¿Puede España convertirse en líder mundial del teletrabajo?
  1. Mundo
OPORTUNIDAD DE ORO TRAS LA PANDEMIA

¿Puede España convertirse en líder mundial del teletrabajo?

Cada vez más europeos preguntan a despachos de abogados y consultorías qué tienen que hacer para teletrabajar desde España. Sin embargo, no existe un plan nacional para atraer el talento

placeholder Foto: Un hombre, teletrabajando desde su casa. (EFE)
Un hombre, teletrabajando desde su casa. (EFE)

El otro día, un compañero de trabajo de John Phelan le pidió que apagara la cámara de su ordenador porque el cielo azul y las palmeras de Mojácar que tenía detrás le estaban deprimiendo. “Mis amigos me envidian porque sus fondos de playa en Zoom son falsos, mientras que el mío desde Almería no”, cuenta entre risas John, un irlandés que tras los duros confinamientos de su país decidió en verano venirse a teletrabajar a España, su destino habitual de vacaciones.

Ahora, este hombre de 50 años asegura estar viviendo una vida “fantástica”: teletrabaja para su empresa en Irlanda, cobra un buen salario y vive en la costa española en un apartamento de dos habitaciones que apenas cuesta 400 euros al mes. Además, puede jugar al golf, al pádel y al 'snooker' todas las semanas. “Gracias al teletrabajo, estoy viviendo en España como un rey. Ya he decidido que me voy a jubilar aquí y a disfrutar de la vida”, afirma.

Foto:  Malcolm Kennedy. (Liverpool City Council)

John Phelan no es un caso excepcional. Según distintas gestorías y despachos de abogados consultados por El Confidencial, cada vez más extranjeros se están planteando venirse a España a teletrabajar al menos durante una temporada. La pandemia y los sucesivos confinamientos en Europa obligaron a muchas empresas a enviar a sus empleados a teletrabajar a casa y ahora, según una reciente encuesta de Boston Consulting Group, hasta el 40% de los asalariados que están teletrabajando quiere continuar con esta modalidad.

Ante ese panorama, muchos de los trabajadores, especialmente en el norte de Europa, se preguntan lo mismo que Phelan: si lo único que necesito es una buena conexión a internet, ¿por qué no vivir mejor en un sitio más barato y con más sol? Pese a las deficiencias administrativas y a la inexistencia de beneficios fiscales que sí tienen otros países, España se erige como una de las respuestas más repetidas entre los llamados nómadas digitales.

La ¿meca? del teletrabajo

“España puede convertirse en un líder mundial del teletrabajo”, explica a este periódico Richard Wayman, director de CIA Landlord, una consultora británica que hace unos meses sacó un estudio en el que señalaba Madrid como la mejor ciudad del mundo para teletrabajar. “Tanto el clima como los precios hacen que los nómadas digitales vean la opción de España muy atractiva, sobre todo aquellos que vivan en climas más fríos”.

Foto: Un británico, trabajando desde un hotel de Gran Canaria. (EFE) Opinión

A la misma conclusión llegó el consultor Wim Zwaenepoel, en una charla organizada hace unos meses por la Cámara de Comercio española en el Benelux para tratar de dilucidar las debilidades y fortalezas de nuestro país como destino. “España es el país perfecto para el teletrabajo, sobre todo en invierno, y puede ser una fuente de ingresos fantástica en épocas bajas del turismo”, cuenta a este periódico Zwaenepoel, quien ya es un experto en teletrabajar desde España.

“Hace unos meses, estuve en Mallorca y me encontré a unos teletrabajadores franceses que acababan de llegar y estaban muy felices. Sus apartamentos costaban 800 o 900 al mes en temporada baja. Por ese dinero, como mucho, te alquilas un estudio de 20 metros cuadrados en París o Londres”, afirma el consultor belga, quien recuerda que con una buena conexión a internet se puede teletrabajar desde cualquier sitio. “Desde que me vine a teletrabajar a España, mis amigos siempre me han preguntado lo mismo: '¿Pero funciona bien el internet?”, bromea por su parte Maya Middlemiss, escritora y periodista que lleva 12 años afincada aquí y que trabaja como autónoma para una empresa que ella misma ha creado en Estonia. “La instalación de la fibra óptica ha sido un antes y después en el teletrabajo en España”.

Sin embargo, pese a que el país reúne todas las características para convertirse en un destino idóneo para el trabajo remoto, los expertos en teletrabajo consultados critican que el Gobierno de España aún no haya lanzado ninguna estrategia a nivel nacional, lo cual lo pone en desventaja frente a Portugal, Francia o Estonia. “Este país necesita involucración política del Gobierno y un plan para atraer a teletrabajadores de otros países. Es algo urgente que deberían hacer ya. Deberían aprovechar los fondos europeos porque son para la digitalización. Nosotros hemos visto mucho interés”, asegura Zwaenepoel.

A falta de un plan conjunto, algunas ciudades o comunidades autónomas ya se han movilizado para atraer a teletrabajadores europeos. Y, en esa carrera, las Islas Canarias y Málaga van en primera posición.

“Partimos con ventaja”

“En Málaga, si te soy sincera, partimos con ventaja”, cuenta por teléfono Rosa Sánchez, concejala de Turismo de la ciudad andaluza. “Lo tenemos todo: infraestructuras, conexiones con muchas ciudades del Reino Unido, AVE, carreteras, clima, comida. Todo esto ya lo sabe la gente, pero lo que a menudo desconoce es que, gracias al trabajo de muchos años, Málaga se está convirtiendo en una 'smart city' atrayendo miles de empleos tecnológicos”.

Foto: Proyecto Éxodo

A principios de este mes, el ayuntamiento de la ciudad andaluza lanzó un programa para atraer teletrabajadores y una web para orientarles en el proceso de asentamiento (Málaga WorkBay). Bien sea para estancias cortas o para proyectos a largo plazo, Málaga ha decidido abrir los brazos a todo aquel europeo que decida venir aquí a teletrabajar. Desde el lanzamiento de la web, ya han recibido más de 350 consultas. “La procedencia de fuera es, sobre todo, de la Unión Europea: los nórdicos, Alemania, Holanda o Bélgica. Y fuera de la UE, de EEUU y Argentina”.

La “mejor oficina del mundo”

De los mismos destinos llegan otras peticiones para teletrabajar en las Islas Canarias, según Alberto Ávila, director de Proyectos de Comunicación de Marketing de la empresa pública Promotur Turismo. Ávila es el encargado de gestionar el proyecto para atraer teletrabajadores a las islas. ¿Cómo? Vendiendo el archipiélago como “la oficina con mejor clima del mundo”. “La idea es demostrar que Canarias es un sitio ideal para todos los ‘remote workers’ que busquen un lugar con gran conexión a internet, aeropuertos conectados y vida europea con todas sus garantías. Además del paraíso que ofrecen las islas”, comenta Ávila en conversación con El Confidencial.

placeholder Un hombre, teletrabajando en las Islas Canarias. (EFE)
Un hombre, teletrabajando en las Islas Canarias. (EFE)

Para el proyecto han destinado 500.000 euros. No hablan de números concretos, pero aseguran que quieren atraer a 30.000 trabajadores en cinco años y que ya tienen una base de varios miles que pasan por Canarias, organizados en grupos de Facebook y otras redes sociales. “El ‘target’ son profesionales de entre 25 y 35 años con facilidad para viajar y moverse, que quieren estar en sitios diferentes periodos de tiempo cortos o medios y vivir experiencias tras cerrar el portátil”, comenta Ávila. Ya han cerrado un acuerdo con una multinacional tecnológica para que elija las Canarias para fomentar el teletrabajo entre su plantilla y, además, planean un concurso para regalar seis meses de gastos pagados para teletrabrajar desde las islas.

Sobre lo que esto puede aportar al archipiélago, se mezclan varias ideas. Por un lado, creen que puede dar un giro al modelo turístico tradicional con estancias más largas y que den más a la economía canaria, pero también ofrecen una oportunidad de traer talento y generar tejido empresarial en las islas. “Si alguno de estos trabajadores después de venir a las islas se enamora de ellas y se quiere quedar, pues bienvenido sea. Ayudará a la economía local y traerá perfiles de talento y con gran valor”, comenta. “Esto puede generar conexiones muy interesantes entre negocios canarios y teletrabajadores de otras partes del mundo”.

¿Y las visas? ¿Y los impuestos?

No solo hay buenas noticias. Por un lado, una avalancha de teletrabajadores podría generar efectos económicos adversos para algunos locales a corto plazo, sobre todo en las subidas drásticas del alquiler. Una gentrificación de nómadas digitales. Por otro, los extranjeros que llevan meses o años trabajando en remoto desde España coinciden en que hay ciertas barreras que impiden que más teletrabajadores se instalen aquí. “La burocracia a veces es terrible”, afirma Andy Headspeath, un británico-irlandés que se instaló hace unos años en Málaga como periodista deportivo y ya no quiere volver.

Foto: Imagen: Pablo López Learte.

“Además, pagamos demasiado como autónomos y, sinceramente, para competir con Portugal y atraer a más extranjeros del norte de Europa deberías bajarlo”, recalca Andy. Maya, que es de la misma opinión, piensa que los costes en banca y gestores “siguen siendo muy altos para la nueva generación tecnológica” y cree que España debería promocionar más su estado de bienestar y su “fabuloso” sistema de salud para no tener que competir en impuestos.

Si no eres europeo, la pregunta más importante es administrativa: la visa. “La gente quiere venir. Recibimos cada semana unas cinco consultas de gente que quiere vivir y teletrabajar en España, el problema es que no es sencillo con la legalidad vigente”, afirma Ainhoa Manero, socia directora de Sterna Abogados.

España concede “visas de residencia no lucrativa” para extranjeros no europeos, que ofrece la posibilidad de venir a nuestro país tanto para retirarse como para viajar de forma legal por el país durante mucho tiempo o, en último caso, para teletrabajar para una empresa extranjera. Pero esta visa, apuntan fuentes jurídicas, no está diseñada para la nueva realidad del teletrabajo. Muchos permisos se acaban tumbando.

Foto: Foto: EFE. Opinión

“Esto da una inseguridad total, y hace que la gente se lo piense mucho antes de venir”, afirma Manero. “No tiene sentido que en 2021 sigamos con normas de antes de que existiera internet. No sé, por ejemplo, echan atrás una visa porque te dicen que solo trabajas con empresas extranjeras. Y así tenemos decenas de resoluciones”, cuenta la abogada, que lamenta que no se aprovechara la ley de teletrabajo para solucionar estos problemas. “Es una pena, porque España podría ser puntero. Tenemos un clima espectacular, seguridad, tranquilidad, bajos precios, buen entorno para negocios… Pero necesitamos promocionarlo y adecuarnos a la realidad actual”.

¿Ideas? El irlandés Phelan, desde su nueva 'oficina' en Mojácar, tiene una sugerencia: "El Gobierno debería lanzar un único mensaje al extranjero: 'Prueba a teletrabajar en España y, en tan solo seis meses, verás que no querrás volver a casa".

España
El redactor recomienda