RUSIA Y UCRANIA RECLAMAN SU PROPIEDAD

El 'oro de los escitas', el tesoro de 1,5 M que Holanda no devuelve por 'culpa' de Crimea

Más de 500 piezas siguen guardadas en un museo de Ámsterdam después de que no sepan oficialmente a qué país pertenecen y a quién hay que devolvérselas

Foto: Una de las piezas del famoso 'oro de los escitas'. (EFE)
Una de las piezas del famoso 'oro de los escitas'. (EFE)

Estaba a punto de acabar 2013 cuando el museo Allard Pierson de Ámsterdam (Países Bajos) decidió solicitar a cinco museos ucranianos una serie de piezas para llevar a cabo una exposición llamada 'Crimea: oro y secretos del Mar Negro'. Pocos meses después, ya comenzado 2014, el museo abrió la galería al público, tras la que tendría que devolver todo el material a su origen. A día de hoy, cinco años después, un conflicto político ha provocado que las piezas sigan en Holanda.

Todo ocurrió en el mismo momento en el que las fuerzas rusas se anexionaron Crimea: una vez acabada la exposición, el museo holandés tenía la obligación de devolver las piezas a su país de origen, pero este había cambiado repentinamente. Cuando solicitó los tesoros a un museo de Kiev y a cuatro de Crimea, ambas zonas pertenecían a Ucrania; en el momento de devolverlos, 'teóricamente' cuatro de estas pinacotecas habían pasado a ser propiedad rusa. ¿Qué hacer?

Por esa razón, Holanda decidió tomar una decisión con el denominado 'caso del oro escita': para evitar un problema legal, decidió quedarse con las piezas hasta que hubiera una resolución oficial. Ni las Naciones Unidas ni la Unión Europea reconocen la anexión de Crimea a Rusia, una situación que puede provocar un conflicto en caso de que los Países Bajos tomen partido: si le devuelven el tesoro a una de las partes, la otra puede quejarse y reclamar una indemnización millonaria.

Ante la falta de una resolución judicial al respecto, Holanda ha decidido guardar dentro de sus fronteras un total de 572 piezas que están valoradas en más de 1,5 millones de euros. Si decide entregarlo a uno de los dos países, el otro recurrirá: para evitar una histórica multa por incumplir la normativa y entregar las piezas a la nación equivocada, el Allard Pierson ha decidido no hacer nada de momento. Pero, mientras tanto, Ucrania y Rusia presionan para hacerse con el preciado botín.

Las piezas son de gran valor histórico, pues el Mar Negro fue uno de los puntos principales de encuentro entre las culturas europeas y asiática. De esta manera, se trata de una zona con una historia tan rica como desconocida. Y ahí es donde entra en juego el 'oro escita', numerosas piezas de tan valioso material con las que los pueblos nómadas de la zona diseñaban todo tipo de artefactos, desde elementos de guerra a utensilios de uso diario, tal y como indica 'BBC'.

Grandes guerreros a caballo

Son centenares el número de piezas que se han encontrado en perfecto estado y más de 500 son las que han sido expuestas en el museo Allard Pierson de Ámsterdam. Los escritos que hablan sobre los escitas son principalmente de origen griego, donde se destaca especialmente que eran grandes guerreros, sobre todo a caballo, siendo temibles los arqueros que iban a lomos de un corcel, al ser considerados como una de las caballerías de élite de la historia.

En diciembre de 2016, un tribunal de distrito de Ámsterdam ordenó al museo que todas las piezas fueran devueltas a Ucrania, al entender que formaban parte de su patrimonio cultural. Sin embargo, desde Crimea se apeló la decisión, algo que todavía no se ha resuelto y se espera que lo haga en los próximos meses. Cuando haya una sentencia en firme, el museo devolverá los artefactos a quien la justicia decida que pertenecen en realidad.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios