BETTY BOOTHROYD, LA MUSA DE PEOPLE'S VOTE

El icono europeísta del Reino Unido es ahora una mujer de 89 años

Aunque muchos de los que piden un segundo referéndum ni siquiera habían nacido cuando ella ponía orden en los Comunes, la han convertido en el nuevo icono de la causa europeísta

Foto: Betty Boothroyd, durante su intervención en un acto de People's Vote, en Londres. (Reuters)
Betty Boothroyd, durante su intervención en un acto de People's Vote, en Londres. (Reuters)

“Pensé, amigos míos, que mis días de mítines habían acabado. Pero esta lucha me importa más que cualquier otra que haya conocido en mi larga vida en política”, asegura Betty Boothroyd. Tiene una voz grave, trabajada durante largos años a base de cajetilla de tabaco diaria. Se mueve aún con agilidad, herencia quizá de sus años como bailarina profesional. Tiene carisma y es irónica. Y aunque muchos de los que se manifiestan ahora en el Reino Unido pidiendo un segundo referéndum ni siquiera habían nacido cuando ella ponía orden en la Cámara de los Comunes, ahora la han convertido en el nuevo icono de la causa europeísta.

A punto de cumplir los 90 años, Boothroyd ha causado gran revuelo con su intervención en el último acto celebrado esta semana por People's Vote. Ante el caos del Brexit y la nueva prórroga aprobada por los Veintisiete, la campaña pro UE vuelve a tomar impulso para demandar un nuevo plebiscito. Y a pesar de contar con el apoyo de rostros tan conocidos como el músico Bob Geldof o el actor de 'X Men' Patrick Stewart, los europeístas tiene ahora a Boothroyd como su nueva musa.

“No culpo a los que votaron por irse [de la UE], me he encontrado con muchos taxistas que votaron por el Brexit, pero no los culpo. Culpo a los charlatanes que vendieron las falsedades de que esto sería fácil, sería gratis, sería estupendo económicamente”, explicó ante una audiencia completamente entregada.

“Pero ¿qué puede decirse de nuestra política cuando los que dijeron tantas mentiras están ahora entre los favoritos para convertirse en el próximo primer ministro? Dejadme daros un consejo: no confiaría en ellos para que vigilaran mi baño, así que mucho menos para que administren mi país”, matizó en clara referencia a Boris Johnson.

Durante la campaña del referéndum de 2016, el excéntrico político recorrió el Reino Unido con un autobús que prometía destinar 350 millones de libras semanales al Sistema Nacional de Salud Público si los británicos abandonaban la UE. Desde el principio, se supo que la cifra era falsa. Y aun con todo, se convirtió en el ministro de Exteriores y ahora es uno de los más populares para sustituir a Theresa May.

El triunfo de la causa euroescéptica se debió en gran parte al voto de la tercera edad. El 64% de los mayores de 65 años apostó por el divorcio. Sin embargo, Boothroyd rompe todos los esquemas. Para los jóvenes, ha supuesto un completo descubrimiento y sus discursos son ahora de lo más compartido en redes sociales.

“May ha intentado hacer que esto funcione. Y Corbyn, en los últimos días, ha tenido una oportunidad y ha tratado de ayudar. Pero escúchenme los dos: el Brexit no está funcionando. Europa nos necesita tanto como nosotros necesitamos a Europa. Es hora de dejar de buscar una solución. Ha llegado el momento de implementar la solución. Y esa solución se llama People's Vote”, señala.

En cualquier caso, para los no tan jóvenes, Boothroyd ya era una cara conocida. La que fuera diputada laborista se convirtió en 1992 en la primera mujer en convertirse en responsable de la Cámara de los Comunes y 'arbitrar' los intensos debates de sus señorías, gritando el mítico 'order, order' que tan popular ha hecho ahora al actual Mr Speaker, John Bercow.

La laborista se retiró al cumplir los 70 años, pero durante el tiempo que estuvo al frente de la Cámara Baja llevó a cabo una serie de reformas para liberarla de algunas de sus prácticas más arcaicas y realizó recepciones con regularidad para mostrar al público cómo funcionaba la vida en el Parlamento y hacerlo más accesible a los ciudadanos.

Betty Boothroyd, junto a Isabel II. (Reuters)
Betty Boothroyd, junto a Isabel II. (Reuters)

Nació el 8 de octubre de 1929 en una familia de obreros textiles, en Dewsbury, Yorkshire. Trabajó como bailarina profesional desde 1946 hasta 1948 y apareció en el West End de Londres como miembro de la línea corista de Tiller Girls. Pero en 1965 se pasó a la política. Primero en el municipio de Hammersmith y en 1973 ya con escaño en Westminster.

Durante su carrera como Madam Speaker, se describía a sí misma como una “agradable regordeta” sin inhibiciones sobre lo que comía. “Simplemente me gusta la buena comida, los filetes de res, y disfruto las patatas fritas del Parlamento. Son estupendas”, recalcaba. Nunca se llegó a casar y asegura que nunca se ha sentido sola. “No tengo hijos. No tengo nietos. Mi calidad de vida no va a verse afectada. ¿Pero qué ocurre con todos esos jóvenes? ¿Deben ser despojados de sus derechos por el capricho de quienes usaron toda esa basura en un referéndum y temen ahora ser desafiados en otro?”, matiza. Boothroyd en estado puro. Ha renacido una estrella.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios