'spics go home'

El racismo pos-Brexit alcanza a la comunidad española en el Reino Unido

Los españoles residentes en el Reino Unido no quieren dar la impresión de que se esté produciendo una persecución, pero muchos tienen la impresión de que algo ha cambiado

Foto: Miembros del partido de ultraderecha Britain First protestan en Londres. (EFE)
Miembros del partido de ultraderecha Britain First protestan en Londres. (EFE)

¿Un brote temporal de xenofobia derivado de una decisión que ha dividido a un país o una preocupante tendencia? Esta es la pregunta a la que se enfrenta la sociedad británica después de que la constatación del Brexit haya multiplicado los abusos con tintes racistas en el Reino Unido. Los incidentes xenófobos se están extendiendo de forma alarmante, y también han tocado a la colonia española. El restaurante español Donde Tapas, situado en el municipio de Lewisham, al sur de Londres, amaneció el pasado 27 de junio con vidrios rotos y con la pintada 'SPICS [término muy despectivo para denominar a los hispanohablantes] Go Home' (Idos a casa).

Un informe policial ha confirmado que en la semana después del Brexit se han registrado un 57% más de abusos xenófobos que en la misma semana del año pasado. Son un total de 85 infracciones registradas en todo el país. El caso más señalado en la prensa británica ha sido el grafiti de la misma frase, 'Go Home', pintada en el frontispicio en un centro de cultura polaca en Hammersmith, en el oeste de Londres. Sin embargo, la respuesta en contra de dicha pintada ha sido contundente y la entrada del centro se ha ido convirtiendo en estas últimas horas en un lugar de peregrinaje por la tolerancia, donde muchos ciudadanos han dejado mensajes de concordia. La colonia polaca es la más numerosa en el Reino Unido, con más de 800.000 habitantes, por lo que muchos de los abusos están siendo dirigidos a ellos, hasta tal punto que el embajador polaco en el Reino Unido, Witold Sobków, ha congregado a Jeremy Corbyn y a otros líderes políticos del país en el mismo centro para lanzar un mensaje de tolerancia.

[Lea aquí: Dos españoles sufren un ataque xenófobo en Manchester: "Jodeos y volved a España"]

"Hay una pequeña minoría racista que se siente legitimada tras el referéndum", afirma Alan Anstead, coordinador de Ukren

Alan Anstead es coordinador de Ukren, una red que integra diferentes asociaciones en el Reino Unido con el objetivo de combatir el abuso y la discriminación. Asegura que está “muy preocupado” por las noticias aparecidas en los últimos días. “Desafortunadamente, hay una pequeña minoría racista en este país que se ha visto legitimada después del resultado del referéndum para cometer estos abusos”, lamenta a El Confidencial Anstead, que lleva trabajando en proyectos contra el racismo más de 30 años. “Que me digan que me vaya a casa en una ciudad tan diversa como Londres, en un país tan diverso como este, es ridículo. ¿A qué casa? ¿A Peckham, donde la mayoría de la población es de origen africano?”.

Ukren asegura que la mejor manera de lidiar con estos ataques es la denuncia: “Hay que ir a la policía sin ningún tipo de pudor”, prosigue Anstead, “tenemos que generar esa cultura de lo intolerable”. Aunque los medios pueden generar una percepción errónea a la hora de resaltar este tipo de hechos, desde Ukren consideran que la labor de “informar sobre estos abusos es muy importante para generar una cultura de rechazo y de concienciación”.

Imagen promocional de la serie web 'Spaniards in London', que relata la vida de un grupo de españoles en la capital británica.
Imagen promocional de la serie web 'Spaniards in London', que relata la vida de un grupo de españoles en la capital británica.

Y es que en el Reino Unido el ambiente se ha modificado. Muchos de los españoles que viven en el país lo reconocen. “Nunca he tenido problemas en los tres años que vivo aquí”, dice Roberto, un enfermero de Manchester, “aunque es cierto que en los últimos días siento que algo ha cambiado, aunque también puede que sea mi propia sugestión ante la nueva situación”. Marcos, que ha vivido en tres ciudades del país, asegura que ahora se siente “más inmigrante”, aunque reconoce que nadie de su entorno se ha dirigido a él de ninguna forma diferente. “Han vencido la división y el anacronismo por romanticismo patrio en lugar del sentido común, y esto es muy peligroso”.

Clima "enrarecido"

Pero en lo que sí coinciden muchos españoles es en que hay un clima de “enrarecimiento” en las relaciones. Armando vive en una casa compartida con dos ingleses en el este de Londres. “Nos llevamos bien, pero las bromas sobre el Brexit se empiezan a hacer pesadas”, dice por teléfono, “ellos son claramente proeuropeos, pero es verdad que llevamos una semana que no hablamos de otra cosa, y comienza a cansar”.

[Lea aquí: 'Defienden a dos españoles de un ataque xenófobo en Manchester por no hablar inglés']

La solidaridad con el extranjero cobra forma en una campaña que utiliza un objeto minúsculo: un imperdible

En este sentido, Paula, una empleada en una empresa de 'marketing', relata que al día siguiente del referéndum muchos de sus compañeros ingleses fueron a su mesa a pedirle disculpas: “Fue un gesto muy educado por su parte, pero tuve la sensación de que el tono era demasiado grave, como si me estuvieran dando el pésame”. Lleva tres años viviendo en el país y su pareja es nativa. “Yo a los amigos de mi novio les digo: lo siento más por vosotros, os agradezco que seáis empáticos conmigo, pero yo creo que a la larga vosotros echaréis mucho más de menos vuestro pasaporte comunitario”.  

Los españoles residentes en el Reino Unido consultados para este reportaje suelen coincidir en que no quieren que se transmita la imagen de que los españoles o los europeos están siendo perseguidos en el Reino Unido. “Es todo lo contrario”, asegura Rosalía, que lleva dando clases más de 10 años en un instituto de Guilford, “yo siento ahora cómo hay una gran oleada de solidaridad hacia el extranjero”.

Esa oleada de “solidaridad con el extranjero” se está representando en un imperdible. Una escritora norteamericana que reside en el Reino Unido, Allison, a través de su cuenta de Twitter, comenzó esta campaña a través de la simpleza de un objeto que sirve para unir. “Todo el que lo lleve está lanzando el mensaje de que quiere ser parte de la solución”, ha declarado a la BBC. Es un pequeño símbolo, pero está calando en gran parte de la sociedad británica: son múltiples las personas que suben sus fotos a la red con el imperdible sujeto en alguna esquina visible de su indumentaria. Pese a que la campaña ofrece un gesto de lucha contra la intolerancia, una de las usuarias, Daisy Buchanan, mostraba su preocupación: “Ojalá no hubiéramos llegado a esto”.

Karen Bradley, secretaria del Interior, también ha lanzado un mensaje de tranquilidad. Y no lo ha hecho solo con palabras: ha asegurado que se va a incrementar el presupuesto para luchar contra este tipo de crímenes y ha instado a la sociedad británica a denunciar cualquier abuso de este tipo.  

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios