Recuentos y demandas: ¿qué litigios ha presentado la campaña de Trump en EEUU?
  1. Mundo
Pensilvania, Georgia, Nevada...

Recuentos y demandas: ¿qué litigios ha presentado la campaña de Trump en EEUU?

Recuentos, demandas, impugnar votos por correo... La campaña de Trump busca recovecos para intentar dar la vuelta al resultado electoral. Pero no están teniendo éxito

Foto: El presidente de EEUU, Donald Trump. (Reuters)
El presidente de EEUU, Donald Trump. (Reuters)

Las elecciones estadounidenses han pasado ya a la siguiente fase: tras anunciarse la proyección de Joe Biden como ganador de los comicios, con más de los 270 votos electorales para hacerse con la mayoría necesaria, el propio Donald Trump ha advertido que impugnarán los resultados en los tribunales y ha insistido -sin pruebas por el momento- en las acusaciones de "fraude" electoral. En apenas una semana, la campaña de Trump ha presentado más de una docena de demandas, desde solicitando recuentos a impugnando votos por correo o denunciando presunto trato de favor a los observadores del partido rival, en estados clave como Pensilvania, Michigan, Nevada, Georgia y Arizona. Estos son los casos presentados:

Pensilvania

Los 20 votos electorales de Pensilvania, que en 2016 se inclinó por Trump pero que en elecciones anteriores fue demócrata, han sido los que han sellado la victoria de Joe Biden. Y es por eso que la campaña de Trump ha presentado varias demandas contra el escrutinio en este estado. Una de las principales quejas legales de los republicanos es que no se les habría permitido observar el recuento de votos en Filadelfia, el mayor núcleo urbano de Pensilvania y que facilitó en gran medida la victoria de Biden en Pensilvania. Por el momento, no ha sido probado: uno de los abogados republicanos tuvo que admitir ante un juez que el número de observadores republicanos era "no ninguno", y ya antes habían obtenido una orden judicial que les permitió acercarse un poco más al proceso de escrutinio.

Foto: Foto: EFE.

Además, la campaña republicana están presionando en el Tribunal Supremo de EEUU para que rechace los votos por correo con matasellos del mismo 3 de noviembre (día de las elecciones) y que llegaron a las oficinas electorales antes del 6 de noviembre incluido. La ley electoral de Pensilvania requería que los votos por correo llegaran antes de que se cerraran los colegios electorales la noche electoral, pero ante la pandemia se admitió en la corte suprema del estado que se ampliara el plazo, una medida que también se ha tomado en otros estados y que los republicanos quieren impugnar. En una pequeña victoria para los republicanos, una corte ha ordenado que se separen estos votos del resto, en previsión de una resolución en contra de estos votos. No hacía falta: los propios oficiales electorales de Pensilvania ya estaban segregándolos.

Pese a todo, el número de papeletas por correo que llegaron entre la noche del 3 y el 6 de noviembre es relativamente pequeño y, aunque fueran eliminadas, no serían suficientes para eliminar la ventaja de Biden en el estado, de casi 45.000 votos.

Además de una serie de demandas contra paquetes de votos que estarían incorrectamente firmados por los votantes y que los republicanos piden que sean descalificados, este lunes la campaña anunció una nueva carta legal: según la demanda, las elecciones en Pensilvania fue ilegítima, ya que los procesos para votar por correo y para votar por persona eran distintos.

Michigan

En Michigan (16 votos electorales), Biden se ha impuesto frente a Trump con algo más de 148.600 votos, casi tres puntos porcentuales de diferencia. Esta gran diferencia demócrata ha sido gracias mayoritariamente al voto por correo, que se cuenta después del depositado en urna por lo que el color del estado pasó de un inicial rojo al azul definitivo. Es por eso que la campaña de Trump presentó una demanda para detener el recuento de votos en todo el estado, sobre la base de que los observadores republicanos no habían tenido suficiente acceso para observar el proceso de escrutinio de los votos por correo. La demanda fue desestimada la semana pasada porque la juez afirmó que habían sido incapaces de dar "ningún detalle" ni especificar "cuándo, dónde o por quién" fueron excluidos dichos observadores, y aunque el equipo de Trump intentó apelar el fallo, no se presentaron los documentos necesarios en los juzgados.

Tras este primer golpe, los abogados republicanos declararon este martes que van a preparar una nueva demanda para impedir que Michigan certifique oficialmente (sellando la carta de 16 electores demócratas) la victoria de Biden hasta que se verifique que los votos se emitieron legalmente. Todavía esta demanda no se ha presentado oficialmente.

Foto: Ilustración: Laura Martín

Georgia

Georgia, un estado históricamente republicano que otorga 16 votos electorales, se ha teñido de azul por primera vez desde 1992, con una diferencia de algo más de 14.100 papeletas a favor de Biden. Aunque el equipo legal de la campaña de Trump ha perdido una demanda judicial para descalificar unas 53 papeletas, con base en alegaciones de un presunto observador electoral republicano que reportó haber visto votos que habrían llegado después del límite temporal legal habían sido mezclados con los votos que llegaron a tiempo (alegaciones que han sido desestimadas por un juez, determinando que no hay evidencias de que esos votos hubieran llegado tarde), el margen entre Biden y Trump es tan estrecho que las autoridades locales ya han anunciado un recuento.

Foto: Soldados estadounidenses en Alemania. (EFE)

Según las leyes electorales de Georgia, si el margen entre ambos candidatos es menor del 0,5% de los votos -como es el caso-, se puede solicitar un recuento. A petición de la campaña de Trump, el recuento se hará a mano, durante las próximas semanas. Aunque no es inusual que el número total de votos cambie en un recuento, es poco probable que cambie el resultado favorable a Biden, ya que la diferencia de más de 14.000 votos es demasiado amplia. En el polémico recuento de Florida entre Trump y Al Gore, la diferencia era de poco más de 500. El resultado del recuento tiene que anunciarse antes del 20 de noviembre.

Nevada

El margen en Nevada (6 votos electorales) es también estrecho, con 36.800 votos de diferencia. Allí, la campaña de Trump ha presentado varias demandas. En un primer caso denunciaron no haber podido observar "propiamente" el proceso de escrutinio de votos en el estado (la demanda ha sido desestimada por un juez por falta de evidencia, se apeló y finalmente se llegó a un acuerdo entre las partes). También han presentado una demanda contra la legitimidad de las máquinas de verificación de firmas en el condado de Clark. Según la denuncia republicana, más de 3.000 personas (que no cumplirían algún requisito para poder votar) habían podido presentar sus papeletas gracias a dicha máquina. Han perdido el caso.

Los republicanos anunciaron además la semana pasada que presentarían una denuncia penal al departamento de justicia con los nombres de miles de personas que habrían votado en Nevada después de mudarse fuera del estado. No parece que la demanda pueda prosperar, al menos al completo: hay muchas razones por las que alguien puede votar en Nevada legalmente aun viviendo en otro estado, desde estudiantes universitarios a militares. De hecho, varias de las direcciones de la lista están asociadas con el Ejército, según ha informado el Wall Street Journal.

Arizona

La agencia AP, así como la cadena conservadora Fox, han adjudicado el estado de Arizona (11 votos electorales) al candidato demócrata Joe Biden, aunque otros medios todavía advierten que los resultados son 'too close to call'. Después de que Fox y AP anunciaran la victoria de Biden, empezó a correr el rumor -denominado el 'sharpiegate'- de que centenares de votos republicanos habían sido descalificados por haber sido rellenados con un bolígrafo 'sharpie'. Por supuesto, el rumor fue rápidamente negado por el departamento de Seguridad Nacional y por los oficiales electorales de Arizona, lo cual no ha sido óbice para que la campaña de Trump haya presentado una demanda legal al respecto. El pasado sábado, los republicanos abandonaron el 'caso sharpie', pero han presentado una demanda similar afirmando que otros votos del estado fueron incorrectamente rechazados. Actualmente, Biden lidera el recuento en algo más de 12.000 papeletas.

Elecciones EEUU