Así corteja (con éxito) el independentismo catalán a la sociedad británica
  1. Mundo
protestas, actos culturales y observadores

Así corteja (con éxito) el independentismo catalán a la sociedad británica

Para la causa independentista, Londres es un punto clave en materia de relaciones públicas, donde su éxito es innegable. Solo ahora empiezan a producirse reacciones en sentido contrario

Foto: Así corteja (con éxito) el independentismo catalán a la sociedad británica
Así corteja (con éxito) el independentismo catalán a la sociedad británica

“Vosotros franquistas, sois los terroristas”. “Libertad para los presos políticos”. Es martes por la tarde y alrededor de un centenar de personas corean los lemas frente a la embajada española de Londres. De fondo se escucha “L'estaca”, compuesta en plena dictadura por el cantautor Lluís Llach.

La concentración ha sido convocada por ANC England en protesta por el encarcelamiento por sedición, sin fianza, de Jordi Sànchez (ANC) y Jordi Cuixart (Òmnium Cultural). Sólo es uno de los muchos actos que se organizan cada semana para apoyar la declaración de independencia de Cataluña. Este sábado, por ejemplo, habrá “marcha de solidaridad” en Piccadilly Circus. Y el próximo miércoles, coloquio en la universidad SOAS - la única institución de educación superior en Europa especializada en el estudio de Asia, África y el Cercano y Medio Oriente- tras la proyección de la película “Las calles serán nuestras”.

La frenética actividad no es algo de los últimos meses. ANC England fue fundada en octubre de 2013 y, desde entonces, ha jugado un papel clave en la maquinaria puesta en marcha ya hace tiempo por la Generalitat para ganar apoyo internacional a su causa separatista. La mayoría de sus miembros –alrededor de medio centenar- no cumple los 40 años.

Foto: De Alemania a Eslovenia: la UE cierra filas en torno a Rajoy y rechaza mediar

“La ventana de oportunidad de construir un estado propio empezó con la crisis económica y la austeridad. Esto llevó a mucha gente, tanto de la población como del sector privado, a ver que era más eficiente y racional un estado independiente. A día de hoy, el apoyo ha aumentado por la represión”, asegura Carles Suarez, portavoz de la delegación inglesa de la organización. “La única disyuntiva para el pueblo catalán ahora mismo es entre el franquismo o la independencia”, matiza a El Confidencial. El joven, de 32 años, trabaja en el sector público británico y lleva ocho años viviendo en Londres.

Durante la concentración ante la embajada, Lluis Díaz, presidente de ANC England, anima a los asistentes ataviados con la estelada. Con sus mensajes a través del megáfono, este ingeniero de 30 años, alude a las palabras de la primera ministra británica Theresa May, que esta semana ha dado su apoyo al Gobierno de Mariano Rajoy, asegurando que Londres no reconocería una Cataluña independiente. “El Reino Unido tiene mucho que perder con el Brexit. Se la juega diciendo según qué cosas, así que obviamente ni va a jugar sus cartas hoy ni las va a jugar mañana”, señala. “Lo que hay que oir es lo que no se oye. Los países que han trabajado con el gobierno de Cataluña en los últimos años, los Países Bálticos, Escocia, Noruega, Finlandia, Dinamarca… ¿por qué están ahora callados? Porque es un tema delicado y ha de hacerse a puerta cerrada”, añade.

Protesta frente a la embajada española en Londres por el encarcelamiento de 'los Jordis'.
Protesta frente a la embajada española en Londres por el encarcelamiento de 'los Jordis'.

Díaz tiene claro que hay mandato para declarar la independencia, a pesar de que hubo un 43% de participación en el referéndum del 1 de octubre, suspendido por el Tribunal Constitucional. “Si lo miras con cifras absolutas, no es la mitad de los catalanes que votaron que sí. Porque no pudieron votar o por los motivos que sean. Pero tampoco votaron la mitad de los británicos por el Brexit. Como tampoco votaron la mitad de los españoles la Constitución. Si miras todos los referéndums que se han hecho en el mundo es muy poco probable que se gane con más del 50% favorable. Es prácticamente imposible”, asegura.

Tras el éxito de ANC England, la CUP también se está planteando abrir una delegación inglesa. Ona Curto colabora con CUP Exterior en Londres. “En todo el mundo tenemos bastante apoyo. Desde Tokio hasta Argentina. Ahora nos organizamos de manera diferente que las divisiones locales. De momento, CUP Exterior somos un núcleo único. Pero en breve creo que formaremos algo aquí porque ya somos alrededor de una decena de miembros y simpatizantes”, explica.

Cada uno de los mensajes de ambas organizaciones son twitteados al minuto en las redes, donde el movimiento independentista está realizando una labor impecable de relaciones públicas. En las últimas semanas, prestigiosos rotativos como New York Times, The Times, The Guardian, o la propia BBC, han publicado algunas piezas que han tendido a mostrar bastante simpatía por la causa. Aunque también es cierto que el ex director del diario The Guardian, Peter Preston, ha lamentado que los medios de comunicación divulgaran “noticias falsas” sobre los heridos el pasado 1 de octubre.

Foto: Sede del diario en Nueva York (Reuters)

Pero su influencia no sólo llega al mundo académico y mediático. Los independentistas también han conseguido llegar hasta Westminster. En la casa de la democracia más antigua de Europa está el “All-Party Parlamentary Group on Catalonia”. El grupo -como tantos otros que existen para debatir sobre temas que interesen a los parlamentarios- comenzó su actividad en 2015 y se “reinauguró” tras las elecciones generales en el Reino Unido.

Según asegura en su página web, su función es “ayudar a garantizar” que el debate sobre la autodeterminación catalana “se lleve a cabo de la manera más democrática”. Defiende su neutralidad. Sin embargo, es fácil detectar sus simpatías. Bien a través de su página web -donde en ningún momento se especifica, por ejemplo, la legalidad del referéndum- o bien a través de sus invitados: Raül Romeva, consejero de Asuntos Exteriores del Govern, y Carme Forcadell, presidenta del Parlamento de Cataluña. En total son 34 miembros, y aunque sus informes no tienen ninguna validez legal, sí ayudan a transmitir el mensaje separatista en determinados círculos. De hecho, cuatro de estos parlamentarios estuvieron entre los observadores internacionales invitados por la Generalitat para el 1-O.

Votación simbólica en el Día de Sant Jordi de 2014, en la que se reclamaba la celebración de un referéndum.
Votación simbólica en el Día de Sant Jordi de 2014, en la que se reclamaba la celebración de un referéndum.

“No es nuestra labor pronunciarnos sobre el proceso en sí, sino explicar lo que vimos. Y el recibimiento que tuvimos en Cataluña fue tremendamente amable”, asegura Lord Chris Rennard, mientras muestra en su Tablet un video de gente aplaudiendo a su llegada a Barcelona. “Lo que nosotros vimos fue gente feliz y pacífica y una desproporcionada y violenta respuesta policial”, matizó durante el evento que tuvo lugar este miércoles en una de las salas del parlamento, donde se publicó el informe elaborado tras su viaje. En las conclusiones, se recalca el buen hacer y la coordinación de los organizadores de colegios electorales, se condena la actuación policial y se felicita a los votantes por actuar de manera pacífica. Sobre la postura de los partidos unionistas representados en el parlamento autonómico –con quien también dicen que se reunieron-, la ilegalidad de la consulta o las irregularidades denunciadas en redes sociales por gente que pudo votar supuestamente en más de una ocasión, ni una línea.

Aparte del lord liberal demócrata, el Govern también invitó como observadores internacionales a tres diputados: Hywel Williams -del partido nacionalista gales (PC)- y Joanna Cherry y Douglas Champman –ambos del partido nacionalista escocés (SNP)-. Este último asegura que no hubo ninguna manipulación de los votos. “Yo todo lo que vi era correcto y el sistema sólo te dejaba votar una vez”, señala a este diario.

Foto: El PE desautoriza a los eurodiputados que se presentaron como 'observadores' en el 1-O

El acto de Westminster contó también con la participación de Sergi Marcén, delegado del Govern en el Reino Unido e Irlanda, quien lamentó que “nadie se quiera sentar a hablar cuando se ofrece un diálogo”. Lo que se conoce como la “embajada catalana” en Londres abrió sus puertas en 2008. Desde entonces, entre otras funciones, ha servido de puente entre la Generalitat y Catalans UK. Fundada en septiembre de 2007, esta organización sin ánimo de lucro se presenta en su web como “punto de encuentro de todos los amigos de Cataluña en el Reino Unido”. Según sus estatutos, su labor es la de “promover y hacer conocer la cultura e historia de los países de habla catalana”. Así mismo, asegura no estar afiliada a “ningún partido político”.

Pero, de nuevo, a través de sus actividades y, ante todo, mensajes en redes sociales –donde se publicitan todas las actividades de ANC England-, queda patente su simpatía y apoyo a la causa separatista. Es más, su sede está en la misma Delegació. Y, según la partida presupuestaria de la Generalitat, en 2016 recibieron una subvención de 20.800 euros. La que fuera presidenta de Catalans UK, Marina Falcó, es ahora responsable de la Dirección General de Relaciones Exteriores de la Generalitat. En determinados círculos se refieren a Delegació de la Generalitat, ANC England y Catalans UK como “La santísima trinidad”. La máquina parece funcionar a la perfección y el engranaje es similar en otros puntos de Europa y América.

Manifestación de Societat Civil Catalana UK en Londres, el pasado 8 de octubre
Manifestación de Societat Civil Catalana UK en Londres, el pasado 8 de octubre

Durante años, por tanto, la causa independentista ha ido trabajando para conseguir su “momentum”. Y la estrategia ha funcionado. De hecho, España atraviesa su peor crisis constitucional en la historia reciente.

Es por este motivo por lo que otros grupos a favor de la unidad han comenzado a movilizarse también en el exterior. En el caso del Reino Unido, desde hace apenas dos meses, lleva funcionando Societat Civil Catalana UK. “Estamos en plan asambleario. Acabamos de empezar”, asegura uno de sus miembros, Richard Burton, de madre española, padre americano y criado en Cataluña.

“Hay que reconocer que el movimiento independentista viene realizando desde 2012 una campaña de marketing increíble. Tienen detrás al Govern dando soporte financiero e infraestructura. Hasta ahora, han conseguido vender muy bien su producto, pero no porque fuera vendible, sino porque no había ningún tipo de competencia. Por eso decidimos que había que hacer algo”, señala.

Foto: Matjaž Šinkovec, el padre de la independencia eslovena. (Reuters)

¿Se ha esperado demasiado? “Nadie pensaba que se iba a llegar a esta situación. Ahora hay que trabajar duro porque en determinados sectores cuesta explicar nuestro mensaje, ya que llevan años recibiendo información sólo de un lado. Pero cada día tenemos más apoyo. En dos meses no se puede hacer lo mismo que otros han conseguido en cinco años, pero estamos contentos de lo que hemos hecho hasta ahora”, matiza.

En la actualidad, Societat Civil Catalana UK tiene alrededor de 25 miembros de diferentes signo político y sectores profesionales. En septiembre organizaron un acto donde Josep Borrell habló a favor de la permanencia de Cataluña en España, el pasado 8 de octubre convocaron una manifestación en Piccadilly y, poco a poco, van consiguiendo también presencia en los medios de comunicación, donde han logrado que se publiquen artículos del ex ministro Josep Piqué o Miriam Tey, vicepresidente de la Societat Civil Catalana.

“Nosotros no tenemos detrás la infraestructura que tienen ellos. Y con esto no estamos criticando el papel de la embajada, que debe mantener neutralidad porque representa al Estado, a todos y eso también incluye a los catalanes”, asegura Burton. “Pero estamos satisfechos de lo que hemos hecho en tan poco tiempo. Ahora bien, es un proceso complejo. Las noticias no se deben traducir literalmente del español al inglés porque tienen connotaciones distintas. En Reino Unido, por ejemplo, sedición quiere decir otra cosa. También es importante hacer saber a las formaciones de Westminster cuál es la postura oficial de los partidos en España. En este sentido, hemos conseguido que los laboristas ya no vayan a las reuniones del 'All-Party Parlamentary Group on Catalonia'. Ahora queremos explicar para eventos deportivos que la estelada es una bandera con connotaciones políticas. En definitiva, hay mucho desconocimiento y hasta ahora solo habían escuchado una voz”, matiza.

Reino Unido Independentismo CUP Sociedad Civil Catalana Theresa May Independencia de Cataluña