La presidenta de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, sufre un terremoto en directo
  1. Mundo
DE MAGNITUD 5,6 EN WELLINGTON

La presidenta de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, sufre un terremoto en directo

Participaba en una entrevista televisada cuando el complejo presidencial comenzó a moverse, aunque todo quedó en una anécdota

placeholder Foto: Jacinda Ardern sufrió un terremoto durante una entrevista en directo (Foto: Twitter)
Jacinda Ardern sufrió un terremoto durante una entrevista en directo (Foto: Twitter)

Jacinda Ardern es una de las políticas mejor valoradas de todo el mundo. La Primera Ministra de Nueva Zelanda se ha ganado, por derecho propio, el cariño y la admiración de sus ciudadanos y su país es uno de los ejemplos a seguir con sus políticas de prevención para evitar la propagación del coronavirus en los últimos meses.

Sin embargo, Ardern es noticia este lunes por sus últimas decisiones, sino por haber protagonizado un curioso episodio televisivo. La presidente neozelandesa estaba siendo entrevistada en directo en el programa Newshub de una televisión de su país cuando, de repente, un terremoto sacudió la capital, Wellington.

Jacinda Ardern interrumpió al presentador, Ryan Bridge, para contarle que estaba sintiendo "un buen terremoto" en el complejo presidencial. En la emisión en directo se ve cómo la presidenta mira a ambos lados y al techo para ver si se encuentra segura en ese lugar, pero en ningún momento pierde la sonrisa y trata de continuar con su entrevista tranquilamente.

Un terremoto de 5,6

La propia presidenta es quien explica que se encuentran bien y a salvo: "Estamos bien Ryan. No estoy debajo de ninguna lámpara y parece que estoy en un lugar estructuralmente sólido". Así que la entrevista continuó adelante y todo quedó en una anécdota, siempre con una sonrisa en la cara por parte de Jacinda Ardern.

El seísmo tuvo una magnitud de 5,6 grados en la escala de Richter y el epicentro se detectó en el océano a unos 100 kilómetros de la capital

Los sismógrafos detectaron que el terremoto tuvo una magnitud de 5,6 grados en la escala de Richter y se pudo sentir en la capital neozelandesa, a pesar de que el epicentro se detectó en el océano a unos 100 kilómetros de distancia. Sin embargo, muchos ciudadanos pudieron sentirlo ya que se produjo pocos minutos antes de las 8 de la mañana.

Tal y como apunta el Standard, el temblor fue lo suficientemente fuerte como para mover los estantes de los supermercados e, incluso, para detener el servicio de trenes, pero no hubo que lamentar daños importantes. Nueva Zelanda se encuentra en una zona muy activa sismológicamente y los terremotos son habituales.

Vídeo Nueva Zelanda Terremoto
El redactor recomienda