GRACIAS A UN ANÁLISIS DE ADN

Encuentran al asesino de los mil nombres, un prófugo huido hace más de un siglo

Desaparecido en 1916, las autoridades han conseguido identificar unos restos humanos encontrados en una cueva de Idaho como los de Joseph Henry Loveless

Foto: Encuentran al asesino de los mil nombres, un prófugo huido hace más de un siglo. (DNA Doe Project)
Encuentran al asesino de los mil nombres, un prófugo huido hace más de un siglo. (DNA Doe Project)

Joseph Henry Loveless nació en 1870 en Payson (Utah, EEUU). Desde muy temprana edad, tuvo problemas con la ley que, con el paso de los años, fueron creciendo a medida que sus delitos eran cada vez mayores. Conocido por el uso de múltiples identidades y por ser capaz de escapar de las autoridades hasta en tres ocasiones, su rastro se perdió en 1916... hasta ahora. Más de un siglo después, los restos de uno de los mayores prófugos de EEUU acaban de ser identificados.

DNA Doe Project es una organización norteamericana cuya principal labor es tratar de identificar a las personas fallecidas a las que las autoridades no consiguen dar nombre y apellidos. A través del análisis del ADN, cotejado con amplias bases de datos, intentan encontrar una coincidencia que permita saber de quién se trata. Y eso es lo que ha ocurrido con Loveless, quien desapareció misteriosamente en 1916 después de cometer varios delitos, entre ellos un espeluznante crimen.

Durante sus años de juventud, Loveless pronto comenzó a tener problemas con las autoridades. Pequeños robos y asaltos le granjearon más de una visita ante la Justicia, que acabó en alguna detención por corto periodo de tiempo. Tras unos años de 'silencio', la siguiente noticia que se tendría de él sería en 1904, cuando se divorció de Harriett Jane Savage por, según sus palabras, "no poder mantenerla a ella y a su única hija", según explica la NBC. Ahí, algo cambió.

Y es que tras su divorcio, dejó de utilizar su nombre para hacerse llamar Charles Smith. Solo un año después de la ruptura de su matrimonio, volvía a casarse con Agnes Octavia Caldwell, mujer con la que tuvo cuatro hijos. Y una década después, comenzaría su explosión delictiva: así, en 1914, sería detenido por la venta ilegal de licores, un delito por el que fue condenado a prisión... en la que no pasó más que unos días tras encontrar la forma de escapar.

Llevaba menos de una semana en la cárcel cuando desapareció de la noche a la mañana. Cuando los guardias acudieron a la celda en la que le custodiaban, descubrieron que varios barrotes habían sido serrados, espacio por el que Loveless había conseguido huir. Durante varios meses, las autoridades investigaron cuál podía ser su destino y, antes de acabar el año, consiguieron volver a apresarle. Eso sí, no lo hicieron por demasiado tiempo.

Cuando era trasladado en tren en dirección a una cárcel de alta seguridad, nadie sabe cómo lo hizo pero fue capaz de hacerse con el control de la situación. No solo consiguió escapar del vagón en el que le custodiaban, sino que redujo a todos los guardias del transporte para lograr detener el tren. De ahí, escapó y no se volvió a tener conocimiento de su paradero hasta que el 5 de mayo de 1916 su mujer fue asesinada con varios golpes de hacha.

Más y más nombres

Solo seis días después de este asesinato, la policía norteamericana detenía al responsable: un hombre que se hacía llamar Walter Currans, que claramente era Loveless. Tras ser llevado a prisión, de nuevo volvería a escaparse usando el mismo 'modus operandi', que fue revelado por los presos de otras celdas cercanas: ese hombre, que ya en la cárcel se había hecho llamar Walter Cairns, sacó una sierra de uno de sus zapatos para serrar los barrotes y huir de nuevo.

Desde entonces, se le perdió la pista... hasta ahora, que DNA Doe Project ha conseguido localizarle. Fue en 1991 cuando unos exploradores encontraron en una cueva remota, cerca de la ciudad de Dubois (Idaho, EEUU), unos restos humanos sin cabeza y con mutilaciones en algunos de sus miembros. Desde entonces, se desconocía de quién se podía tratar, hasta que esta organización ha conseguido el resultado final: era Joseph Henry Loveless.

Tras cruzar su ADN con una base de datos de más de 31.000 personas, se obtuvo una coincidencia de más de 99% con uno de sus nietos, que actualmente cuenta con 87 años. Así fue descubierto el asesino de los mil nombres, uno de los criminales más buscados de Estados Unidos y que llevaba desaparecido desde hace más de un siglo. Ahora, las autoridades tratarán de investigar qué le ocurrió y quién le mató dentro de una cueva perdida de Idaho.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios