la distribución del poder en el mundo

Radiografía del mercado armamentístico global: EEUU domina, China y Rusia avanzan

Las compañías estadounidenses dominan el mercado armamentístico, impulsadas por la Administración Trump. Pero las empresas de China y Rusia ganan terreno. Europa mantiene el tipo

Foto: Un caza de combate Lockheed Martin F-35 en una feria armamentística en Berlín. (Reuters)
Un caza de combate Lockheed Martin F-35 en una feria armamentística en Berlín. (Reuters)

Las compañías estadounidenses dominan con diferencia el mercado armamentístico global, gracias en gran medida al aumento del presupuesto de Defensa de la Administración Trump. Pero las empresas de dictaduras y autocracias como China, Rusia y Turquía están ganando terreno con velocidad, según un informe publicado este lunes por el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI).

La foto fija que ofrece el estudio "Cien mayores empresas de armamento y servicios militares 2017" retrata con gran fidelidad la distribución de poder en la escena internacional y la pretensión de algunos actores por aumentar su proyección de "hard power" en sus esferas de influencia geopolítica. No en vano la mayoría de empresas armamentísticas tienen como principal cliente a los gobiernos de sus respectivos países. Quien quiere poder, gasta en armas. Y los balances de estas compañías muestran sabrosos incrementos.

Las compañías de EEUU dominan con diferencia. 42 de las 100 mayores empresas del sector son de la primera economía mundial. Con Lockheed Martin y Boeing a la cabeza. Todas estas empresas vendieron en 2017 un total de 226.600 millones de dólares (más de 199.000 millones de euros), un 57 por ciento de la facturación total del Top 100. Esta cantidad supone además un incremento del 2 por ciento con respecto a lo que habían vendido el año anterior. "Teniendo en cuenta el volumen de las ventas de armas estadounidenses y el número de empresas en el ránking de 2017, Estados Unidos seguirá siendo el mayor fabricante de armas en los próximos años", asegura este informe, uno de los tres más importantes que lanza anualmente el SIPRI.

"Las empresas estadounidenses se están beneficiando directamente de la actual demanda de armamento del Departamento de Defensa de Estados Unidos", explica Aude Fleurant, directora del Programa de Gasto Armamentístico y Militar del SIPRI. En concreto, Lockheed Martin, el número 1 de esta lista con ventas por 44.900 millones de dólares (unos 39.500 millones de euros), se benefició de las entregas de cazabombarderos de última generación F-35, de misiles, sistemas antimisiles y sistemas de combate naval tipo Aegis.

Rusia y China

El segundo país por facturación agregada es Rusia. Desbancando a Reino Unido -que ocupaba esta posición desde 2002-, las diez empresas rusas incluidas en la clasificación del SIPRI supusieron el 9,5 por ciento de las ventas del Top 100. Alcanzaron los 37.700 millones de dólares (algo más de 33.000 millones de euros), tras un salto del 8,5 por ciento con respecto al año anterior. De forma significativa, el fabricante ruso Almaz-Antey se colocó por primera vez entre las diez mayores empresas de este ranking al aumentar su facturación en un 17 por ciento.

"Las empresas rusas han experimentado un crecimiento significativo en sus ventas de armamento desde 2011", apunta Siemon Wezeman, investigador del Programa de Gasto Armamentístico y Militar del SIPRI. "Esto es acorde con el aumento del gasto ruso en armamento para modernizar sus Fuerzas Armadas", agrega.

Un oficial de la Russian National Guard ante vehículos blindados durante unas maniobras en Alabino, cerca de Moscú. (Reuters)
Un oficial de la Russian National Guard ante vehículos blindados durante unas maniobras en Alabino, cerca de Moscú. (Reuters)

El SIPRI no incluye empresas chinas en su listado. Pero por falta de información fiable y consistente, no porque no alcancen el tamaño necesario. Sin embargo, subraya el estudio, "hay cierta información disponible sobre varias grandes compañías que son parte de la industria armamentística china, mayormente en manos del estado". El instituto, un referente mundial en ventas de armamento, estima que tres empresas del gigante asiático podrían entrar entre las diez primeras de su Top 100. Son AVIC, que en 2017 facturó 20.100 millones de dólares (más de 17.600 millones de euros), NORINCO (17.200 millones de dólares o más de 15.00 millones de euros) y CETC (12.200 millones de dólares o 10.700 millones de euros). Además, calcula que "al menos otras siete" empresas chinas deberían estar en su clasificación empatando, al menos numéricamente, con Rusia.

Turquía, otro país en una deriva autoritaria bajo la presidencia de Recep Tayyip Erdogan, recibe una mención aparte en el estudio. Pese a su contribución modesta a la clasificación con apenas dos empresas, el SIPRI resalta el repunte del 24 % en ventas en términos interanuales. Estima, además, que estamos ante una tendencia en este "fabricante emergente". "Este significativo incremento refleja las ambiciones de Turquía de desarrollar su industria armamentística para satisfacer su creciente demanda de armas y llegar a ser menos dependiente de proveedores extranjeros", analiza Pieter Wezeman, investigador del Programa de Gasto Armamentístico y Militar del SIPRI.

La UE y Reino Unido

Europa, por su parte, mantiene el tipo. 24 empresas comunitarias aparecen en el ranking, con unas ventas combinadas de 94.900 millones de dólares (83.300 millones de euros), casi un 24 por ciento de la facturación total del Top 100 y un 3,8 por ciento más que en el año previo. Las ventas de las empresas de Reino Unido suponen un 9 por ciento del total del listado, seguidas por las francesas (5,3%), las transeuropeas (3,7%), las italianas (2,6%) y las alemanas (2,1%).

El grupo de las compañías europeas está encabezado por la británica BAE Systems, cuarta de la lista con 22.900 millones de dólares (20.100 millones de euros). Esto, unido al hecho de que Reino Unido es el mayor fabricante europeo, plantea ciertas dudas sobre las posibilidades de que la UE 27 pueda alcanzar en un futuro próximo cierta autonomía en materia de defensa y seguridad. Pese al reciente inflamación del debate sobre el ejército europeo.

Reino Unido es el mayor fabricante europeo, lo que plantea dudas sobre las posibilidades de que la UE pueda alcanzar autonomía en materia de defensa

Sólo una empresa española aparece mencionada. Se trata de los astilleros estatales de Navantia, que aparecen en el puesto 87. En 2017 facturó 910 millones de dólares (800 millones de euros), un 23 por ciento más que en el ejercicio anterior, según datos del SIPRI, que destaca asimismo que el 93 por ciento de las ventas de esta empresa fueron material militar.

Además se percibe una creciente concentración en el sector. Las diez mayores empresas de este Top 100 facturaron 198.200 millones de dólares (unos 174.000 millones de euros) o cerca del 50 por ciento de las ventas de todas las compañías en la clasificación. Esto supone un incremento del 10 por ciento en comparación a lo que vendieron las diez grandes en 2016.

Por último, el SIPRI resalta que las 100 mayores empresas del sector armamentístico facturaron 398.200 millones de dólares (más de 349.700 millones de euros), un 2,5 por ciento más que en el año previo. Y lo compara. El volumen total es una sexta parte de lo que vendieron las quince primeras manufactureras del Fortune Global 500 (Toyota, Volkswagen, Apple, Samsung, Daimler, General Motors, Ford, Hon Hai Precision Industry, Honda, General Electric, Fiat Chrysler, SAIC Motor, Nissan, BMW, China Railway and Engineering). La industria armamentística es percibida a menudo como "grandes corporaciones", argumenta el SIPRI, pero hay que aportar una "imagen realista" de su posición.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios