EL PARLAMENTO DE CANADÁ SE REÚNE DE EMERGENCIA

Epidemia de suicidios de indígenas en uno de los países más ricos del mundo

Canadá trata de contener la crisis de suicidios que viven los attawapiskat y otras comunidades indígenas marcadas por la pobreza en uno de los países más ricos

Foto: Un indígena canadiense durante una marcha en Vancouver (Reuters).
Un indígena canadiense durante una marcha en Vancouver (Reuters).

Las autoridades de Canadá tratan de contener la crisis de suicidios que viven los attawapiskat y otras comunidades indígenas marcadas por la pobreza en uno de los países más ricos del mundo. El Parlamento canadiense se reunió de emergencia este martes por la noche tras una serie de intentos de suicidio de adolescentes indígenas en una remota comunidad cuyos pobladores se sienten aislados del resto del mundo.

Solo el fin de semana pasado, 11 personas de la Primera Nación de Attawapiskat en Ontario intentaron quitarse la vida. Poco después, un segundo grupo fue llevado al hospital el lunes por la noche tras intentos de suicidio, lo que ha llevado al jefe Bruce Shisheesh a declarar el estado de emergencia. En cada uno de los grupos hubo incluso un niño de 11 años, según han detallado los funcionarios del área sanitaria.

Las razones por las cuales las personas intentan suicidarse son varias, pero líderes de la comunidad apuntan a un abatimiento y pesimismo entre la comunidad, así como a un creciente número de sobredosis de medicamentos. Algunos indígenas jóvenes, que viven hacinados en comunidades aisladas y con un desempleo crónico, no tienen agua potable, pero sí acceso a internet, donde pueden ver la prosperidad del resto de Canadá.

A pesar de que está situada en las cercanías de una mina de diamantes operada por la multinacional De Beers, la comunidad es una de las más pobres de Canadá en un país en el que muchos indígenas viven en condiciones de subdesarrolloA Attawapiskat, 966 kilómetros al norte de Ottawa, en la Bahía James, solo se accede por avión. A pesar de que está situada en las cercanías de una mina de diamantes operada por la multinacional De Beers, la comunidad es una de las más pobres de Canadá en un país en el que muchos indígenas viven en condiciones de subdesarrollo a pesar de ser uno de los países más desarrollados del mundo.

"Nos sentimos excluidos, no nos sentimos parte del resto del mundo", dijo la gran jefa Sheila North Wilson de Manitoba Keewatinowi Okimakanak, quien representa a 30 comunidades indígenas. "Las necesidades básicas son astronómicas", agregó.

La población indígena de Canadá, de 1,4 millones de personas -representan un cuarto de los habitantes del país-, tiene una expectativa de vida más baja que el resto de los canadienses y son con más frecuencia víctimas de crímenes violentos. De hecho, las autoridades de Canadá investigan la muerte o desaparición de más de un millar de aborígenes a lo largo de tres décadas, unos crímenes apenas abordados por las autoridades, lo que ha dado pie a la inmunidad. 

 

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios