Es noticia
Menú
Alemania pospondrá el cierre de sus tres últimas centrales nucleares, según el WSJ
  1. Mundo
Berlín asegura que la decisión no está tomada

Alemania pospondrá el cierre de sus tres últimas centrales nucleares, según el WSJ

La guerra en Ucrania y la crisis energética han provocado que Berlín dé un importante giro político y planee mantener sus últimos reactores

Foto: Reactor nuclear de Isar 2 en Alemania. (REUTERS/Ayhan Uyanik)
Reactor nuclear de Isar 2 en Alemania. (REUTERS/Ayhan Uyanik)

Alemania pospondrá el cierre de sus tres últimas centrales nucleares todavía en funcionamiento, en lo que se trata de un brusco giro en su política de las últimas dos décadas de abandonar la energía nuclear, según una información en exclusiva del medio Wall Street Journal, que cita a varios funcionarios del Gobierno alemán. La decisión, que todavía necesita la rúbrica oficial del canciller alemán Olaf Scholz y una votación en el Bundestag, sería consecuencia de la previsible crisis energética a la que se enfrenta el país el próximo invierno por los cortes de gas de Moscú en el contexto de la guerra en Ucrania.

El Ministerio de Economía alemán ha publicado un comunicado negando las informaciones del WSJ: "Este informe no es válido y carece de base fáctica. También puedo señalar que la prueba de estrés para verificar la estabilidad de la red eléctrica aún está en curso".

Según la información del WSJ, el aplazamiento del cierre de las centrales, las plantas de Isar 2 (Baviera), Neckarwestheim (Baden-Wurttemberg) y Emsland (Baja Sajonia), previsto inicialmente para finales de este mismo año, sería solamente temporal. Sin embargo, la decisión sería un fuerte giro de timón que marca el primer distanciamiento de Berlín de su política de eliminar gradualmente la energía nuclear del país, una iniciativa que ha ido con el tiempo alcanzando un mayor consenso en la política germana.

Foto: Robert Habeck, ministro alemán de Economía y Clima. (EFE/Clemens Bilan)

La decisión aún tendría que ser adoptada formalmente por el canciller alemán Olaf Scholz y requerirá de una votación en Parlamento alemán. Además, el Ejecutivo está a la espera de un informe de las necesidades energéticas del país que será publicado en las próximas semanas, antes de tomar una decisión definitiva.

Sin embargo, Berlín tiene claro que se dan dos condiciones que justifican el alargamiento de la vida de las centrales nucleares —que se esperaba que cerrasen el 31 de diciembre—. Primero, que Alemania con toda certeza tendrá que afrontar una falta de gas natural en los próximos meses. Y segundo, que dejar que los reactores sigan operando no supondría problemas de inseguridad. "Las centrales son seguras hasta el 31 de diciembre y, obviamente, seguirán siéndolo después de dicha fecha", afirmaron los funcionarios contactados por el Wall Street Journal.

Un giro político importante

Alemania decidió que abandonaría la energía nuclear hace más de 20 años, un plan que fue acelerado por la excanciller Angela Merkel tras el accidente del reactor nuclear de Fukushima en 2011, con la intención de potenciar la transición hacia las energías renovables.

Sin embargo, la guerra en Ucrania y los continuos cortes de suministro de gas de Rusia, país del cual dependía en más del 55% de las importaciones de este hidrocarburo antes del conflicto, han hecho sonar las alarmas en Berlín ante la llegada de un invierno que se antoja complicado en términos energéticos. A principios de agosto el propio Scholz afirmó por primera vez que "tendría sentido" mantener abiertas las tres centrales nucleares que quedan en el país.

La posible extensión de las centrales nucleares germanas no es ni mucho menos la solución para la crisis energética que está a punto de llegar a las puertas de Berlín, según explican varios analistas y expertos. Lo que el país necesita urgentemente es gas natural, que es usado para la calefacción y la producción manufacturera. No obstante, al dejar en funcionamiento los reactores, que en conjunto representan el 6% de la producción de electricidad del país, Alemania no necesitará reemplazar este porcentaje con otras fuentes, como gas o carbón, permitiendo así que el gas natural sea priorizado en áreas en los que no se puede sustituir a este hidrocarburo con otra fuente.

Principales barreras para su aprobación

La decisión afrontaría importantes obstáculos técnicos, legales y políticos. Para empezar, podría ser necesario tener que enmendar leyes para permitir que los reactores sigan funcionando. Además, certificados, seguros y procedimientos para eliminar residuos nucleares tendrían que ser renovados o actualizados.

Además, políticamente la decisión es muy sensible para algunos partidos. Es el caso de los Verdes, que en una coalición con los socialdemócratas aprobaron la eliminación de la energía nuclear hace más de dos décadas y esta política ha pasado a formar parte de su identidad. Sin embargo, el grupo sí que aceptaría una extensión de "unos pocos meses" de la vida de los reactores si se producen carencias de energía, afirmó Ludwig Hartmann, líder parlamentario de los Verdes en el estado de Baviera.

Foto: Foto: EFE/Filip Singer.

Aunque la eliminación gradual de la energía nuclear ha tradicionalmente disfrutado de un apoyo mayoritario entre la población germana, una reciente encuesta del Forsa Intitut muestra que tres cuartos de los alemanes quieren que el cierre de los reactores sea pospuesto. De acuerdo a la organización, este cambio en la opinión pública se ha producido por la invasión rusa de Ucrania.

Alemania pospondrá el cierre de sus tres últimas centrales nucleares todavía en funcionamiento, en lo que se trata de un brusco giro en su política de las últimas dos décadas de abandonar la energía nuclear, según una información en exclusiva del medio Wall Street Journal, que cita a varios funcionarios del Gobierno alemán. La decisión, que todavía necesita la rúbrica oficial del canciller alemán Olaf Scholz y una votación en el Bundestag, sería consecuencia de la previsible crisis energética a la que se enfrenta el país el próximo invierno por los cortes de gas de Moscú en el contexto de la guerra en Ucrania.

Nuclear
El redactor recomienda