado el puesto a un alto cargo de Zelenski

La cabeza del fiscal adjunto ucraniano, Oleksiy Symonenko, es una de las varias que han rodado hoy en el Gobierno de Zelenski. El presidente quiere demostrar que luchará contra la corrupción

Foto: Foto: Reuters/Oficina Presidencial de Ucrania.
Foto: Reuters/Oficina Presidencial de Ucrania.

Este martes, el Gobierno de Volodímir Zelenski ha emprendido una limpia que ha forzado la salida de al menos seis altos cargos (cuatro de ellos, viceministros) y la destitución de cinco gobernadores regionales; los últimos frutos de la campaña anticorrupción emprendida por el propio Zelenski. Y un viaje a España, vacaciones de Navidad en la soleada Marbella, ha sido lo que ha acabado con la carrera del fiscal general adjunto ucraniano, Oleksiy Symonenko, despedido este martes por el fiscal general Andrii Kostin tras verse salpicado por un escándalo de corrupción que le liga a un empresario de tabaco de Lviv.

La de Symonenko ha sido una de las muchas cabezas que han rodado esta mañana en los pasillos de Kiev en una limpieza para intentar acallar los rumores de corrupción y escándalos que circulaban desde hace semanas en torno a algunos de los altos cargos del Gobierno de Zelenski y poder dar así una imagen de transparencia del país ante la llegada de más ayuda occidental para luchar contra el Ejército del Kremlin en el campo de batalla.

¿Qué hacía en Marbella en plenas navidades el fiscal adjunto de Ucrania, encargado, entre otros, de la persecución de los crímenes de lesa humanidad y de guerra perpetrados por las tropas rusas? Una fotografía abrazando a su hijo en un conocido paseo de la soleada ciudad costera andaluza, entre palmeras, ha sido el detalle que levantó la liebre.

Según una investigación llevada a cabo por el periódico Ukrainska Pravda, Symonenko vino de vacaciones a España a finales de diciembre de este año. Llegó a bordo de un coche Mercedes propiedad de un famoso empresario local y diputado llamado Hryhoriy Kozlovsky. Este famoso hombre de negocios, establecido en Lviv, es copropietario de la fábrica de tabaco Vynnyky, una compañía que antes de la guerra ya había sido acusada y estaba siendo investigada por evasión de impuestos y vender ilegalmente cigarros en el mercado negro con sellos falsos.

El periodista Mikhailo Tkach publicaba en su Facebook la crónica de sus averiguaciones: según fuentes policiales, Symonenko salió de Ucrania el 30 de diciembre de 2022 cruzando el paso fronterizo de Korczowa-Krakovets que enlaza de forma terrestre Ucrania con Polonia y volvió por el mismo lugar y a bordo del mismo vehículo el 8 de enero de 2023. Adjunta en su publicación también una foto de la cuenta de Instagram de la mujer de Symonenko, en la que se ven las palmeras y el cielo azul, y él con su hijo en brazos.

Symonenko viajó hasta la costa española, donde se reencontró con su hijo y mujer, en un trayecto de más de 35 horas en el coche del empresario con la matrícula 0001. El número de esa matrícula jugó un papel importante. Fue el que condujo a Mikhailo Tkach a investigar y la que acabó delatando al propio Symonenko y sus vínculos con el empresario del tabaco, ya que la matrícula número 0001 con la que el fiscal general adjunto abandonó el país "parecía demasiado modesta para una persona en tal posición, y decidí comprobarlo".

Resultó que el coche estaba registrado a nombre de la empresa Holding-Grand Hotel LLC, propiedad de la esposa de Kozlovsky, quien, a su vez, es el presidente honorario del equipo de fútbol FC Rukh Lviv y propietario del Emily Resort en la región de Lviv, uno de los hoteles favoritos de la élite ucraniana que a veces aloja gratis a funcionarios, afirma el medio.

Además, señala el periodista, Roman Seretko —el hombre que iba al volante cuando el fiscal volvió de sus vacaciones en España—, es el guardaespaldas de Kozlovsky: así está registrado en los teléfonos y en el Emily Resort Hotel, donde figura como jefe de seguridad.

Por último, Tkach lanzaba al aire las siguientes preguntas: "¿Cómo fueron las vacaciones de Año Nuevo de 10 días del fiscal general adjunto Simonenko en la soleada España? ¿Qué conecta al empresario del tabaco Kozlovsky con el fiscal general adjunto? ¿Cuánto o cómo le pagó Simonenko a Kozlovsky por el servicio de "cruzar la frontera" con el conductor-guardia? ¿Cómo consiguieron dejar el país los guardias del Sr. Kozlovsky? ¿Qué está pasando?".

Se acabaron los paseos europeos

Desde el inicio de la invasión rusa, hace ya 11 meses, todos los hombres de 18 a 60 años tienen oficialmente prohibido salir de Ucrania. La ley marcial apenas recoge exenciones, como ser padre de familia numerosa, viudo o con alguna discapacidad, así como excepciones puntuales relacionadas con el trabajo voluntario, periodismo y otras actividades. En este contexto, los continuos viajes europeos de políticos y empresarios con contactos pueden acabar generando fricciones con la población, que hasta el momento ha mantenido una actitud de aguantar por el bien común de ganar la guerra.

Así, viajes a Marbella como el de Symonenko no ayudan. Este martes, en el tradicional discurso nocturno de Zelenski, el presidente ha anunciado que los funcionarios ucranianos "ya no podrán viajar al extranjero por vacaciones o por cualquier otro propósito no gubernamental".

Esta medida se "aplica a todos los funcionarios del Gobierno central y varios otros niveles del Gobierno local. Se aplica a los encargados de hacer cumplir la ley, los diputados del pueblo, los fiscales y todos aquellos que se supone que deben trabajar para el estado y en el estado", precisaba en su intervención.

Y ha ido un paso más allá al anunciar que, en cinco días, su Gabinete de Ministros desarrollará un protocolo especial de "cruce de fronteras" para los funcionarios para que solo puedan salir del país cuanto tengan un verdadero viaje de trabajo que lo justifique".

Todo este movimiento en las altas esferas del poder en Kiev son decisiones "personales" de Zelenski, afirma Podoliak, que añade que con ellas pretende demostrar cuáles son las "prioridades clave" de Ucrania. El país quiere mostrar su transparencia y su lucha contra la corrupción ante la perspectiva de que llegue nuevo armamento y más ayuda de sus aliados en estos próximos días.

Puño de hierro de Zelenski

El escándalo de las vacaciones españolas de Symonenko es quizás el más pequeño de los que han sacudido Kiev en los últimos días. Este mismo martes, el viceministro de Infraestructura fue despedido después de que la Oficina Anticorrupción de Ucrania (NABU, por sus siglas en inglés) informara de que había sido pescado aceptando un soborno de 400.000 dólares por aceptar un contrato de compras de generadores con un fuerte sobreprecio. El viceministro de Defensa directamente ha dimitido después de que otro caso de corrupción, esta vez relacionado con las compras de suministros de raciones militares a precios sobre inflados, llegara al ojo público. El escándalo llegaría hasta el ministro de Defensa, Oleksii Reznikov, quien se ha defendido de las acusaciones.

No es la primera vez que Zelenski aplica el puño de hierro contra altos cargos de su Gobierno acusados de corrupción, aunque normalmente no llegan a filtrarse los detalles.

Foto: La entrada a la ciudad de Avdiivka, en el Donbás, este diciembre. (Alicia Alamillos)
Rusia no ha conquistado Ucrania, pero está robándole el futuro económico
Alicia Alamillos. Avdiivka (frente del Donbás. Ucrania) Infografía: Emma Esser

Antes de la guerra, Ucrania era un país de corrupción casi endémica donde los oligarcas controlaban gran parte de la economía y el poder político. Fueron precisamente las promesas de acabar con ese sistema de corruptelas las que auparon a Zelenski, cómico de profesión, a la presidencia. Sin embargo, sus primeros intentos tampoco lograron grandes frutos, y ha sido a partir del estallido de la guerra cuando el ucraniano ha aplicado una proverbial limpia, de la que tampoco se libran acusaciones de estar eliminando también elementos críticos contra su gestión, así como de acumular poder en torno a su persona.

En su última alocución, Zelenski ha prometido que esta semana "será el momento de tomar decisiones apropiadas" con respecto a los últimos escándalos, incluido el que afecta a su Ministerio de Defensa. Aquí, el presidente camina una delicada línea entre cortar de raíz cualquier sospecha de enriquecimiento ilícito, justo cuando se le pide al pueblo ucraniano grandes sacrificios y gran parte de la economía ucraniana se sostiene gracias al apoyo occidental, y la de desarbolar puestos claves de su Ejecutivo en estado de emergencia.

Este martes, el Gobierno de Volodímir Zelenski ha emprendido una limpia que ha forzado la salida de al menos seis altos cargos (cuatro de ellos, viceministros) y la destitución de cinco gobernadores regionales; los últimos frutos de la campaña anticorrupción emprendida por el propio Zelenski. Y un viaje a España, vacaciones de Navidad en la soleada Marbella, ha sido lo que ha acabado con la carrera del fiscal general adjunto ucraniano, Oleksiy Symonenko, despedido este martes por el fiscal general Andrii Kostin tras verse salpicado por un escándalo de corrupción que le liga a un empresario de tabaco de Lviv.

Ucrania Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda