tres horas de rapto

La Policía mata al hombre que secuestró un autobús lleno de pasajeros en Río de Janeiro

Tras tres horas de secuestro, tiempo en el que el tráfico en el puente estuvo detenido, los francotiradores de la Policía han abatido al secuestrador, que ha fallecido

Foto: Rehenes en un autobús durante un secuestro en Río de Janeiro (EFE)
Rehenes en un autobús durante un secuestro en Río de Janeiro (EFE)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Después de varias horas de secuestro, la Policía Militar de Río de Janeiro ha confirmado que el hombre que estaba tras el rapto de un autobús con 37 pasajeros a bordo ha muerto tras ser abatido por francotiradores. El coronel de la Policía Militar Mauro Fliess ha confirmado el fallecimiento del autor del secuestro, que había comenzado unas tres horas antes en el puente Río-Niteroi. La portavoz de la carretera de la Policía de Carreteras Federal, Sheilla Sena, había dicho poco antes a la prensa que según los primeros testimonios el hombre se había identificado como policía militar, "poniendo a los pasajeros en peligro al amenazarlos con incendiar el vehículo".

No obstante, no se conoce todavía el propósito del secuestrador. El hombre, enmascarado, supuestamente armado y con gasolina, mantuvo durante cerca de tres horas a los pasajeros como rehenes en el autobús. Según la Policía Militar, el secuestro parece haber sido premeditado. El autobús había salido minutos antes desde Sao Gonçalo, el segundo mayor municipio del estado, con destino al centro de Río de Janeiro.

Una rehén se desmayó al abandonar el autobús (EFE)
Una rehén se desmayó al abandonar el autobús (EFE)

Casi dos horas después del secuestro, liberó a tres mujeres y un hombre, todos adultos; la mujer llegó a desmayarse al salir del autobús. "El secuestrador del autobús ha sido neutralizado por uno de los francotiradores del Batallón de Operaciones Policiales Especiales (BOPE) y todos los rehenes han sido liberados", ha confirmado la Policía Militar.

El arma, una pistola de juguete

Tal y como ha señalado la Policía en declaraciones recogidas por la Agencia Brasil, el arma que utilizó el secuestrador era una pistola de juguete. El autobús secuestrado, de la línea 174, permaneció parado en el citado puente desde antes de las 6:00 de la mañana hasta pasadas las 9:00, cuando terminó el rapto. El secuestrador llegó incluso a salir del vehículo varias veces, vestido de negro, con la cara oculta en parte por un abufada. Además del arma de juguete llevaba un cuchillo, una pistola eléctrica y un bidón de gasolina. El equipo de homicidios de la Policía investigará el caso.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios