tesco raciona la compra de cajas de cerveza

Reino Unido se está quedando sin cerveza, refrescos, filetes de ternera... por el CO2

La escasez de gas CO2, que está dificultando ciertos procesos en la industria alimentaria británica, ha provocado que los mayoristas hayan hecho restricciones en la compra masiva de bebidas

Foto:

Con temperaturas por encima de los 30 grados en casi todo el Reino Unido, muchos son los bares y restaurantes del país que tienen serias dificultades para servir cervezas y refrescos. La culpa no es otra que de la escasez de gas CO2, que está dificultando ciertos procesos en la industria alimentaria británica que han provocado que los mayoristas de CO2 hayan hecho restricciones en la compra masiva de bebidas.

Esta problemática llega en un momento clave para la venta de este tipo de bebidas: ya ha arrancado el Mundial de fútbol y en breve lo hará el campeonato de tenis de Wimbledon. Y encima con temperaturas muy por encima de las habituales. De hecho, cadenas tan importantes en Reino Unido como Wetherspoon han confirmado a la BBC que varios de sus establecimientos no sirven varias marcas de cerveza y sidra, la mayoría de ellas de Heineken.

La escasez de CO2 podría llevar a la industria que lo suministra a su "peor situación en décadas". El CO2 es el gas que se utiliza para carbonizar refrescos y bebidas alcohólicas y para el envasado de carne fresca y ensaladas.

Reino Unido se está quedando sin cerveza, refrescos, filetes de ternera... por el CO2

Una de las principales fuentes de CO2 en Europa occidental son las plantas de amoniaco, que se cultivan para la industria de fertilizantes. Sin embargo, el tiempo máximo de producción de fertilizantes es el invierno, lo que significa que la productividad se reduce sustancialmente justo en el momento en que aumenta la demanda de CO2. Una combinación de los precios de mercado en descenso y las paradas estacionales de las instalaciones de producción de CO2 en Europa continental ha dejado al Reino Unido, que importa alrededor de un tercio de su CO2, con una sola planta en funcionamiento, causando temores de suministro y límites en las compras.

El mayorista de alimentos Booker, propiedad de la cadena de supermercados Tesco, está racionando las compras de los clientes a 10 cajas de cerveza y cinco de sidra o refrescos. Pero no solo la industria de bebidas se ha visto afectada por la escasez. El British Poultry Council advirtió de que las plantas procesadoras de aves de corral podrían verse gravemente afectadas, algo que también está ocurriendo con el procesamiento de carne. De hecho, la BBC informa de que algunas empresas de embalaje están trabajando con menos CO2 de lo habitual para empaquetar sus productos, lo que puede obligar a cambiar los periodos de las fechas de caducidad. "Si acortas las fechas de caducidad, todo el mundo tiene que transportar la mercancía más rápido. La cadena de suministros es muy compleja", afirmó a la BBC un portavoz de la Asociación de Procesadores de Carne británicos.

A esta problemática hay que sumar que el martes el mayor matadero de Escocia, en Brechin (norte de Edimburgo), tuvo que cerrar temporalmente por la falta de CO2, que utilizan para aturdir a los animales antes de sacrificarlos; por lo que la producción de carne se ha reducido significativamente.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios