en campaña con javier bertucci y henri falcón

Elecciones en Venezuela: rezos, reparto de sopa y dólares falsos para vencer a Maduro

Comienza la recta final en la campaña. De los candidatos que se batirán con Maduro, dos lideran las encuestas: Henri Falcón y Javier Bertucci. El reparto de sopas es uno de los signos de su campaña

Foto: Javier Bertucci, candidato de Esperanza por el Cambio, con un bebé durante el acto de campaña en Caracas. (Reuters)
Javier Bertucci, candidato de "Esperanza por el Cambio", con un bebé durante el acto de campaña en Caracas. (Reuters)

Comienza la recta final en la campaña en la que se define el próximo presidente de Venezuela. De los candidatos que se batirán con Nicolás Maduro, el actual jefe de Gobierno, son dos los que toman la cabeza en las encuestas: Henri Falcón y Javier Bertucci. Ambos candidatos, del interior, hicieron este domingo y lunes su último acto de campaña en Caracas.

Bertucci, el pastor: rezo y sopa

Este llanero del estado Portuguesa está acostumbrado a hablar frente a la gente, tiene carisma, discurso, presencia en una tarima y solvencia con el micrófono. No en vano, hace más de 20 años está al frente de la Iglesia Cristiana Maranatha y en la organización El Evangelio Cambia. Desde allí, organiza programas sociales y religiosos en las zonas donde más calado tiene esta vertiente evangélica, entre las comunidades de más bajos recursos.

Bertucci ha escogido un lugar del Este de Caracas para hacer su último acto de campaña en la capital el pasado domingo, día de las madres en Venezuela. Un despliegue de “Esperanzadores”, se séquito de ayudantes vestidos con camisas blancas, prepara almuerzos mientras en unas mesas de decenas de metros de largo, mujeres de distintas edades esperan impacientes y bajo el sol su plato. El reparto de sopas ha sido uno de los signos de su campaña.

En una tarima, suenan grandes éxitos de salsa, todos con contenido religioso. “Ya viene la esperanza que se ha sentido en los últimos meses. Abrácenlo, llénenlo de amor”, dice un animador en la tarima. En un toldo, otro séquito de mujeres, secador, tijera y peine en mano, forma parte del “agasajo” que se le hará a las madres en su día: las peinan, cortan el pelo, depilan las cejas...

“Prefiero votar por él, porque sí puede haber un cambio. Yo soy madre, y mis hijos y yo hemos pasado mucho trabajo. Tenemos la esperanza de que gane y que la cosa cambie”, dice Oscareli Rivas, de San Agustín. A su lado, Claudia González, afirma que también votará por el pastor porque “es el que representa aun cambio”. Ninguna es evangélica, pero ambas votaron en su momento por Hugo Chávez y Maduro.

Si bien una parte de sus votantes proviene del chavismo descontento –según la encuestadora Delphos–, Bertucci agarraría un buen pellizco de los votantes de Falcón. Diversas encuestas le dan al evangélico y a su partido Esperanza por el Cambio en torno al 15% de intención de voto. A pesar de eso, Bertucci ha hecho varios llamados para que Falcón se una a él. “Si ama a Venezuela, debería declinar y venirse acá y vencer al Gobierno”. Falcón ha declinado la oferta.

Sirven los platos de comida y los “esperanzadores” advierten a a las mujeres: “No coman aún, esperen a la oración”. Pero más de una se abalanza sobre el plato con carne mechada, ensalada y patata, y se sirve de la palmerita dulce para empujar todo. Una de ellas esconde su plato vacío bajo el de una amiga.

“No coman aún, esperen a la oración”. Pero más de una se abalanza sobre el plato con carne mechada

“Es es un acto de honra a las madres venezolanas, las más bravas de Latinoamérica. La mitad de los hogares no tiene la figura del padre y ellas hacen de padre y madre, cómo no honrarlas”, dice Bertucci en el evento.

Entre sus propuestas está la apertura de un canal humanitario que ayude a paliar la actual crisis de comida y medicinas que vive el país o la eliminación del control cambiario. También, la creación de un marco legal que genere confianza a inversionistas.

En este último punto, tiene experiencia. Si bien hasta ahora era un desconocido en la política, en la prensa salió a relucir hace apenas dos años su perfil empresarial. Bertucci aparece en la investigación de los Panamá Papers. En un reportaje publicado por la periodista Katherine Pennacchio en el portal Armando.info, señala que el pastor es líder de un conjunto de empresas radicadas en Venezuela, Panamá, República Dominicana y Estados Unidos dedicadas al comercio de distintos rubros, entre ellos, medicinas y materiales de construcción, y que contrató los servicios del bufete Mossack Fonseca para ocultar sus ganancias en paraísos fiscales. Bertucci lo negó.

Al terminar de hablar con los medios, el pastor baja de la tarima y se sienta a presidir una de las mesas donde las madres esperan a la oración para comer. Bertucci termina el rezo. En la mesa de al lado, una señora, visiblemente flaca, ya ha terminado su plato.

El candidato Javier Bertucci tras el reparto de comidas durante un acto electoral en Caracas. (Reuters)
El candidato Javier Bertucci tras el reparto de comidas durante un acto electoral en Caracas. (Reuters)

Falcón, el díscolo: tarima y dólar

Lejos de ser un neófito, Henri Falcón tiene la solvencia de haber estado en política desde casi 20 años y, además, de conocer ambas polos –ahora más difusos– del espectro ideológico venezolano. Inició su camino en el chavismo, pero en 2010 presentó su renuncia al PSUV y se inscribió en el partido Patria Para Todos, para luego fundar su propio partido, Avanzada Progresista. Fue gobernador del estado Lara desde 2008 hasta el año pasado, cuando se batió en las urnas y perdió. Estuvo integrado en la Mesa de la Unidad (MUD), el bloque de mayoría opositora. Incluso fue el jefe de campaña de Henrique Capriles en la campaña presidencial de 2013.

Su último acto en Caracas ha sido en Petare, uno de los barrios (favela) más grandes de América Latina. El evento es de corte tradicional en las campañas venezolanas: tarima, música bailable y discurso del candidato al final. “Los evangélicos vienen de algo oscuro y Falcón es claro y transparente. El viene de ser chavista y no lo niega. Y tiene mucha experiencia en Lara”, dice una mujer ataviada con una gorra del MAS, uno de los partidos que apoya al político y que, de hecho, es el que más presencia tiene en el acto. Es, junto con Movimiento Ecológico, Copei y su partido, Avanzada Progresista, los que apoyan y prestan su maquinaria a Falcón para estas elecciones.

Suena a todo volumen “Nosotros vivimos bajo e' la matica”, que Un solo pueblo interpreta en vivo. El grupo de folclore y parranda tiene solera y tradición en el país, más de 40 años. Y también experticia en sonar en actos de este tipo. La misma canción que bailan los petareños sonó el día de la investidura de Nicolás Maduro en 2013.

“Queremos un cambio para este país. El presidente que tenemos es de locos. Y yo sí creo en Henri. Soy 100% opositora, siempre lo he sido, pero me parece que los de la MUD son unos sinvergüenzas porque no se pone ninguno de acuerdo”, dice Elena Martínez, vecina de Petare.

Falcón cuenta con una intención de voto que varía entre el 25 y el 45%, según distintas encuestas- Su principal obstáculo es, además de la propia candidatura de Maduro, la abstención. Tras escindirse de la MUD por no acatar el “boicot a los comicios por falta de garantías”, la Unidad inició una campaña doble: promoviendo la abstención y atacando a Falcón.

Lanzan billetes que simulan a los de 100 dólares. “#DolarizacionConHenriFalcon (sic) Sueldos y Pensiones en Dólares” (sic) pone al dorso. Es su principal propuestas junto, también, con la apertura de un canal humanitario.

Seguidores de Henri Falcón durante el mitin del candidato en Petare, Caracas. (A. Hernández)
Seguidores de Henri Falcón durante el mitin del candidato en Petare, Caracas. (A. Hernández)

Ya en tarima, el candidato presenta a parte del que será su equipo si gana en 20M. “De esto no salimos con gente de fuera, de esto salimos solos los venezolanos”. Y lanza palabras “contra aquellos que quieren hacer política y están fuera del país, los que piden que nadie vote y no están aquí pasándola mal, sin comer y sin medicinas”. La gente grita, asiente.

Se va entre abrazos y besos de la gente. Luego, en su oficina en Caracas, donde abundan los cuadros de la Divina Pastora –la advocación mariana de Lara–, conversa relajado y apenas sin voz con un grupo de periodistas. Se le pregunta que, sin el apoyo de todos los partidos de la MUD podrá tener testigos de mesa el domingo, para vigilar el voto, y dice que el 98% está listo. “Esta elección está en la Constitución, en la mía, en la de los venezolanos”, señala para decir que son legítimos los comicios del domingo. Y advierte a los abstencionistas: “El destino de Venezuela está en juego”.

Por si la gravedad que imprime con su voz ronca no fuera suficiente, advierte: “Puede que esta sea la última elección democrática que se da en el país”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios