17:45 de la tarde, la calle Cuna, en pleno centro de Sevilla, es un ir y venir de personas. Nadie se percata de que de una arqueta empieza a salir humo. De repente explota. La gente empieza a correr cuando suena una segunda explosión. Así hasta cinco. La culpa del susto y de la confusión la tuvo una chispa en una tubería de gas. La calle permaneció cortada durante horas. Milagrosamente no hubo heridos, solo una mujer tuvo que ser atendida por un ataque de ansiedad.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios