UNO DE LOS LUGARES MÁS SECRETOS DEL MUNDO

Fort Knox, la fortaleza inexpugnable en la que EEUU guarda su mayor tesoro de oro

Si pensáramos en una guarida a prueba de todo tipo de intrusos, imposible de doblegar y que fuera capaz de proteger lo más valioso que imagináramos, Fort Knox sería la respuesta

Foto: Fort Knox, uno de los lugares más inexpugnables del mundo. (Filckr)
Fort Knox, uno de los lugares más inexpugnables del mundo. (Filckr)

Estados Unidos es uno de los países que más secretos guarda en su interior. Su vasto territorio le permite contar con puntos estratégicos dentro de sus límites del que solo un reducido número de personas saben, en realidad, cuál es su principal misión. Eso es precisamente lo que ocurre con Fort Knox, uno de los edificios que más misterio esconde... Especialmente por ser el lugar en el que el país norteamericano guarda sus reservas de oro, una de las más importantes del Planeta.

Quién no ha visto alguna película —sin ir más lejos, 'Goldfinger'— en la que un grupo de ladrones es capaz de burlar la seguridad más sofisticada del mundo para hacer con un botín imposible de creer. Pues bien, eso en Fort Knox es (casi) imposible que suceda, pues puede presumir de ser uno de los lugares más seguros del mundo. Un verdadero búnker inaccesible donde buena parte del oro de Estados Unidos (y de otra decena de países) se encuentra protegido de las miradas más maliciosas.

Fort Knox fue construido en 1918, durante los últimos años de la I Guerra Mundial. Por aquel entonces, el gobierno norteamericano decidió establecer en la zona una instalación de entrenamiento para tropas de artillería, denominada Campamento Henry Knox en honor al primer secretario de Guerra norteamericano. Tras unos años de éxito, EEUU decidió llevar allí a la Caballería Mecanizada, hasta que en 1935 le encontró una utilidad con la que continúa a día de hoy.

Y es que EEUU se dio cuenta de que contaba con uno de los lugares más herméticos del mundo: de difícil acceso, muy protegido y desconocido por medio mundo. Entonces, ¿por qué no darle un mejor uso? Ya había acabado la I Guerra Mundial, pero la tensión entre países seguía siendo evidente, por lo que decidieron llevar a cabo la construcción de una cúpula bajo la que almacenar sus elementos más valiosos. En 1937, la construcción estaba finalizada.

Fue entonces cuando EEUU decidió trasladar buena parte de sus reservas de oro hasta Fort Knox, en uno de los dispositivos más seguros que nunca haya dispuesto el país, con un tren vigilado por hasta 10 ametralladoras del Ejército y escoltado por numerosos camiones militares. Además del oro, EEUU protegió en este búnker inexpugnable una serie de documentos fundamentales como las versiones originales de la Carta de Derechos, la Declaración de Independencia y su Constitución.

Una vez finalizada la II Guerra Mundial, EEUU decidió llevar estos documentos hasta Washington DC, dándole a Fort Knox la exclusividad para proteger el oro del país. En la actualidad, se calcula que guarda aproximadamente la mitad de las reservas de oro del país norteamericano, escondiendo en su interior una cantidad cercana a las 4.500 toneladas de oro, mientras que el resto se encuentra repartido en puntos como West Point, San Francisco o Filadelfia, entre otros.

Parte del oro almacenado en Fort Know. (Pixabay)
Parte del oro almacenado en Fort Know. (Pixabay)

Un lugar inexpugnable

Pero ¿por qué se trata de un lugar tan especial? Para empezar, cuenta con unas instalaciones de 44.000 hectáreas, en las que además de la cúpula que almacena el oro cuenta con las instalaciones de la Academia de Instrucción de Blindados, además del Museo General George Patton. De hecho, EEUU asegura que, en caso de ataque, tiene capacidad suficiente para desplegar a más de 30.000 efectivos —soldados, tanques y helicópteros— en las instalaciones en menos de un minuto. Casi nada.

Por si fuera poco, el camino hasta llegar a la cámara de seguridad donde se encuentra el oro está minado y, si alguien consiguiera superarlo, debe de atravesar una valla de varios metros de altura que se encuentra electrificada. Todo ello, siendo vigilado por todo tipo de seguridad, desde garitas con vigilancia humana a elementos de última tecnología como cámaras, micrófonos, sensores de movimientos y láseres que detectarían la presencia de un ladrón en cuestión de segundos.

Además, el oro está protegido por una cámara con seis metros de espesor, de 453 metros cúbicos de hormigón y otros 3.200 metros cúbicos de cemento, a prueba de armas, explosivos y fuego. La puerta de acero para entrar a la cámara, de 12x18 metros, pesa 22 toneladas, además de contar con un postigo de otras 25 toneladas que solo se puede mover entre cinco personas y bajo una orden directa del presidente. Por eso, está considerado como el lugar más inexpugnable del mundo.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios