Termina el secuestro del café de Sidney con el asalto de la Policía: hay tres muertos
  1. Mundo
abatido el secuestrador, UN CLÉRIGO IRANÍ

Termina el secuestro del café de Sidney con el asalto de la Policía: hay tres muertos

Ruido de disparos en el interior de un café de Sidney tomado por un clérigo de origen iraní. La Policía ha irrumpido en el local tras 18 horas de secuestro

El secuestro en una cafetería del centro financiero de Sidney ha terminado. Agentes fuertemente armados entraron durante la madrugada en el local tomado desde hacía 18 horas por un clérigo radical iraní que mantenía secuestradas a decenas de personas por motivos que aún se desconocen. Después de la entrada de los agentes, se han escuchado numerosos disparos y detonaciones. Al menos trespersonas han muerto,el secuestrador y dos rehenes, durante el asalto de la Policía australiana. Además hay cuatrorehenes heridos, dos de los cuales necesitaron reanimación cardiopulmonar.Antes de que se produjeran los disparos y entraran los agentes, según informa la cadena ABC News, varios de los rehenes habían conseguido abandonar el establecimiento.

La Policía no ha confirmado de momento la cifra de muertos, ni la de heridos y su estado, y se limitó a dar por terminado el secuestro del café con unas veinte de personas en su interior, entre ellas una empresaria brasileña. Los cuerpos de seguridad se decidieron a intervenir después de 18 horas de secuestro y actuaron momentos después de que cinco personas abandonasen el establecimiento. Desde el exterior, se vio gran actividad de agentes y se oyeron después varias ráfagas de disparos que iluminaron el interior del café, y alguna explosión. Los rehenes comenzaron a salir del café, algunos con las manos levantadas. Según el canal 7, son siete las personas liberadas. Ambulancias con personal sanitario y coches de bomberos se colocaron en las inmediaciones para atender a los heridos, mientras sonaba una sirena de alarma.

Desde la pasada madrugada, estapopular cafetería del centro financiero deSidney permanecíasecuestrada en manos de un supuesto islamista radical, que ha forzado a los rehenes a desplegar una bandera islámica negra. Las cifras de ciudadanos que estaban retenidosen el local son muy confusas.De las decenas de personas que podrían haber permanecido secuestradas,cinco lograronsalirdel establecimiento hace horas."Podemos confirmar que estaspersonas han salido del lugar de Martin Place", señaló Catherine Burn, subcomisionada de la policía australiana. Tras la salida de los cinco rehenes, la cadena CNN difundió que el hombre armado exige una bandera del autodenominado Estado Islámico (el grupo yihadista antiguamente conocido como ISIS) y hablar por teléfono con el primer ministro Tony Abbott.

El secuestrador, identificado como Man Maron Monis, es un clérigo radical de 50 años de edad que fue acusado en 2013 de ser cómplice en el asesinato de su exmujer, según ha informado el diario 'Sydney Morning Herald'. Nacido en Irán con el nombre de Manteghi Bourjerdi, se trasladó a Australia en 1996 y "atrajopor primera vez la atención de la Policía cuando escribió cartas ofensivas a las familias de soldados australianos muertos en Afganistán", ha indicado el rotativo australiano. La cabecera señala que en 2013 Monis fue acusado de ser cómplice en el asesinato de su exmujer, que era la madre de dos niños. Posteriormente, ha sido acusado de más de 50 cargos por agresión sexual y comportamiento indecente por la etapa en la que ejerció como "curandero espiritual" hace una década en el oeste de Sidney.

Monis ha transmitido sus exigencias a través de rehenes que han contactado con varios medios de comunicación. "Ten News ha recibido un vídeo en el que uno de los rehenes de la cafetería Lindt transmite las exigencias del hombre armado. A petición de la Policía no difundiremos las imágenes", ha explicado en la red social Twitter Hugh Rimington, presentador de la cadena de televisión australiana."La Policía de Nueva Gales del Sur nos ha pedido a nosotros y a otros que no difundamos las exigencias del hombre armado de la cafetería Lindt. Obedeceremos", ha afirmado el presentador australiano.

No está claro si las personas que han salido de la cafetería, uno de ellos un hombre con un delantal, han escapado o han sido liberadas por el secuestrador después de seis horas de cautividad, mientras las autoridades han señalado que la prioridad es probar que están bien para después proceder al interrogatorio sobre la situación dentro del establecimiento. "Dos salieron por la puerta delantera de la cafetería Lindt. Uno por la puerta de incendios. Ellos tenían las manos en alto. Parecen estar seguros", publicó la reportera Lucy Carter de la cadenaABC en un mensaje en Twitter.

placeholder Imagen de archivo del clérigo Man Monis, a quien la Policía ha identificado como el secuestrador (Efe).

El hombre armado mantiene cautivos a un número "no superior a 30 rehenes" en una acción que se atribuye a "motivaciones políticas", pero que se ha evitado calificar de "ataque terrorista". Australia es uno de los países de primera fila en la coalición militar encabezada por EEUUcontra el avance en Irak y Siria de los extremistas suníes del Estado Islámico. Las Fuerzas de Seguridadhan sido desplegadas a lo largo de la metrópoli a raíz de que se informara que el varónhabía tomado como rehenes a varias decenas de personas a primeras horas de la mañana. Policías y miembros de la brigada de desactivación de explosivos rodean el establecimiento "Lindt Chocolate Cafe", situado en la zona financiera "Martin Place" de la ciudad australiana.

El hombre armado mantiene cautivos a un número 'no superior a 30 rehenes' en una acción que se atribuye a 'motivaciones políticas', pero que se ha evitado calificar de 'ataque terrorista'

La portavoz de la Policía del estado de Nueva Gales del Sur, Catherine Burn, sí remarco que "no se tiene información de que alguna persona haya resultado herida hasta el momento" y añadió que los negociadores de la Policía han contactado en diversas formas con este hombre armado. "Tenemos numerosos policías analizando quién es esta persona y cuáles son sus motivaciones", enfatizó Burn, al insistir en que se busca una "resolución pacífica". No obstante, la información sobre la operación "en curso" es guardada con celo por las autoridades, quien han contabilizado un número "no superior a 30 rehenes".

Por otra parte, varias emisoras locales se hacen eco de unos rumores no confirmados de que el secuestrador ha colocado artefactos explosivos en diversos lugares de Sidney. "De momento no se han localizado paquetes ni mochilas sospechosas. Responderemos a otras reclamaciones, pero de momento tenemos la situación centrada en un solo lugar (el del secuestro)", declaró Burn.

Detenciones en el marco de la lucha contra la Yihad

Al menos 30 personas han sido retenidas por un hombre armado desde esta pasada medianoche -hora penínsular española-. El incidente, todavía en desarrollo, tiene lugar una chocolatería de Martin Place, uno de los principales núcleos comerciales, turísticos y financieros de la ciudad, donde se encuentran numerosos bancos, entre ellos el Banco de Reservas Australiano. Fuentes policiales se han limitado a confirmar la presencia de un hombre armado que retiene a "un número indeterminado de personas", pero la compañía Lindt Australia, a través de una portavoz, ha estimado que en el interior del local podrían encontrarse hasta 40 personas -10 empleados y 30 clientes-.

#Siege at #Sydney's Martin place Lindt cafe. Reports of up to 20 people held hostage inside pic.twitter.com/BIW2ICwGVC via @BBCYaldaHakim

"Estamos operando en un escenario consistente con el de un acto terrorista", ha declarado el comisionado de Policía de Nueva Gales del Sur, Andrew Scipione, que ha comparecido una hora después de que lo hiciera el primer ministro, Tony Abbott, para dar la primera evaluación del incidente. El comisionado Scipione ha confirmado que el sospechoso retiene desde hace varias horas a un "número indeterminado de personas" y que por el momento no se ha mantenido contacto con el interior. No obstante, imágenes captadas por los medios de televisión le muestran ataviado con una bandana en la cabeza, con letras en árabe, y obligando a los rehenes a colocar una 'shahada', una bandera negra empleada por grupos islamistas que reza la leyenda: "No hay otro Dios que Alá y Mahoma es el mensajero de Dios".

Antes de que se tuviera constancia de este incidente, la Policía australiana arrestó este lunes a un hombre, con domicilio en Sidney, en el marco de una operación para cortar la red de tráfico de capital y combatientes por la que decenas de australianos han viajado a Siria y a Irak para combatir engrupos milicianos de islamistas radicales. Las autoridades no han confirmado si ambos sucesos están relacionados. El detenido, un varón de 25 años de edad, era objetivo concretamente de una investigación en torno a un presunto ataque terrorista que iba a tener lugar en suelo australiano, según ha informado a Reuters la Policía Federal Australiana en un comunicado.

El pasado septiembre, las autoridades australianas elevaron la alerta terrorista a alto ante la posibilidad de ataques terroristas a cargo de una sola persona, pequeños grupos o grandes organizaciones. Durante las últimas décadas, Australia ha mantenido una importante papel en laguerra de Irak, la intervención en Afganistán tras los atentados del 11-S y la actual lucha contra el Estado Islámico en Siria e Irak. Tales intervenciones y las amenazas de ataques islamistas en su territorio han provocado que el país oceánico endureciera este año sus leyes en materia de luchar antiterrorista.

Contactos con el secuestrador para conseguir una solución pacífica

La Policía australiana ha contactado con el hombre armado y asegura que persigue resolver el secuestro de forma pacífica. La subcomisionada de la Policía de Nueva Gales del Sur, Catherine Burn, dijo que han estado en contacto con el secuestrador "de varias maneras". "Queremos resolver esta situación de forma pacífica. Puede que nos lleve tiempo pero esta es nuestra intención. La prioridad es la seguridad de las personas que están dentro", dijo Burn ante la prensa. La subcomisionada evitó dar más detalles, incluido el número de personas retenidas, por tratarse de una operación que sigue en marcha, aunque insistió en que la Policía actúa según un sistema probado.

Preguntada por si hay bombas escondidas en Sidney, Burn dijo que la Policía se ha desplegado por toda a ciudad sin que de momento se haya encontrado ningún paquete sospechoso

También dijo que en el caso trabajan los mejores negociadores y todos los recursos de la policía, que realiza un seguimiento de Facebook y Twitter para encontrar información sobre el asaltante. Preguntada por si hay bombas escondidas en Sidney, Burn dijo que la Policía se ha desplegado por toda a ciudad sin que de momento se haya encontrado ningún paquete sospechoso e insistió en que la prioridad es resolver el secuestro de la cafetería.

Al mismo tiempo que se producía el secuestro, la icónica ópera de Sidney ha sido evacuada por motivos todavía no esclarecidos, aunque en un momento se informó de la presencia de un paquete sospechoso, punto todavía no aclarado. La ópera ha decidido cancelar todos los espectáculos previstos para este lunes por lo ocurrido.Por otro lado, la aerolínea Qantas Airways dijo que los aviones están evitando volar sobre el distrito financiero central, lo que no impide que aterricen con normalidad. Eso sí, parte delespacio aéreode la ciudad está siendoredirigido, según ha informado la Oficina del viceprimer ministro y ha recogido la cadena australiana ABC.Operadores de los mercados financieros señalaron a la agencia Reuters que la noticia sobre los rehenes podría haber contribuido a una caída mayor del dólar australiano, que ya se encontraba bajo presión por la aversión global al riesgo generada ante el retroceso de los precios del petróleo.

El primer ministro de Australia, Tony Abbott, ha anunciado la convocatoria urgente de una reunión delComité de Seguridad Nacionalen respuesta al incidente en una cafetería de Sídney, según ha hecho saber en un comunicado oficial. Además, Abbott ha asegurado que desconocen "si existen motivaciones políticas en el acto", aunque "no lo descartan". "El objetivo de la violencia políticamente motivada es provocar el miedo", ha afirmado Abbot, ante lo que incidido en que "Australia es una sociedad pacífica y abierta". "Nada debería cambiar esto", ha subrayado ante los medios.El mandatario ha afirmado que "hay gente" que quiere" hacer daño a la población australiana, ante lo que ha mostrado su confianza en que las fuerzas de seguridad actúen "con completa profesionalidad".

placeholder La Policía toma posiciones en torno a la cafetería de Sidney secuestrada a manos de un hombre armado (Reuters).
Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Sidney Terrorismo islamista
El redactor recomienda