la mujer, la más perjudicada

Las prohibiciones del Estado Islámico: reír, pantalones ajustados, muñecos de nieve...

Además de intimidar con la violencia más cruenta, el grupo terrorista lleva el miedo a la vida cotidiana de cientos de miles de musulmanes a los que les prohíbe fumar, escuchar música y llevar tacones

Foto: Miembros del Estado Islámico. (Reuters)
Miembros del Estado Islámico. (Reuters)

El Estado Islámico vuelve a infundir el miedo. Además de hacerlo a través de la violencia, una nueva serie de leyes coartan aún más la libertad de los musulmanes y, en especial, de las mujeres que profesan esta religión.

La ciudad siria de Raqqa, capital ‘de facto’ del califato que el EI autoproclamó el verano pasado, se ha convertido en el lugar en el que ninguno de sus habitantes pueden llevar pantalones ajustados. Bajo esta normativa, los hombres que lleven esta vestimenta -las mujeres ya lo tenían terminante prohibido hace tiempo- serán encarcelados durante diez días. Durante ese tiempo, recibirán un curso islámico para ser reeducados. Sin embargo, la pena no queda aquí, ya que el Estado Islámico realiza la mayor parte de las condenas en plaza pública como método de intimidación.

Decapitados por fumar: "Es un suicidio lento"

Pero esta no ha sido la última prohibición. Escuchar música a través del teléfono móvil u otro aparato electrónico también está penado. De ocurrir esto, la condena es el arresto por cargos de violación de la ley de Dios.

Fumar también se ha convertido en un hábito a perseguir. En las últimas semanas, varios han sido los cargamentos de cigarrillos que han sido quemados en las calles de ciudades como Raqqa o Barqah e, incluso, varios medios árabes apuntan a que algunos musulmanes han sido decapitados por este “suicidio lento” que simbolizan colocando un cigarrillo entre los labios del fallecido. “Todos los fumadores deben ser conscientes de que con cada cigarrillo que fuma se entra en un estado de trance y así se desobedece a Dios”, exige el EI.

Califa del EI, Abu Bakr al Bagdadi al Quraishi al Husaini. (Reuters)
Califa del EI, Abu Bakr al Bagdadi al Quraishi al Husaini. (Reuters)

Ni muñecos de nieve ni tacones ni filosofía

Las drogas y el alcohol también son prácticas a perseguir, sin embargo, hay otras prohibiciones que llaman incluso más la atención. Una de ellas es hacer muñecos de nieve. Lo que para los que viven la religión musulmana lejos del fanatismo es algo normal, para quienes lo hacen desde el fanatismo es algo polémico e, incluso, prohibido. “Es una acción pecaminosa bajo la estricta interpretación del islam sunita del reino”, declaró un destacado clérigo de Arabia Saudí, que describió a los muñecos de nieve de “antislámicos”. “

A través de la educación, el Estado Islámico también quieren controlar a la población. Asignaturas como Filosofía y Química están prohibidas desde el pasado verano de primaria y secundaria de la ciudad de Raqqa. Según el sistema islámico de enseñanza, también está prohibidas las asignatura que según el EI infringen la ley islámica como el arte, la música, la historia, la literatura y la enseñanza de la religión cristiana.

El EI aplica la sharia más extrema y obliga a la mujer a llevar un doble velo para ocultar sus ojos, guantes oscuros y 'abayas' negros diseñados por ellos. (Reuters)
El EI aplica la sharia más extrema y obliga a la mujer a llevar un doble velo para ocultar sus ojos, guantes oscuros y 'abayas' negros diseñados por ellos. (Reuters)

Ni moto ni bici ni taxi

Provocar ruido con la risa o con zapatos de tacón son otras de las prohibiciones del EI dirigidas a mujeres. Ellas son quienes sufren más del 75% de las prohibiciones ya que la mayoría de ellas están bajo el férreo yugo no solo de este grupo terrorista sino también de sus esposos y padres. Cerrar tratos comerciales con hombres, trabajar fuera del hogar o montar en bicicleta, en moto o en taxi sin la compañía de un hombre está terminante prohibido en ciudades clave del Estado Islámico en Siria e Irak.

El acceso de la mujer a baños públicos, vestir con colores vistosos y practicar deporte tanto en el exterior como en un club o gimnasio son otros ejemplos de prohibiciones complicados de entender.

Sin embargo, entre tanta prohibición hay, por encima de todo, una obligación dirigida a la mujer de ineludible cumplimiento: un estricto código de vestimenta. Este yugo obliga a que la mujer se oculte de sus semejantes bajo un doble velo para ocultar sus ojos, guantes oscuros y ‘abayas’ negras y anchas diseñadas y confeccionadas en Irak por miembros del Estado Islámico para evitar que se intuya el cuerpo de la mujer majo la tela. 

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios