El bebé Charlie Gard y la ayuda de Donald Trump y el papa Francisco
  1. Mundo
padece una enfermedad genética rara y mortal

El bebé Charlie Gard y la ayuda de Donald Trump y el papa Francisco

El presidente de EEUU se suma a la defensa de la vida del pequeño, pese a que la justicia británica ha autorizado desconectar el sistema que le permite seguir respirando

placeholder Foto: Christopher Gard, junto al pequeño Charlie Gard.
Christopher Gard, junto al pequeño Charlie Gard.

El presidente de EEUU, Donald Trump, se ha sumado a la petición del papa Francisco para ayudar al bebé británico, Charlie Gard, que padece una enfermedad mortal denominada Agotamiento Mitocondrial. Ambos se han posicionado en defensa de los padres del pequeño, que quieren mantenerlo con vida pese a la decición de la Justicia británica de darle una muerta digna.

"Si podemos ayudar al pequeño #CharlieGard, de acuerdo con nuestros amigos en el Reino Unido y con el papa, estaríamos encantados de hacerlo", dijo Trump en un mensaje en su cuenta de Twitter. El tuit de Trump llega un día después de la petición del Sumo Pontífice, que pide que los padres del bebé puedan acompañarle y trartarle hasta final. Sin embargo, ninguno de los dos ha especificado en qué consistirán dichas ayudas.


El pasado 28 de junio, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) respaldó la decisión de la Justicia británica de dar una muerte digna al bebé de diez meses, afectado por una "enfermedad genética rara y mortal que le priva de la energía necesaria para vivir", y rechazó así el recurso de los padres, Christopher y Constance Gard.

Los padres recurrieron a la Corte europea cuando los tribunales británicos autorizaron que Charlie fuera privado de la respiración artificial, al considerar que el país había vulnerado su derecho a la vida, al oponerse el Great Ormond Street Hospital de Londres, a un tratamiento experimental en Estados Unidos.

De momento, el pequeño sigue conectado a una máquina de respiración asistida en el hospital londinense, que ha decidido mantener un poco más con vida al bebé para permitir que sus padres pasen todo el tiempo posible con él.

Muerte digna Tribunal Derechos Humanos Papa Francisco Gobierno de Donald Trump
El redactor recomienda