Es noticia
Menú
¿Qué está ocurriendo entre China y Estados Unidos? El conflicto histórico de Taiwán
  1. Mundo
claves de las tensiones con china

¿Qué está ocurriendo entre China y Estados Unidos? El conflicto histórico de Taiwán

Con más de 23 millones de habitantes, la isla de Taiwán ha contribuido al nacimiento de la política internacional de una "China única", por la que se reconoce la soberanía del gigante asiático

Foto: Manifestantes sostienen que "Taiwán no es igual a China" durante la visita de Nancy Pelosi a la isla (REUTERS/Wang)
Manifestantes sostienen que "Taiwán no es igual a China" durante la visita de Nancy Pelosi a la isla (REUTERS/Wang)

La visita de menos de 24 horas de Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, a Taiwán ha recrudecido las relaciones entre China y el país que lidera actualmente Joe Biden por su declaración de intenciones de apoyar a la isla como un territorio soberano, alejándose de la doctrina de 'una sola China' compartida internacionalmente por las potencias mundiales y compartiendo su visión de Taiwán como un territorio en el que podría surgir un futurible conflicto armado, como ha ocurrido con Ucrania este año. Tras este movimiento de la administración norteamericana, China ha desplegado aun más esfuerzos militares en el estrecho de Taiwán y está interponiendo sanciones a la isla en la que es una nueva etapa conflictiva más que pasará a la historia como un capítulo que engrosa los 70 años de idas y venidas sobre la identidad de este territorio insular, de unos 23 millones de habitantes, que se encuentra ubicado al este de China.

Mientras que el Gobierno de Taiwán, tal y como se puede consultar en el sitio web del Ejecutivo, abandera el nombre oficial de su nación como República de China (Taiwán) para afianzar su autonomía como 'soberanía propia'; el régimen de Xi Jinping insiste de forma reiterativa en la sobería china sobre la isla, de acuerdo con la política, reconocida internacionalmente, que aboga por 'una China única'. "Las Fuerzas Armadas de la República de China están dispuestas a defender nuestra soberanía y proteger nuestro territorio. Nos mantenemos en vigilancia incansable para proteger nuestro país. No perseguimos ninguna escalada [de tensión], sino que abogamos por la libertad, la democración y la seguridad de nuestra región", compartió el Ministerio de Defensa de Taiwán en la red social Twitter tras los movimientos militares efectuados por China.

El hecho de que un cargo diplomático de Estados Unidos haya pisado territorio taiwanés, estableciendo una conversación directa con el Gobierno de la isla cuando se defienden únicamente discusiones gubernamentales sobre Taiwán con China como interlocutor, ha sido recibido por el país como una "violación" de la soberanía de la República Popular de China, por lo que a apenas 15 kilómetros de Taiwán el gigante asiático ha acometido maniobras militares con fuego real. En esta coyuntura, desde el 2 de agosto, al norte, sureste y suroeste de la isla el Comando de Teatro Oriental del Ejército de China está realizando simulacros navales y aéreos con disparos de largo alcance y pruebas de misiles como disuasión al movimiento de filas que ha emprendido Estados Unidos con respecto a Taiwán y "advertencia" para los "separatistas de las fuerzas de independencia de Taiwán", expresó en declaraciones recogidas por el Ministerio de Defensa chino el portavoz Shi Yin del Comando de Teatro Oriental.

En el pasado, el estrecho de Taiwán ya se ha sumido en diversas crisis marcadas principalmente por las relaciones de la isla con Estados Unidos: para el país norteamericano, este territorio insular es un enclave importante con el que respetar "vínculos comerciales y económicos" para expandir su "compromiso", que no deja sin embargo de empeorar su relación con una potencia archienemiga, con la que ha cerrado acuerdos en ciertas ocasiones para comulgar con la sobería de la República Popular de China. ¿En qué situación política está entonces Taiwán? ¿Pertenece a China o es un territorio independiente? Para empezar, cabe destacar que Taiwán es un territorio gobernado de forma autónoma desde 1949, cuando el régimen del general Chiang Kai-shek se instaló en la isla tras perder la Guerra Civil China. Fue entonces cuando se declaró una ley marcial en Taiwán con el fin de 'preservar' la identidad china en la zona y minimizar el sentimiento nacionalista taiwanés. Sin embargo, con el paso de los años, especialmente tras la entrada de la democracia en el año 1996 y con la despenalización de lenguas locales, Taiwán se ha convertido en un enclave que ya no está tan bajo el control de China. Además, la isla maneja su propia moneda, el dólar taiwanés, por lo que se da también un sistema económico con cierta independencia.

Foto: Un hombre mira las noticias relacionadas con el Ejército Popular de Liberación tras el aterrizaje de Nancy Pelosi en Taiwán. (EFE/Jerome Favre)

¿Taiwán pertenece a China?

A pesar del sentimiento compartido en la sociedad de Taiwán, más apegado a la identidad propia que a la China, desde el gigante asiático se recoge en la Ley Antisecesión de 2005 que solo "hay una única China en el Mundo" y que Taiwán pertenece a esta República Popular de China. "Taiwán es parte de China. El estado nunca permitirá a las fuerzas secesionistas que promueven una Taiwán independiente que la separe de China bajo ninguna denominación o por cualquier circunstancia", recoge concretamente el artículo 2 de dicha ley. Además, esta norma aboga también por que la cuestión de Taiwán sea "un asunto interno de China, que no esté sujeto a la injerencia de ninguna fuerza externa". En este sentido, se manifiesta que el Estado hará todo lo posible para lograr una "reunificación pacífica", promoviendo medidas para la paz, así como relaciones comerciales a través del Estrecho de Taiwán.

Sin embargo, esta ley recoge también en el artículo 8 el 'derecho' de China a emplear "medios no pacíficos y otras medidas necesarias para proteger la soberanía y la integridad territorial de China" si ocurren incidentes importantes que impliquen la secesión de Taiwán o en caso de que "las fuerzas secesionistas por la independencia de Taiwán actúen", razón por la que la comunidad internacional anda con pies de plomo en sus relaciones diplomáticas con China y Taiwán, suponiendo la visita de Nancy Pelosi a la isla un tira y afloja entre ambas potencias mundiales.

La ley china contempla su derecho a emplear "medios no pacíficos" para proteger la soberanía y la integridad territorial de China a causa de Taiwán

Desde el Ministerio de Exteriores de España, por ejemplo, a Taiwán no se le dedica una ficha propia con entidad de país y se reivindica que el Gobierno está comprometido con "la política de 'una sola China'" y que, por tanto, solo mantiene relaciones diplomáticas con la isla, aunque sí se da una"cooperación económica y cultural" a través de la Cámara de Comercio de España en Taiwán, un organo creado 'ad hoc' para la ocasión. Por su parte, Estados Unidos, en sintonía con lo que se manifiesta en la página web del Departamento de Estado, considera a Taiwán un "socio clave" en el Indo-Pacífico, aunque tampoco se arriesga a tener relaciones diplomáticas directas —con la excepción de lo ocurrido con la representante de la Cámara baja por motivos de "seguridad, economía y gobernabilidad", ha argumentado Pelosi— y reserva su "sólida relación no oficial" al canal de una organización no gubernamental, el Instituto Estadounidense en Taiwán (AIT, por sus siglas).

Foto: El ministro de Exteriores de Taiwán, Joseph Wu, recibe a la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUUU. (Reuters/Ministerio de Exteriores de Taiwán) Opinión

Este organismo se creó a raíz de la Ley de Relaciones con Taiwán que promulgó Estados Unidos en 1979 para definir una cierta postura cercana con la República Popular China y concretar los términos de sus relaciones no oficiales con la isla de Taiwán. De acuerdo con lo que se recoge en esta ley, es un asunto de preocupación "internacional" la paz y estabilidad en la isla y se espera que el futuro de Taiwán se determine de forma pacífica, por lo que se incluye también la posibilidad de que Estados Unidos provea armas con carácter defensivo al Gobierno de Taiwán.

​¿Estallará una guerra entre China y Estados Unidos?

La cuestión sobre Taiwán, que en los últimos Juegos Olímpicos de Tokio participó bajo la nomenclatura de China Taipéi, viene de lejos por la herencia que arrastra al haber pasado a manos de Japón tras la guerra sino-japonesa de 1895 en la que el Gobierno chino tuvo que ceder la soberanía de la isla. Casi 50 años después, cuando las potencias piden la rendición japonesa en la Segunda Guerra Mundial, Taiwán queda relegada 'a su suerte' al abandonar Japón el territorio de forma progresiva. El comunista Chen Yi envía entonces un memorando al gobernador general japonés de Taiwán para declarar la restauración del Gobierno, devolviendo a la vida "todo el territorio legal, la administración, la política, la economía y las instalaciones y bienes culturales de Taiwán", incluidas las islas Penghu, se puede consultar en la página web del Gobieno de Taiwán.

Aunque China, de la mano del general Chiang Kai-shek, intentó unos años después controlar el poder del régimen y la cultura compartida en la sociedad, a finales de los años 80 se empieza a desmantelar su legado para alcanzar la democracia. Un cambio de escenario que permitió el que, por ejemplo, se llevase a cabo en 2014 la protesta estudiantil conocida como el Movimiento de los Girasoles, durante la que se ocupó el Yuan legislatipo, es decir, el Parlamento de Taiwán para impedir que se aprobase por inercia un acuerdo de comercio entre la isla y China.

Para el gigante asiático, tal y como ha manifestado en varias ocasiones, una posible independencia de Taiwán significaría la guerra y daría pie al régimen de Xi Jinping para hacer realidad lo que se recoge en la Ley Antisecesionista del país. La presencia de fuerzas militares en el estrecho que separa la isla de China ejerce presión sobre aquellas potencias, especialmente Estados Unidos, que dejan su puerta abierta para armar al Ejecutivo taiwanés ante una posible agresión de la nación que clama ser soberana en el territorio. "Nos oponemos firmemente a los intercambios oficiales y a los lazos militares de cualquier tipo entre Estados Unidpos y la región de Tawián. El país se ha comprometido explícitamente en varias ocasiones a apegarse a la política de 'una sola China' y no apoyar la independencia de Taiwán", expresó hace poco el portavoz del ministerio de Defensa chino, Tan Kefei.

Foto:  Jim Stavridis, antiguo Comandante Supremo Aliado en Europa de la OTAN. (EFE)

China considera la visita de Nancy Pelosi a Taiwán "una violación grave del principio de una sola China" y cree que se ha ocasionado un impacto "severo" en las relaciones políticas entre ambas potencias, infringiendo "gravemente" la soberanía e integridad territorial de su país. Por ello, considera que el estrecho de Taiwán se enfrenta a "una nueva ronda de tensiones y graves desafíos", por lo que si no se reestablece un cierto 'status quo' este 'cara a cara' podría suponer el caldo de cultivo de una escalada de tensión. "Estados Unidos ha estado intentando utilizar a Taiwán para contener a China [como potencia económica]- Constantemente distorsiona y priva de validez el principio de una sola China, intensificando sus intercambios oficiales con Taiwán y alientando las actividades separatistas de independencia. Estos movimientos, como jugar con fuego, son extremadamente peligrosos. Los que juegan con fuego perecerán por ello", declaró el Ministerio de Relaciones Exteriores de China este 2 de agosto ante la visita de Pelosi, según recoge un comunicado.

La visita de menos de 24 horas de Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, a Taiwán ha recrudecido las relaciones entre China y el país que lidera actualmente Joe Biden por su declaración de intenciones de apoyar a la isla como un territorio soberano, alejándose de la doctrina de 'una sola China' compartida internacionalmente por las potencias mundiales y compartiendo su visión de Taiwán como un territorio en el que podría surgir un futurible conflicto armado, como ha ocurrido con Ucrania este año. Tras este movimiento de la administración norteamericana, China ha desplegado aun más esfuerzos militares en el estrecho de Taiwán y está interponiendo sanciones a la isla en la que es una nueva etapa conflictiva más que pasará a la historia como un capítulo que engrosa los 70 años de idas y venidas sobre la identidad de este territorio insular, de unos 23 millones de habitantes, que se encuentra ubicado al este de China.

Taiwán
El redactor recomienda