Es noticia
Menú
Obama, el socio más peligroso
  1. Mundo
crece LA LISTA DE ‘ALIADOS’ ESPIADOS por eeuu

Obama, el socio más peligroso

Nuevo jugador en la larga lista de países aliados de EEUU que han sido espiados por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) norteamericana: Francia

Foto: Conferencia de prensa del presidente Barack Obama en Washington (Efe).
Conferencia de prensa del presidente Barack Obama en Washington (Efe).

Nuevo jugador en la larga lista de países aliados de EEUU que han sido espiados por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) norteamericana. Francia también fue blanco de las escuchas. La revelación ayer de que la NSA interceptó 70 millones de llamadas telefónicas y mensajes de texto de políticos, empresarios y funcionarios galos ha provocado una tormenta diplomática de impredecibles consecuencias. Nada más conocerse la noticia, que coincidió con la visita al país del secretario de Estado, John Kerry, París convocó de urgencia al embajador estadounidense para exigirle garantías de que dichas “prácticas totalmente inaceptables entre socios han cesado”.

Es inverosímil que un país amigo, que un país aliado como Estados Unidos, pueda espiar hasta ese punto tantas comunicaciones privadas, algo que no tiene justificación estratégica o desde el punto de vista de la defensa nacional”, clamó ayer indignado el primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault. "EEUU tiene que responder y no con respuestas evasivas, sino con respuestas claras que justifiquen las razones por las que esas prácticas se llevaron a cabo y, sobre todo, creando las condiciones con transparencia para que se les ponga fin", añadió.

Los galos tienen serias razones para cargar contra Washington. Los objetivos del plan de espionaje “masivo” en Francia no se limitaban a sospechosos de tener vínculos con actividades terroristas, sino que incluían a hombres de negocios y políticos y sus conversaciones privadas. El dispositivo, según documentos de la propia NSA robados por su exanalista Edward Snowden, consistía en la grabación automática de las conversaciones o mensajes desde el momento en que se activaba un número incluido en una lista. Sólo en 30 días, entre diciembre de 2012 y comienzos de 2013, se interceptaron 70,3 millones de comunicaciones.

Y, sin embargo,Francia no es el país más espiado entre los aliados de EEUU. En Europa, Alemania y Reino Unido la superan, aunque esa vigilancia se realizó con el consentimiento de las autoridades británicas. La Inteligencia norteamericana incluso ocultó supuestamente micrófonos en la delegación de la UE en Washington y en otras embajadas europeas. Al otro lado del charco, la NSA fue acusada de espiar a líderes brasileños y mexicanos.Dilma Rousseffincluso canceló una visita de Estado comorepresalia.

placeholder Cumbre g8 en lough erne

Estos son los socios más relevantes de Estados Unidos víctimas de la NSA; al menos, los que conocemos hasta el momento, porque Snowden ha asegurado que España también fue un objetivo de la agencia y ha prometido desvelar los detalles.

Virus en el Elíseo

“Si un país amigo, si un país aliado, espía a Francia o a otro país europeo, es totalmente inaceptable”. La frase es del titular francés de Interior, Manuel Valls, quien ayer admitió que, pese a que sus servicios tienen “una relación muy estrecha” con el espionaje estadounidense, este no les informa de las escuchas que lleva a cabo en Francia.

Una forma de presionar a Washington que sugiere París se emprendería en el marco europeo, en concreto en las negociaciones comerciales entre la Unión Europea y Estados Unidos para las que ya se creó en julio pasado, a instancias de Francia, un grupo de trabajo sobre la protección de datos. La intención gala es que ese tema se discuta entre los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en la cumbre de esta semana.

No es la primera ocasión en que Estados Unidos es acusado de espiar a los franceses. El año pasado, el Palacio del Elíseo confirmó que había descubierto un “poderoso virus” en los ordenadores de la sede de la Presidencia que era capaz de recolectar archivos, tomar capturas de pantalla e incluso activar el micrófono de un ordenador para grabar conversaciones. La embajada norteamericana en París negó categóricamente que EEUU estuviera envuelto en un ciberataque contra el Gobierno francés. Sus explicaciones nunca convencieron a la prensa gala.

México: EEUU marca de cerca a su vecino

Estados Unidos habría estado espiando tanto al expresidente Felipe Calderón como al entonces candidato, el hoy presidente Enrique Peña Nieto, así como a la mayor parte de los altos funcionarios del Gobierno mexicano. Las revelaciones del "expediente Snowden" evidencian que detrás del romance que se escenifica en sus encuentros diplomáticos, EEUU sigue marcando muy de cerca a su vecino, con quien comparte 3.141 kilómetros de frontera, intercambia más de 500.000 millones de dólares en transacciones comerciales cada año y sostiene intereses comunes en temas estratégicos tan variados y polémicos como el energético, la lucha contra el narcotráfico o la inmigración ilegal.

Peña prevé que inversión extranjera sume 35.000 millones de dólares en 2013De hecho, según el semanario alemán Der Spiegel, el espionaje no sólo incluyó temas de seguridad nacional y narcotráfico, sino también cuestiones económicas y de comercio internacional. Además,los documentos difundidos de la NSA apuntan a que las escuchas iban a continuar e incluso a realizarse de forma aún más “agresiva”. La reacción del Gobierno mexicano ha sido muy tibia, hasta el punto de despertar críticas en el país. Para muchos funcionarios mexicanos, el hecho de saberse espiados no ha sido motivo de sorpresa.

Alemania: el encubridor

Fue el diario Bild quien destapó la caja de los truenos. Los servicios secretos alemanes no sólo conocían las actividades de espionaje de EEUU en Europa, sino que además se valieron de sus datos secretos durante varios años. El hecho de que la NSA almacenase ilegalmente en Alemania medio millón de comunicaciones al mes durante años terminó convirtiéndose en un arma electoral arrojadiza y encendió las alarmas de los ciudadanos alemanes.

La revelación del Bild contradecía las declaraciones del Ejecutivo alemán hasta entonces, que negaba conocer el programa PRISM estadounidense denunciado públicamente por el exanalista de la CIA Snowden. En concreto, el diario indicó que los servicios secretos de su país, el BND,solicitaron ayuda a la NSA estadounidense cuando ciudadanos alemanes eran secuestrados en, por ejemplo, Afganistán o Yemen. Con estas solicitudes a los colegas estadounidenses, el BND lograba los metadatos de las últimas llamadas telefónicas y los últimos correos electrónicos de los secuestrados, lo queayudaba a localizarlos.

Pero no todo fueron vino y rosas. La fiscalía federal alemana, un país especialmente afectado por el espionaje de la NSA, según documentos publicados enDer Spiegel, acabó investigando si la agencia había incurrido en delitos contra el derecho a la privacidad, con la observación, control y almacenamiento de datos de ciudadanos alemanes. Tras las informaciones, la propia ministra alemana de Justicia,Sabine Leutheusser-Schnarrenberger, señaló que "excede a todo lo imaginable que nuestros amigos de Estados Unidos miren a los europeos como enemigos". Para la titular de Justicia, el caso recordaba a lo que fue el proceder "entre enemigos" durante la Guerra Fría.

Brasil moviliza a la artillería diplomática

Por último, el Gobierno brasileño aún espera explicaciones de Estados Unidos por el escándalo de espionaje sobrela presidenta, DilmaRousseff,y sobre empresas como Petrobras. Por asuntos más internos que de política exterior, el Gobierno brasileño ha sido el más beligerante de todo el continente americano. Brasil ha movilizado su artillería diplomática, al menos de cara a la galería.En septiembre, Rousseff calificó como "un grave caso de violación de los Derechos Humanos y las libertades civiles" y "un caso de falta de respeto a la soberanía de su país" el programa de espionaje de Estados Unidos, que incluye la intervención de correos electrónicos y llamadas telefónicas.

placeholder Congreso brasileño conmemora 25 años de la carta magna

Reino Unido: ‘Keep calm and carry on’

La reacción de Reino Unido al expediente Snowden ha sido sorprendente: las filtraciones publicadas por The Guardian fueron muy dañinas para el país y muy útiles para los terroristas, según el máximo responsable del servicio secreto británico, el MI5. No sólo eso. Recientemente, una comisión parlamentaria de la Cámara de los Comunes, la de Inteligencia y Seguridad, anunció que revisará la legislación sobre interceptación de comunicaciones que rige sobre los servicios secretos británicos.

Esa comisión, que hace unos meses exoneró al servicio de escuchas GCHQ de haber infringido la ley al aplicar el programa estadounidense PRISM para espiar a sus ciudadanos, ha decidido ahora ampliar su investigación. "En los últimos meses se han expresado preocupaciones sobre el alcance de las competencias disponibles para los servicios secretos y el impacto sobre la privacidad de las personas cuando las agencias de inteligencia tratan de hallar la aguja en el pajar que puede ser clave para salvaguardar la seguridad nacional", afirmó su presidente, el conservador Malcom Rifkind.

Nuevo jugador en la larga lista de países aliados de EEUU que han sido espiados por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) norteamericana. Francia también fue blanco de las escuchas. La revelación ayer de que la NSA interceptó 70 millones de llamadas telefónicas y mensajes de texto de políticos, empresarios y funcionarios galos ha provocado una tormenta diplomática de impredecibles consecuencias. Nada más conocerse la noticia, que coincidió con la visita al país del secretario de Estado, John Kerry, París convocó de urgencia al embajador estadounidense para exigirle garantías de que dichas “prácticas totalmente inaceptables entre socios han cesado”.

Inteligencia Reino Unido
El redactor recomienda