"LA POLÍTICA DE MAY NO SE BASA EN LA EVIDENCIA"

El hombre que hizo posible el Brexit pide frenarlo por sus "desastrosas consecuencias"

John Kerr, un exdiplomático británico que en 2003 diseñó el artículo 50, lidera un grupo de 60 escoceses ilustres que insta al Gobierno británico a detener las negociaciones del Brexit

Foto: La bandera británica en la sede de la CE ante el comienzo de la nueva ronda de negociaciones, en Bruselas. (Reuters)
La bandera británica en la sede de la CE ante el comienzo de la nueva ronda de negociaciones, en Bruselas. (Reuters)

Carta abierta del autor del artículo 50 para frenar el Brexit. John Kerr, un exdiplomático británico que en 2003 diseñó el artículo 50 del Tratado de Lisboa —que establece el procedimiento para que un Estado miembro pueda abandonar la UE—, lidera un grupo de 60 escoceses ilustres que en una misiva insta al Gobierno británico a detener las negociaciones de salida del club comunitario, según informa Business Insider.

En la carta, Lord Kerr, exembajador británico en Bruselas y Washington, sostiene que las "desastrosas consecuencias" de romper con la UE son "cada vez más claras" y pide un debate nacional sobre la posibilidad de revertir el Brexit, ahora que cada vez más ciudadanos británicos piden un segundo referéndum —un 41% apoya celebrar una nueva consulta, aunque el porcentaje que se opone (48%) sigue siendo mayoritario, según un estudio de Opinium difundido este lunes—.

"En una democracia, siempre es posible recapacitar y elegir una opción diferente. Necesitamos reflexionar sobre el Brexit, abrir un debate en todo Reino Unido sobre las peticiones para que se frene el proceso y cambiar nuestros puntos de vista", afirman en la misiva, firmada también por el exsecretario de Defensa George Robertson y el directivo del sector tecnológico Ian Ritchie, entre otros académicos, empresarios y ONG. "Reconocemos que una leve mayoría votó por dejar la UE, pero las desastrosas consecuencias cada vez, cada día, están más claras", añade.

Los ministros de May han renunciado a una política basada en la evidenciaEn el pasado, Kerr, conocido eurófilo, ha sugerido que el proceso iniciado con la activación del artículo 50 puede revertirse si el Gobierno británico cambia de parecer, a pesar de que el Ejecutivo que lidera Theresa May sostiene que el mecanismo es irrevocable. Ayer, la UE y el Reino Unido comenzaron la segunda ronda de negociaciones para la retirada del bloque comunitario, un primer asalto al 'fondo' del Brexit en el que confrontarán sus posturas sobre los derechos de los comunitarios residentes en territorio británico y la factura de salida.

La prioridad en esta primera etapa es acordar los derechos que tendrán los ciudadanos europeos en Reino Unido y los británicos en la UE, cerrar el acuerdo sobre las obligaciones financieras de Londres —y potencialmente de Bruselas— tras su retirada y resolver la situación de Irlanda del Norte, con vistas a evitar una frontera 'estricta' con la República de Irlanda.

"Una política basada en emociones"

El exdiplomático también ha criticado duramente la forma en que Londres está administrando el proceso de divorcio. En noviembre, afirmó durante un evento público que los ministros de May han renunciado a "una política basada en la evidencia" para sustituirla por decisiones políticas impulsadas por las emociones y los sentimientos.

John Kerr, durante una reunión comercial en Seúl. (Reuters)
John Kerr, durante una reunión comercial en Seúl. (Reuters)

La carta de Lord Kerr se difunde cuando la guerra interna en el Gobierno de May ha saltado a los medios británicos. Miembros del gabinete han lanzado una ofensiva contra el secretario del Tesoro, Philip Hammond, al que acusan de sabotear el proceso de ruptura desde dentro. El titular de Economía de los 'tories' simpatiza con las filas anti-Brexit del Partido Conservador. Ante el cisma, Bruselas ha pedido "claridad" a Londres, ya que "el reloj apremia" para avanzar en una compleja negociación.

May pide evitar las "críticas por la espalda"

Tras las filtraciones del pasado fin de semana, la primera ministra británica ha pedido este martes a su gabinete y a los diputados 'tories' que eviten las críticas "por la espalda" sobre los desacuerdos internos de su partido y que "mantengan en privado" el contenido de sus reuniones. Según medios británicos, el Gobierno de May afronta fuertes divisiones internas entre los partidarios del Brexit duro y los que defienden el mantenimiento de los acuerdos comerciales comunitarios. Hammond comentó el domingo la posibilidad de que algunos miembros del partido 'tory' contrarios a sus ideas sobre el Brexit fueran los responsables de las filtraciones.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios