OFENSIVA FINAL contra los yihadistas en FALUYA

Combatientes del ISIS intentan vender esclavas sexuales en Facebook

El "Califato" está en quiebra. Desesperados por conseguir dinero rápido, milicianos intentan vender a sus esclavas por Internet. La existencia de las mujeres en manos del ISIS empeora día tras día

Foto: Ilham, una mujer yazidí que escapó del ISIS, en una campamento de refugiados en el norte de Irak (Reuters).
Ilham, una mujer yazidí que escapó del ISIS, en una campamento de refugiados en el norte de Irak (Reuters).

Es una mujer joven, rondará los 18 años, de piel clara y con un flequillo negro que se desliza sobre su rostro. En la fotografía de Facebook parece que intenta sonreír, aunque no mira directamente a la cámara. La leyenda que acompaña a la imagen ofrece un único detalle 'personal': está en venta.

"Para todos los hermanos que estén pensando en comprarse una esclava, ésta vale 8.000 dólares", anuncia un post de Facebook publicado el 20 de mayo y atribuido a un combatiente alemán del Estado Islámico que se hace llamar Abu Assad Almani. Unas horas después, el hombre difundió otra fotografía, esta vez de una chica pálida de ojos llorosos. "Otra 'sabiyah' (esclava), también vale alrededor de 8.000 dólares. Tómala o déjala".

El "Califato" está en quiebra. Atrás quedaron los días en que ofrecía a sus milicianos salarios competitivos y beneficios laborales (en 2014 los ingresos totales del Estado Islámico superaron los 1.200 millones de dólares según cálculos de la Corporación Rand). Los ataques de la coalición internacional liderada por EEUU contra sus fuentes de financiación -principalmente, pozos petrolíferos bajo su control- han dañado seriamente su tesorería. Y, en un intento por conseguir nuevos fondos, combatientes del grupo estarían intentado vender a sus esclavas sexuales por Internet, según publicó ayer el 'Washington Post' y recogieron posteriormente otros medios.

Las imágenes que Abu Assad colgó en Facebook fueron eliminadas poco después, pero no antes de que otros usuarios de la red social comentasen las fotos e intentasen regatear el precio por las jóvenes. No está claro si el 'post' fue una iniciativa personal del combatiente del ISIS o si éste hacia comentarios sobre mujeres que 'venden' otros yihadistas, pero su 'iniciativa' subraya lo que expertos advierten desde hace tiempo: la existencia para las miles de mújeres que siguen en manos del Estado Islámico ha ganado en horror. A medida que el "Califato" pierde terreno en Irak y Siria, las cautivas sufren las consecuencias: son vendidas una y otra vez por milicianos que necesitan 'dinero rápido', sufren la falta de comida y medicamentos o mueren en los ataques aéreos internacionales. Aunque se desconoce la cifra exacta se calcula que unas 25.000 mujeres, la mayoría de la etnia yazidí, han sido vendidas como esclavas sexuales.

Suzan, en una imagen ofrecida por trabajadores humanitarios.
Suzan, en una imagen ofrecida por trabajadores humanitarios.

En las redes sociales que utilizan combatientes del ISIS han aparecido en los últimos meses numerosas cuentas en las que se compran y venden esclavas sexuales, así como un texto con carácter legislativo para tratar a las cautivas. Ya ha finales de 2014 un documento, titulado 'Su’al wa-Jawab fi al-Sabi wa-Riqab' (Preguntas y respuestas sobre la toma de cautivas y esclavas), fue publicado por la Biblioteca Al-Himma, la editorial del Estado Islámico, con fecha del mes de Muharram de 1436 (mediados de octubre a noviembre de 2014).

Mercados de mújeres y violaciones sádicas

"Nos colocaban en línea desnudas cada mañana, se acercaban a nosotras, nos olían… Entonces elegían a la que más les gustaba para ese día. Después, era el turno de los guardas, eran horribles… Me pegaban y violaban incluso dos a la vez. Al final me alegré de ser comprada por Al Russiyah ('el Ruso', un combatiente checheno) en lugar de que me siguieran pegando. Aunque fue como elegir entre morir o morir…". Este es el estremecedor relato de Suzan, una joven yazidí de 17 años que fue vendida como esclava sexual a combatientes de ISIS. Según explicó a El Confidencial, primero la secuestraron junto al resto de su familia y, después, estuvo recluida en uno de los bazares de mujeres del Califato. Tras meses en cautiverio, ahora Suzan espera el hijo que concibió durante los repetidos abusos. El testimonio de la menor se hizo público en junio de 2015 a través de una trabajadora humanitaria sueca, Delal Sindy, que investigaba su caso.

Los detalles de su confesión describen mercados de mujeres, violaciones sádicas y pruebas de virginidad. Frase a frase, Suzan cuenta el horror que vivió dentro del hotel Galaxy de Mosul, un edificio "lleno de niñas y mujeres semidesnudas, algunas completamente desnudas, donde nos tenían atadas", reveló Suzan.

Combatientes del ISIS intentan vender esclavas sexuales en Facebook

Ofensiva final sobre Faluya

Mientras, el Ejército de Irak ha lanzado este lunes el asalto final para reconquistar la ciudad de Faluya, controlada por el Estado Islámico y situada a unos 50 kilómetros de la capital iraquí, Bagdad. La coalición que lidera EEUU también ha lanzado bombardeos en esta zona. Las fuerzas iraquíes han emprendido un asalto que, esperan, sea definitivo. En el distrito de Naimiya, en la parte sur de Faluya, ya se han registrado explosiones y disparos, según ha comprobado un periodista de Reuters cercano al frente de combate. Faluya se convirtió en enero de 2014 en la primera ciudad en caer en manos de los yihadistas y, seis meses después, éstos autoproclamaron un "Califato" que comprendía todo el territorio conquistado en Irak y Siria. Casi 50.000 civiles siguen atrapados en el centro de Faluya.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios