Es noticia
Menú
'Rastreadores de covid'| Así ven España fuera: gruyer normativo
  1. Mundo
La prensa de fuera es rotunda

'Rastreadores de covid'| Así ven España fuera: gruyer normativo

Pablo Pombo se sumerge en la prensa internacional y selecciona los artículos imprescindibles para estar bien informado sobre la pandemia. Una 'newsletter' diaria solo para suscriptores

Foto: Imagen: Laura Martín.
Imagen: Laura Martín.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

No tenemos una estrategia de país. La prensa de fuera es más rotunda que la de aquí. Gestión sanitaria. Falta de coherencia y coordinación, términos como “gruyer normativo”, “mosaico de restricciones” y “serie de retales”. Gestión política. Falta de liderazgo del presidente del Gobierno, expresiones como “manos libres”, “aislamiento”, “evitar el desgaste”, “descartar la rendición de cuentas”, “inacción”. Deterioro democrático: una alarma demasiado larga, “una amenaza a medio plazo sobre la democracia”. Situación económica: la peor recesión. Malestar social. Desobediencia de botellón, además de las revueltas. La disciplina social y el civismo dependen de una confianza y la tenemos en crisis. España está dejando de creer en sí misma, al mismo tiempo y con el mismo ritmo que lleva a los demás a desconfiar de nuestro país.

placeholder

Gestión sanitaria: un gruyer normativo. 'Les Echos'. “Ante el imparable repunte de la segunda ola, Pedro Sánchez declaró un nuevo estado de alarma. Se contentó con apuntar algunos criterios generales, limitar las reuniones a seis personas y establecer un toque de queda, dejando la gestión sanitaria en manos de las regiones (...) El resultado es un gruyer normativo criticado por los epidemiólogos (...) mientras el número de muertes remonta y los hospitales se llenan (...). Mientras la población se esfuerza por navegar la crisis, aumenta la tensión política. La crisis está cristalizando en un enfrentamiento entre el PSOE y el PP, que acusa al Gobierno al mismo tiempo de inacción y de excesivo intervencionismo”.

placeholder

Falta de liderazgo. Ante la segunda ola, Sánchez aplica un manos libres. 'Politico'. “De cara a un invierno muy difícil, Sánchez parece estar aislándose (...) cediendo la gestión a las regiones (...) Intenta también distanciarse del desgaste propiciado por las restricciones delegando su responsabilidad de rendir cuentas en el Parlamento. En lugar de asistir al Congreso cada dos semanas como hizo durante la primera ola, será Illa quien asuma la tarea”. Además, “descartó su aportación al debate parlamentario del estado de alarma que comenzaba a las nueve de la mañana alegando que tenía una videoconferencia europea por la noche”.

placeholder

Deterioro democrático. Un estado de alarma demasiado largo”, titular en el influyente 'Süddeutsche Zeitung'. Juicio contundente sobre la duración de seis meses: “Esto amenaza la democracia a medio plazo (...) Sánchez ha tomado un atajo (...) debería haber elegido un periodo más corto con renovaciones mensuales. Las acciones de Sánchez dañan la confianza en la política, al eliminar el control parlamentario sobre una injerencia masiva en los derechos fundamentales (...). Sánchez ha tomado un atajo (...) quiere gobernar y para ello acepta un daño permanente a la democracia. Al hacerlo, proporciona el mejor material para los enemigos de Europa y para la extrema derecha (...) Las manifestaciones contra las medidas tomadas para frenar el coronavirus, que venían siendo marginales, están ganando popularidad en España (...) Sánchez no ha tomado todavía ninguna decisión para que se ejecuten acciones uniformemente efectivas a escala nacional (...) Bajo el mosaico actual de normas, el virus se extiende casi inexorablemente”.

placeholder

Hacia el confinamiento total. “Los expertos en salud temen que España se encamine hacia otro confinamiento total”. 'The Times'. “Críticas por la inacción del Gobierno central desde que devolvió las competencias sanitarias a las regiones tras el confinamiento. A su vez, críticas a las regiones por no actuar con suficiente prontitud. La falta de coordinación entre el centro y las regiones ha dado lugar a un conjunto de retales en torno al país”.

placeholder

La peor recesión. Crudo retrato de la economía española en 'Le Monde'. “En los barrios más humildes, los bancos de alimentos se ven abrumados por las 'colas del hambre' (...) Cerca de 100.000 empresas han ido a la quiebra desde el inicio de la pandemia según la CEOE, a pesar de las líneas de crédito garantizadas por el Estado (...) han desaparecido 900.000 puestos de trabajo, el desempleo ha pasado del 13,6% de febrero al 16,2% de septiembre, 20% si se añaden los 780.000 trabajadores que están en paro parcial (...). Pese al repunte económico que siguió al confinamiento, España terminará 2020 con una recesión del 12,8% según las previsiones del FMI, lo que lo convertiría en el país de la Europa occidental más afectado, con los peores números desde la Guerra Civil (...). Los motivos: un confinamiento más estricto y prolongado que el de los vecinos europeos, el cierre de todas las actividades no esenciales durante dos semanas, un notable repunte epidémico desde julio que ha dado lugar a nuevas restricciones en las actividades de ocio y restauración (...) El turismo, que representa más del 12% del PIB y el 13% del empleo con un modelo masificado de 'sol y playa', no ha resistido la crisis”.

placeholder

Bonus. Desobediencia de botellón. Numerosas referencias a las revueltas callejeras de nuestro país en la prensa internacional. Sin embargo, destacaremos esto del 'Washington Post' que arroja luz sobre algo que resulta menos espectacular pero también peligroso. La desobediencia. "La policía patrulla el toque de queda mientras España lucha contra las infecciones nocturnas".

Foto: Imagen: Learte.

La información pone la lupa en la noche barcelonesa y la madrileña. “Los funcionarios españoles señalan que el botellón supone una fuente potencial de infecciones”. Recoge las declaraciones del consejero catalán Sàmper: “Es obvio, como puede apreciarse en las imágenes que todos estamos viendo, que no estamos teniendo éxito (...). Durante el fin de semana anterior al toque de queda, la policía desalojó en Madrid 300 fiestas que incumplían la normativa de no llevar a cabo reuniones de más de seis personas. Solo el pasado viernes, se desalojaron 100 fiestas y 22 botellones”.

placeholder

No tenemos una estrategia de país. La prensa de fuera es más rotunda que la de aquí. Gestión sanitaria. Falta de coherencia y coordinación, términos como “gruyer normativo”, “mosaico de restricciones” y “serie de retales”. Gestión política. Falta de liderazgo del presidente del Gobierno, expresiones como “manos libres”, “aislamiento”, “evitar el desgaste”, “descartar la rendición de cuentas”, “inacción”. Deterioro democrático: una alarma demasiado larga, “una amenaza a medio plazo sobre la democracia”. Situación económica: la peor recesión. Malestar social. Desobediencia de botellón, además de las revueltas. La disciplina social y el civismo dependen de una confianza y la tenemos en crisis. España está dejando de creer en sí misma, al mismo tiempo y con el mismo ritmo que lleva a los demás a desconfiar de nuestro país.

Pedro Sánchez
El redactor recomienda