SCHULZ RECONOCE UNA "APLASTANTE DERROTA"

Merkel, reforzada para las generales: victoria inesperada en Renania del Norte-Westfalia

La canciller alemana ha logrado revertir la negativa tendencia electoral de su Unión Cristianodemócrata y afronta en mejor posición la batalla de las generales de septiembre

Foto: Angela Merkel y el candidato de CDU en Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschert. (EFE)
Angela Merkel y el candidato de CDU en Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschert. (EFE)

Merkel le ha dado la vuelta a la tortilla. La canciller alemana ha conseguido revertir la negativa tendencia electoral de su Unión Cristianodemócrata (CDU) en los comicios electorales del año pasado y tras las inesperadas victorias del pasado domingo y hoy en los estados federados de Schleswig-Holstein y Renania del Norte-Westfalia, sentar las mejores bases para la batalla de las generales de septiembre, en las que tiene como principal rival al socialdemócrata Martin Schulz, cuya capacidad para revitalizar a su partido se está desinflando tan rápido como se hinchó.

La victoria de la CDU este domingo fue clara en Renania del Norte-Westfalia. Y un tremendo varapalo al Partido Socialdemócrata (SPD), que ha gobernado este Land 'rojo', minero e industrial durante 46 de los últimos 51 años. Según los pronósticos de las 19.30, la CDU logró cerca del 34 por ciento de los votos, mientras que el SPD se quedó en el 31 por ciento. Por su parte, el Partido Liberal (FDP) alcanzó el 12 por ciento, seguido por la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), con cerca del 8 por ciento, con lo que ya ha conseguido acceder a trece de los 16 estados federados alemanes. Por último, quedaron Los Verdes, con el 6 por ciento, y La Izquierda, con el 5 por ciento.

El líder del SPD, Martin Schulz. (EFE)
El líder del SPD, Martin Schulz. (EFE)

Schulz, que además de candidato es presidente del SPD, tachó los resultados de "aplastante derrota". Menos de media hora después de que cerrasen los colegios electorales y se lanzasen los primeros pronósticos, la candidata socialdemócrata a la jefatura del Gobierno en este estado, Hannelore Kraft, un peso pesado del SPD, dimitió de todos sus cargos en el partido. Dijo que asumía así su "responsabilidad" en la debacle.

Renania del Norte-Westfalia no es un land más. Es el más poblado de Alemania, con más de 17 millones de habitantes, y el que aporta un mayor porcentaje al producto interior bruto (PIB) nacional, un volumen algo superior al de Arabia Saudí. Pero también es el que tiene en la actualidad una mayor proporción de población en riesgo de exclusión social de todo el país y una mayor tasa de desempleo dentro de Alemania occidental. Aquí, teóricamente, un discurso de campaña basado en la "justicia social" debía encontrar el terreno abonado donde prosperar. Pero han pesado más las ganas de cambio, así como la seguridad y la educación, los principales temas de campaña de los conservadores.

La candidata socialdemócrata en este estado, Hannelore Kraft, un peso pesado del SPD, dimitió de todos sus cargos en el partido tras la derrota

Las elecciones en Renania del Norte-Westfalia dejan además un pésimo sabor de boca a los socialdemócratas de cara a las generales, porque ya no va a haber más comicios hasta que el 24 de septiembre tengan lugar las parlamentarias. Y dan ánimos a los cristianodemócratas de la canciller, que pasaron por un duro 2016 en términos electorales, principalmente por la crisis de los refugiados. De hecho obtuvieron sus peores resultados históricos tanto en Berlín como en Mecklemburgo-Antepomerania.

Además, esto no es un traspiés. Parece más bien que consolida tendencia. En lo que va de año se han celebrado en Alemania tres elecciones regionales y la CDU se ha impuesto en las tres. Hoy los conservadores hablaban de "triplete" en las redes sociales. En las primeras, en el Sarre (suroeste), los conservadores ganaron como estaba previsto y se mantuvieron en el poder. La CDU de Merkel, fuerza dominante en ese estado federado desde hace 18 años, obtuvo un 40,7 por ciento de los votos, cinco puntos más que en 2012, por un 29,6 por ciento del SPD.

La sorpresa ha venido en las dos siguientes. En las segundas, celebradas el primer fin de semana de mayo en Schleswig-Holstein (norte), un candidato casi desconocido de la CDU, Daniel Günther, se hizo con el 33 por ciento de los votos, frente al 26 por ciento socialdemócrata, con lo que les arrebató el gobierno en un movimiento que no preveía el SPD pese a lo apretado de la encuestas. Y luego Renania del Norte-Westfalia.

Todo esto refuerza a Merkel de cara a las generales. Insufla ánimos a las filas cristianodemócratas tras los problemas internos y externos derivados de la crisis de los refugiados. Les ayuda también a cerrar filas y encarar con fuerzas una campaña electoral que se prevé dura para lograr una cuarta legislatura para su líder. Y refuerza a la canciller, ya que los tres candidatos conservadores que han ganado en las regionales son próximos a ella dentro del partido.

La de Renania del Norte-Westfalia es la última cita con las urnas hasta el 24 de septiembre, cuando tendrán lugar las elecciones parlamentarias

Las encuestas de ámbito nacional recogen en las últimas semanas este cambio de tendencia. Según un sondeo publicado este domingo por el tabloide Bild, la CDU obtendría un 37 por ciento de los votos, por el 27 por ciento que lograrían los socialdemócratas. La Izquierda se haría con un 10 por ciento de las papeletas, y Los Verdes y AfD alcanzarían el 8 por ciento. Entraría también en el Bundestag el FDP con el 6 por ciento de los escrutinios.

Estos datos apuntan a un decline de los apoyos socialdemócratas. Hace sólo un mes el SPD estaba por encima del 30 por ciento de apoyos, a apenas uno o dos puntos de los conservadores, dependiendo de las encuestas. Entonces se habló del "efecto Schulz", poniendo el énfasis en el impulso que había dado al partido nombrar a un nuevo candidato para las generales. Schulz había sido propuesto en enero, cuando los sondeos situaban a los socialdemócratas ligeramente por encima del 20 por ciento. Pero la foto parece totalmente distinta a finales de mayo. "No soy un mago", reconoció hoy Schulz.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios