revés para la justicia española

Estrasburgo sentencia que Otegi no tuvo un juicio justo en el caso Bateragune

Los magistrados confirman que hubo sesgo por parte de los jueces que los condenaron por ser miembros de ETA

Foto: Arnaldo Otegi. (EFE)
Arnaldo Otegi. (EFE)

Unanimidad. Con esta contundencia se ha pronunciado hoy el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo sobre la demanda del líder 'abertzale' Arnaldo Otegi contra la Justicia española. Los seis jueces al cargo del caso ven claro que Otegi y otros cuatro dirigentes de la izquierda 'abertzale' no tuvieron un juicio justo durante el caso Bateragune. "Hubo una violación del derecho a un juicio justo [que recoge] el Convenio Europeo de Derechos Humanos", asegura en el fallo.

Los magistrados confirman que hubo sesgo por parte de los jueces que los condenaron por ser miembros de ETA. "Los demandantes tenían temores objetivamente justificados sobre el hecho de que estos jueces carecieran de imparcialidad en su caso", afirma la Corte de Estrasburgo. La demanda se refiere, en concreto, a la magistrada de la Audiencia Nacional Ángela Murillo. Otegi y las otras cuatro personas —Sonia Jacinto, Rafael Díez Usabiaga, Miren Zabaleta y Arkaitz Rodríguez— fueron condenados por intentar reconstruir la ilegalizada Batasuna.


Murillo había preguntado a Otegi en otra causa anterior si condenaba el terrorismo. Tras su silencio, Murillo afirmó: "Ya sabía yo que no me iba a contestar a esa pregunta", recuerda Estrasburgo en su sentencia. Otegi fue condenado entonces —2010— a dos años de prisión, pero apeló la decisión por la parcialidad que había mostrado la magistrada y logró finalmente ser absuelto por el Tribunal Supremo. Sin embargo, cuando el caso por la reconstrucción de Batasuna llegó de nuevo a la misma sala en la que se encontraba Murillo y Otegi volvió a objetar ante el sesgo mostrado por la jueza, sus quejas no fueron escuchadas.

Estrasburgo sentencia que Otegi no tuvo un juicio justo en el caso Bateragune

La cuestión fue finalmente despachada por el Tribunal Constitucional, que en 2014 sentenció que las dudas sobre la impacialidad de la jueza no eran en este caso justificadas, a la vez que hacía hincapié en que los cargos que se atribuían a Otegi en aquel momento —la reconstrucción de Batasuna frente al enaltecimiento del terrorismo por el que se le había juzgado en 2010— no eran los mismos. Cuatro años después, cumplidas las condenas, Estrasburgo sentencia por unanimidad que no es así: sí había motivos para temer que Murillo fuera parcial.

En concreto, la Corte que vela por el cumplimiento del Convenio Europeo de Derechos Humanos en los países europeos que lo firmaron cree que es cierto que no hay motivos subjetivos para suponer que la magistrada tenía un sesgo en este caso. Es decir, no cree que haya nada en las "convicciones personales o en el comportamiento" de la jueza que funde estos temores. Sin embargo, sí cree que hay motivos objetivos para tenerlos: aunque los casos eran por distintos cargos, ambos "tenían un vínculo común en el hecho de que los dos se refieren a cuestiones relacionadas con ETA".

La reacción no se ha hecho esperar: Otegi ha cargado contra el Estado español, al que considera "antidemocrático". "Mintieron, construyeron una acusación falsa, nos encarcelaron, cumplimos la condena... Nos encarcelaron por construir una estrategia pacífica. Hoy, su gran mentira queda al descubierto. Nuestra sonrisa es más amplia y España queda retratada como lo que es: un Estado antidemocrático", ha asegurado en Twitter.

En cualquier caso, el Tribunal de Estrasburgo considera que con el reconocimiento de que tenían razón en su queja, los demandantes pueden darse por satisfechos, y declina imponer ninguna otra medida a España.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
122 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios