Ejecutan en la silla eléctrica a un condenado por doble asesinato y una violación en 1986
  1. Mundo
a una madre y su hija menor de edad

Ejecutan en la silla eléctrica a un condenado por doble asesinato y una violación en 1986

Stephen Michael West accedió a la casa de sa compañera de instituto Sheila Romines, donde la agredió sexualmente y la apuñaló, como hizo con su madre, 17 veces

Foto: Ejecutan en la silla eléctrica a un condenado por doble asesinato y una violación en 1986
Ejecutan en la silla eléctrica a un condenado por doble asesinato y una violación en 1986

El estado de Tennessee (Estados Unidos) ha ejecutado este viernes al reo Michael West, de 56 años, en la silla eléctrica de la Institución de Máxima Seguridad Riverbend, en Nashville, donde permanecía encarcelado por el asesinato de una mujer y su hija adolescente, a quien también violó, en 1986.

De acuerdo con el comunicado emitido por el Departamento de Correcciones de Tennessee (TDOC, por sus siglas en inglés), West fue declarado muerto a las 19:27 hora local (00:27 del viernes GMT) tras recibir dos descargas eléctricas. El propio preso eligió este método de ejecución en lugar de la inyección. Con esta, ya son dos las muertes en silla eléctrica que se llevan a cabo en el estado (el tercero en menos de un año) —Donnie Johnson, el 16 de mayo fue la primera— y la undécima del país en lo que llevamos de año, según el Centro de Información de Penas de Muerte.

Foto: Los cinco condenados a pena de muerte que Estados Unidos quiere ejecutar

La defensa del exrecluso notificó el cambio en el método de ejecución el martes de esta semana. Los presos condenados a muerte de Tennesse tienen esta opción siempre y cuando el delito por el que haya sido acusado se haya cometido antes de 1999.

17 puñaladas

Los hechos que se le imputaron a West ocurrieron el 17 de marzo de 1986. A sus 23 años, abandonó su trabajo en el MacDonlad's de Lake City (al norte de Knoxville) y, tras pasarse esa noche bebiendo junto a su compañero y cómplice Ronnie Martin, acudieron al domicilio de Sheila Romines, de 15 años, —a quien conocían de su mismo instituto— en Andersonville, condado de Union.

Los nformes policiales revelan que los jóvenes estuvieon horas en el interior del coche frente a la puerta de la menor, esperando a que el padre de esta saliera de la casa. Cuando se marchó, Martin llamó a la puerta y ambos entraron a la vivienda, donde agredieron sexualmente a la joven y, posteriormente la apuñalaron a ella y a su madre, quien también se encontraba dentro.

Las autoridades detuvieron a Martin y West al día siguiente tras encontrar los cuerpos de Sheila y su madre Wanda (de 51 años), a quienes encontraron con las manos atadas a la espalda. La autopsia determinó que Sheila había recibido 17 puñaladas y presentaba heridas "con signos de tortura", según recoge el diario local The Tennessean.

Tras su arresto, West confesó haber violado a la menor, pero inculpó a su compañero de los asesinatos a ambas mujeres.

Finalmente, en 1987, el preso fue condenado a muerte por un delito doble de asesinato y otro de violación; mientras que Martin, al no cumplir con la mayoría de edad en el momento de los crímenes —como marca el reglamento del Tribuanl Supremo de Estados Unidos—, fue sentenciado a cadena perpetua, una pena que todavía hoy cumple y la posibilidad de solicitar la libertad condicional en 2030.

Las últimas palabras de West antes de ser ejecutado a la silla eléctrica estuvieorn dedicadas a Dios: "En el principio, Dios creó al hombre. Y Jesús lloró".

Asesinatos Violaciones Estados Unidos (EEUU) Sucesos
El redactor recomienda