los venezolanos acuden hoy a las urnas

Elecciones en Venezuela: qué puede pasar después del 20-M

El país se enfrenta a unos comicios complejos, con la opositora Mesa de Unidad Democrática llamando al boicot y dudas sobre el grado de participación. Aquí los posibles escenarios

Foto: El presidente Nicolás Maduro saluda a los observadores internacionales venidos al país para las elecciones de este domingo, en Caracas, el pasado 18 de mayo de 2018. (Reuters)
El presidente Nicolás Maduro saluda a los observadores internacionales venidos al país para las elecciones de este domingo, en Caracas, el pasado 18 de mayo de 2018. (Reuters)

Venezuela se enfrenta a las elecciones presidenciales más complejas de sus últimos años. Se adelantaron los comicios —que solían ser en diciembre—, y la Mesa de la Unidad —el bloque que tiene buena parte de los partidos de oposición—, decidió no participar y hace campaña en pro de la abstención. La Unión Europea, Estados Unidos o el Grupo de Lima han dicho que no reconocerán los resultados. Todo en medio de más sanciones del Departamento de Estado, esta vez contra Diosdado Cabello, su esposa y su hermano, con una economía en crisis, escasez de alimentos y medicinas y una hiperinflación que el Fondo Monetario Internacional calcula que llegue a 14.000% a finales de año. En medio de todo esto, ¿qué puede pasar después del domingo en Venezuela?

En la mayoría de las encuestas se desprende que a mayor participación, menor oportunidad de ganar tiene Nicolás Maduro. El ánimo en las calles y el llamado de la MUD no solo a no votar, sino contra el candidato Henri Falcón —el segundo en intención de voto—, parece indicar que este domingo no habrá mucha movilización.

Eglée González Lobato, analista política, dice que el mejor escenario que se puede plantear en la jornada "es que gane Maduro o Falcón, pero ambos con votos, de modo limpio. Si Falcón gana y no se le reconoce el triunfo... eso llevaría a una tensión en el país, algo muy negativo. Y Falcón debería tener las pruebas claras".

Más allá de quién gane, señala que hay un primer impacto claro en la reestructuración del centro del poder político. "Vista la postura que tomó la MUD, dejan las funciones en el ejercicio de la política, lideran un partido de no votantes sin ruta ni estrategia para seguir. Eso ha dejado desolación y orfandad política, desconcierto, la nada. Eso va a tener un costo importante y va a significar que habrá un nuevo liderazgo político con otros actores en la oposición".

De ganar Falcón, la analista cree que, más allá de lo que este ha prometido en campaña, un acuerdo nacional de gobernabilidad, "puede que esto implique un diálogo con las fuerzas políticas contrarias, plantear el tema de la justicia transicional y lograr que haya un cambio político en paz donde se le garantice al gobierno saliente condiciones para un retiro de convivencia pacífica". En este caso, ¿qué podría hacer la comunidad internacional? "La mayor preocupación es el canal humanitario. Si hay un cambio político, se permitiría que se abra este canal".

El candidato opositor Henri Falcón, de la Avanzada Progresista party, saluda a sus seguidores durante un mítin de cierre de campaña en Barquisimeto, el 17 de mayo de 2018. (R)
El candidato opositor Henri Falcón, de la Avanzada Progresista party, saluda a sus seguidores durante un mítin de cierre de campaña en Barquisimeto, el 17 de mayo de 2018. (R)

"Maduro significa incertidumbre"

Pero si el ganador fuera Maduro, González Lobato dice que hay una gran incógnita. "Maduro significa incertidumbre. Van a continuar presionando para impedir que Venezuela se convierta en un estado fallido. Y si gana él, podría ser parte del plan que esto se quede aún más aislado, como ocurrió en los 60 con Cuba". Otro escenario que la analista sostiene como probable es que Maduro hiciera un gobierno de coalición donde Falcón asuma el liderazgo nacional de fuerzas que se oponen al Gobierno ante la "irresponsabilidad de la MUD, que teniendo a Maduro con 80% de rechazo, no capitalizan eso".

La historiadora y analista política Margarita López Maya no ve que vaya a pasar algo distinto a que gane Maduro. "Pero puede que haya poca legitimidad, que el contexto sea totalmente fraudulento y lleno de irregularidades. Y en ese contexto, más que triunfantes, salen sobreviviendo porque no se sabe cuánto tiempo más aguantarán".

Dice que a la situación "gravísima" en la que se encuentra el país económicamente "se le añade que en los últimos días se les ha ido acorralando más y parece no importarles nada más que estar en el poder. Esto podría hacer mucho ruido en el sector militar y así se conforma una coyuntura para un cambio político en Venezuela. Es una oportunidad que se podría estar abriendo, pero que se puede ir si la oposición y factores de poder no se mueven al unísono".

Aunque puede ocurrir que no haya esta presión ni una Fuerza Armada que empuje a la negociación. "Estaríamos entonces ante la consolidación del régimen totalitario. Pero es difícil que se mantenga con el ahogo monetario que tiene".

Para López Maya, la vía del cambio en Venezuela pasa por lo económico. "Que se acabe el financiamiento. Tenemos años esperando que las Fuerzas Armadas se muevan y no hacen nada. Si el quiebre total de PDVSA no produce reacción, ya no hay nada que hacer, esto es tierra arrasada".

Soldados en formación durante un acto organizativo de cara a los comicios, en Fuerte Tiuna, Caracas, el 15 de mayo de 2018. (R)
Soldados en formación durante un acto organizativo de cara a los comicios, en Fuerte Tiuna, Caracas, el 15 de mayo de 2018. (R)

En clave económica

Justamente la economía es la clave para el país. Y aquí las previsiones tampoco son halagüeñas. "Independientemente del resultado del 20 de mayo, la crisis económica se profundizará. Los planes de reforma necesarios para salir de ella implican muchos recursos y negociaciones y, por tanto, tiempo", cuenta la economista Anabella Abadí. Eso, contando con que gane Nicolás Maduro. "Si la opción fuera otra, será difícil empezar un proceso de reforma el 21 de mayo, porque el principal reto al que se enfrentaría el ganador sería de gobernabilidad", dice.

"Si uno se guía por el desempeño anterior del Gobierno, no parece que vaya a hacer nada distinto y eso apunta a una radicalización con más alcance invasivo en la actividad política y económica", opina Teresa Herrera, economista. Sobre las sanciones externas, piensa que después de que Conoco Phillips ganara la demanda internacional en la que obliga a la petrolera venezolana PDVSA a pagarle más de 200.000 millones de dólares, Estados Unidos no hará más movimientos. "Puede quedarse quieto sin hacer más sanciones de tipo financiero. Se pueden ahorrar el coste geopolítico de ser un factor de presión".

En caso contrario, que Estados Unidos bloquee al país, podría haber un 'revival' de la política con Cuba. "Habrá un nacionalismo más fuerte en Venezuela. Es un escenario que contempla el Gobierno [de Maduro] y uno podría pensar que quieren que esto pase para poder echar la culpa de lo que pasa en el país a algo externo, y entrar así en un periodo especial fuerte y muy doloroso para la población que hará que Venezuela se empequeñezca", dice Herrera.

Esta especialista pinta el futuro incierto, pero con posibilidad de salida. "El rescate de este cadáver económico en que se ha convertido Venezuela podría asumirlo gente capaz. Esto se puede resolver, será duro y con costo político, pero es necesario".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios