Tusk visitará madrid, roma, viena y budapest

Fecha para el estreno europeo de Sánchez: recibirá el martes a Tusk

Tusk, quien su vez será en anfitrión de Sánchez y el resto de líderes europeos en la cumbre que se celebra el 28 y 29 de este mes en Bruselas, calienta así motores

Foto: Pedro Sánchez, durante su encuentro con el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su encuentro con el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar. (EFE)

Ya hay fecha para el primer contacto directo de Pedro Sánchez con Bruselas. A la espera de la confirmación final, el nuevo presidente del Gobierno español recibirá al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en La Moncloa el próximo martes. Se espera que ambos mantengan una cena de trabajo, en la que, más allá de las debidas presentaciones, afronten los delicados retos que a los que se enfrenta la Unión Europea.

Tusk, quien su vez será en anfitrión de Sánchez y el resto de líderes europeos en la cumbre que se celebra el 28 y 29 de este mes en Bruselas, calienta así motores de cara a una cita que cada vez está tomando más relevancia. No solo será la presentación en sociedad de Sánchez ante sus homólogos europeos -salvo del irlandés Leo Varadkar, que ya ha pasado por Madrid-, sino que además el presidente español será uno de los protagonistas del encuentro tras la crisis del buque “Aquarius”, que ha vuelto a poner a la migración en lo alto de la lista de las preocupaciones de Bruselas y el resto de capitales comunitarias.

El sorpresivo gesto de Sánchez de acoger el barco de la ONG francesa SOS Mediterranée, con 639 migrantes rescatados del mar a bordo, tuvo mucho eco en la Unión Europea. Además de poner fin a la disputa europea iniciada tras la orden de Matteo Salvini, ministro italiano de Interior, de cerrar sus puertos al barco, señala un cambio de actitud de España. Por su parte, la medida de Salvini no solo ha sido interpretada -con acierto- como un puñetazo encima de la mesa por parte del nuevo gobierno italiano, sino que también ha puesto a la UE frente a un espejo que lleva tres años evitando mirar.

La pelea Macron-Conte

Desde que la crisis de los refugiados en 2015 sembrara la semilla de la discordia entre los Estados miembros, poco o nada se ha avanzado hacia una verdadera política de acogida europea. Italia, igual que Grecia, lleva años en la primera línea de las llegadas, rogando a sus socios que le ayuden a gestionar los flujos migratorios. La indiferencia europea, junto a la oposición frontal de países como Hungría o Austria a colaborar, ha terminado por acabar con la paciencia de los italianos, que han decidido actuar unilateralmente.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Por ello, Salvini proclamó “victoria” tras saber que había logrado evitar el atraco del “Aquarius”. Sus modos, duramente criticados por varios países que consideran que Roma ha violado la legislación internacional, le han valido un encontronazo especialmente con París, a raíz de las críticas vertidas por el presidente francés, Emmanuel Macron.

Las palabras de Macron -que en Italia es considerado un “cínico” por permitirse criticar a su país mientras mira a otro lado en materia migratoria- enfurecieron a Roma, que llamó a consultas a su embajador en la capital gala. Tras unas disculpas de Macron, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, finalmente ha accedido a visitar París este viernes. Tras una reunión, ambos líderes han llegado a un acuerdo para hacer un frente común para llegar a cambios efectivos en las políticas migratorias europeas.

Los duros: Austria, Budapest... ¿Y Berlín?

Con este delicado contexto, Tusk viajará el miércoles a Roma, para sondear también al gobierno italiano. Su gira europea no se dentro allí: el viernes irá a Austria, país que asume en julio la presidencia rotatoria de la Unión Europea, donde se entrevistará con el primer ministro conservador Sebastian Kurz, quien gobierna en coalición con los ultraderechistas del Partido de la Libertad de Austria (FPÖ).

Tras Viena, Tusk se desplazará a otras de las capitales que representan el eje duro contra la migración, Budapest, donde se encontrará con el polémico Viktor Orban. El reelegido primer ministro, nacionalista y populista, mantiene un pulso con Bruselas a cuenta de la deriva autoritaria emprendida por Orban, quien es además un estrecho aliado del Gobierno de Polonia, férreo opositor de Tusk, ex ministro que representa una visión conservadora liberal de la política polaca.

Viktor Orban. (Reuters)
Viktor Orban. (Reuters)

Ya la semana siguente, Tusk se desplazará el martes a Berlín para participar en la reunión a tres bandas -Alemania, Francia, UE- que organiza Angela Merkel. El encuentro es especialmente significativo, después del encontronazo de la canciller con su ministro de Interior, el conservador bávaro Horst Seehofer, a cuenta de sus planes para endurecer las políticas germanas migratorias.

Seehofer, además, se mostró abierto a crear un eje Berlín-Viena-Roma para impulsar una política migratoria más restrictiva en la UE, en contra de las pautas promovidas por Merkel. Quizás la presión obligue a Merkel abandonar su tradicional prudencia y reaccionar, de modo que acepte la propuesta fraguada hoy en París entre Macron y Conte para, por el contrario, crear mecanismos que faciliten una llegada legal de migrantes. ¿Cómo? Con centros de demanda de permiso de acceso a la Unión en los países de origen. Una medida que ya surgió durante la crisis de 2015, creando una gran polémica entre los partidarios de cerrar las puertas de Europa.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios