"Zona catastrófica"

Más de 100 muertos y 4.000 heridos: cómo una explosión química arrasó Beirut

Las autoridades libanesas apuntan a la explosión de un almacén con 2.700 toneladas de nitrato de amonio, un químico que, cuando está contaminado, es altamente reactivo

Foto: Gran explosión en el puerto de Beirut. (EFE)
Gran explosión en el puerto de Beirut. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura8 min

La mañana del miércoles, Beirut sigue dentro de una pesadilla. Los hospitales de la capital del Líbano, ya desbordados por el coronavirus y la crisis económica crónica que azota el país, están teniendo que hacer frente a los miles -"innumerables", según las autoridades libanesas- de heridos víctimas de la explosión química que ha sacudido el puerto de Beirut este martes. Algunos hospitales, dañados por la explosión, han tenido que atender a las víctimas en el mismo párking del edificio. Cientos de personas todavía buscan a sus familiares y amigos, que trabajaban o paseaban en la zona del puerto. Miles de personas han perdido sus hogares. Beirut ha quedado destrozada.

Más de 100 muertos y 4.000 heridos: cómo una explosión química arrasó Beirut

Según el último recuento de la Cruz Roja libanesa, al menos 100 personas habrían fallecido y los heridos superan los 4.000, mientras siguen las operaciones de búsqueda entre los escombros de la zona más cercana al epicentro de la explosión, el Almacén 12, un almacén portuario que contenía miles de toneladas de nitrato de amonio y que había sido abandonado sin custodiar durante al menos seis años.

Según el primer ministro libanés, Hasan Diab, una chispa -de origen desconocido, aunque las primeras investigaciones apuntan tentativamente a un incendio en un almacén que contenía fuegos artificiales, el Almacén 9- que saltó a ese cargamento de 2.750 toneladas de nitrato de amonio, altamente reactivo, fue el responsable de la tremenda explosión que ha sacudido Beirut.

La onda expansiva de la explosión se sintió en todo Beirut e incluso 200 kilómetros más allá, en el vecino Chipre, y arrasó con los barrios más cercanos a la zona del puerto. Calles destrozadas, cristales rotos, coches abandonados entre los escombros, vecinos llorando en shock: las imágenes hablan del tremendo desastre que ha sacudido la capital libanesa. La noche del martes, Beirut fue declarada como "zona catastrófica" por el Consejo Supremo de Defensa libanés y este miércoles el país ha entrado en su primer día de luto oficial.

Según cifras del gobernador de Beirut, Marwan Abboud, recogidas por la cadena MTV News, cerca de 250.000 personas habrían quedado sin hogar tras la explosión.

Foto: EFE
Foto: EFE

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha apuntado a "algún tipo de bomba", aunque sin ninguna prueba que corroborara su afirmación. "Me he reunido con algunos de nuestros grandes generales y ellos parecen sentir que lo fue (un ataque). Esto no fue un suceso tipo una explosión industrial", prosiguió el presidente, contradiciendo así la versión de las autoridades locales y los primeros indicios de la investigación.

"Es una catástrofe. ¡Beirut [como la conocemos] ha desaparecido!", afirma un superviviente cerca de la zona de la explosión, herido, en un vídeo compartido por la cadena Al Arabiya. Los videos difundidos por redes sociales muestran primero un almacén en llamas, de dónde sale una columna de humo blanco con destellos de lo que parecen ser fuegos artificiales. Momentos después, el fuego parece pasar a un edificio contiguo y se produce una enorme explosión seguida de una nube en forma de hongo de color rojizo. Las autoridades libanesas han descartado por el momento la hipótesis de un ataque, y las investigaciones se centran en el origen del primer incendio, que habría resultado en la explosión del nitrato de amonio almacenado en las inmediaciones.

Según el primer ministro, Diab, "habrá responsables" por el cargamento de las toneladas de nitrato de amonio, abandonadas presuntamente después de haber sido confiscadas en el puerto en 2013.

Nube tóxica y desabastecimiento de comida

Mientras todavía se desconoce el recuento oficial de víctimas mortales y siguen apareciendo heridos, El Líbano se enfrenta una doble crisis inmediata fruto de la tremenda explosión: la posibilidad de una 'nube tóxica' y lluvia ácida fruto de la explosión química y los restos de nitrato de amonio en el aire, y la inminente escasez alimentaria por la destrucción de los almacenes del puerto y de parte de la infraestructura en un país que importa más del 80% de su trigo, imprescindible para hacer el pan que sostiene a miles de libaneses.

El nitrato de amonio, responsable de la explosión según las autoridades libanesas, es un químico industrial que, además de como fertilizante, es componente principal de explosivos mineros y, en ocasiones, de demolición de edificios. Aunque en muchísima menor concentración.

Este material es altamente reactivo y "oxidante", es decir, que atrae oxígeno al fuego, haciéndolo más intenso. Sin embargo, no es normal que prenda por sí mismo, sino que necesita una fuente externa o unas temperaturas especialmente altas. En caso de estar contaminado con otros materiales, como por ejemplo aceite, se puede volver altamente explosivo.

El intenso color naranja de las nubes sobre Beirut indica la presencia de estos químicos en el aire, especialmente dióxido de nitrógeno. Aunque los químicos en el aire deberían dispersarse con rapidez, apuntan los expertos, más tarde podrían causar lluvias ácidas.

Foto: EFE
Foto: EFE

¿Cómo llegó el nitrato de amonio al Almacén 12 del puerto de Beirut? Según las informaciones hechas públicas por las autoridades, puede rastrearse hasta septiembre de 2013, cuando las autoridades portuarias de Beirut se incautaron el peligroso cargamento de un buque extranjero. Según una investigación de Al Jazeera, el buque sería de propiedad rusa bajo bandera moldava, y fue obligado a amarrar en el puerto de Beirut debido a problemas técnicos. Más tarde, se le impidió continuar su ruta, y finalmente el barco quedó abandonado en el puerto de Beirut y su cargamento trasladado a un almacén. Hasta el momento, las autoridades libanesas no han confirmado tantos detalles de la información.

En declaraciones recogidas por el medio LBCI Lebanon News, el director general de aduanas libanesas ha admitido que "muy probablemente", había un cargamento de fuegos artificiales en un almacén cercano (Almacén 9) al que guardaba las 2.750 toneladas de nitrato de amonio. Estas investigaciones preliminares apuntarían por tanto a la negligencia de autoridades implicadas como origen del incidente.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Fruto de la explosión, varios silos y almacenes de grano del puerto de Beirut han sido destruidos, avivando los miedos de una crisis alimentaria en el país, que ya está sufriendo escasez de pan en las últimas semanas. Apenas el 16,9% del consumo de trigo en el Líbano se produce localmente, y Beirut es el principal puerto de acceso de las muy necesarias provisiones de trigo para el resto del país y su cadena alimentaria. Los silos del puerto de Beirut almacenan cerca del 85% de los cereales de consumo humano en Líbano.

Aunque el alcance de los daños a las reservas de grano del país todavía no está claro, importadores de grano libaneses apuntan a la cadena Al Arabiya que es probable que gran parte de las 15.000 toneladas de trigo almacenadas en los silos del puerto hayan quedado dañadas y no sean aptas para el consumo. Además, la explosión ha dañado muchas de las infraestructuras del puerto, por lo que no será fácil reanudar cuanto antes las importaciones.

Para hacer frente a la crisis, las autoridades han dado orden de movilizar al Ejército, habilitar las instalaciones hospitalarias para la atención de los heridos y la provisión de refugio a todos aquellos que se han visto desplazados por la deflagración.

Sin víctimas españolas

El Líbano es la sede para una de las mayores operaciones de paz de las Naciones Unidas con participación de tropas españolas. Pero, en la explosión de Beirut no se han registrado víctimas españolas, según un comunicado del Estado Mayor de la Defensa del Gobierno de España. Sin embargo, un buque de la FPNUL (UNIFIL en inglés, la misión de la ONU en el Líbano) amarrado en el puerto de Beirut recibió daños de consideración, y se registraron varios heridos "de gravedad" entre los cascos azules de la tripulación, según un comunicado de la misión. "FPNUL está transportando a los 'peacekeepers' al hospital más cercano".

La explosión se ha producido relativamente cerca de la sede del Instituto Cervantes en Beirut, localizado en pleno centro de la capital libanesa. Según apuntan fuentes de la institución a El Confidencial, dentro del edificio ha causado algunos daños materiales, pero no hay víctimas mortales que lamentar. Dos guardas de seguridad del edificio, de nacionalidad libanesa, han resultado heridos. Varias embajadas europeas han resultado afectadas por la explosión, entre ellas la alemana (que ha registrado heridos, aunque no de consideración) y la austriaca.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios