El grupo Stellantis tras la fusión de PSA y FCA ya está operativo
  1. Motor
170.000 MILLONES DE FACTURACIÓN

El grupo Stellantis tras la fusión de PSA y FCA ya está operativo

Prevé un ahorro de costes de 5.000 millones de euros anuales y lanzar 39 modelos electrificados en 2021

placeholder Foto: Carlos Tavares y John Elkann junto al anagrama del nuevo grupo automovilístico.
Carlos Tavares y John Elkann junto al anagrama del nuevo grupo automovilístico.

El cuarto fabricantes mundial de automóviles ya es una realidad tras la fusión entre el grupo francés PSA y el italonorteamericano FCA. Una fusión anunciada a finales de 2019 que culmina con el comienzo de la cotización de la nueva compañía Stellantis en las bolsas de Milán, París y Nueva York. Con ello culmina una importante operación, que abre un nuevo futuro para ambas compañías.

Tras más de un año de negociaciones entre ambos grupos, presididos por Carlos Tavares en el caso del grupo PSA y por Mike Masnley de FCA, el pasado martes se dio por concluida la fusión. Con ello, se crea el cuarto grupo mundial del automóvil, un gigante del sector con una facturación conjunta de unos 170.000 millones de euros anuales.

Este nuevo grupo Stellantis es la combinación de una gran cantidad de marcas que operan en diferentes mercados y que tienen un cliente objetivo muy diferenciado, desde Maserati y DS hasta Citroën o RAM, hasta totalizar 16 marcas. En concreto, PSA aportará al grupo marcas como Peugeot, Citroën, DS Automobiles, Opel y Vauxhall, mientras que por parte de FCA se unirán Fiat, Chrysler, Jeep, RAM, Dodge, Alfa Romeo, Maserati, Lancia, Abarth, Mopar y SRT. A todas ellas, marcas de coches, se suman dos compañías de componentes para automoción como son Comau y Teksid. En total, 18 firmas agrupadas bajo el mismo nombre, Stellantis.

El pasado mes de diciembre la Comisión Europea dio su necesaria aprobación a la fusión, tras iniciar una investigación sobre si la operación reducía la competencia en el segmento de las furgonetas. De esta forma, la fusión ha quedado sujeta al cumplimiento de una serie de condiciones a las que se han comprometido ambos grupos para resolver las dudas de las autoridades comunitarias sobre el posible impacto de la operación sobre la competencia en el mercado único.

Foto: Bandera con el logo de Stellantis, la fusión de Fiat y PSA (Reuters)

Ahora se abre una nueva etapa en la que Carlos Tavares, consejero delegado del nuevo grupo, deberá ponerse a trabajar muy duro para lograr posicionar estas 16 marcas tan dispares de coches en los diferentes mercados internacionales. Sin duda una de las claves de este nuevo grupo económico e industrial será la electrificación. En este sentido, Tavares ya ha anunciado que todos los nuevos modelos que se lancen a partir de ahora tendrán su versión electrificada. Con ello el grupo Stellantis prevé tener hasta 39 modelos electrificados en todo el mundo a finales de 2021.

En un primer balance de la operación, Tavares ha destacado que el coste de la fusión ascenderá a unos 4.000 millones de euros, pero que con ella se conseguirán ahorros de costes de unos 5.000 millones de euros anuales. Y con ello será un gran escudo para ambas compañías y para mantener el empleo en su factorías.

placeholder El nuevo Citroën C4 es el último modelo con versión eléctrica lanzado por el grupo PSA antes de la fusión.
El nuevo Citroën C4 es el último modelo con versión eléctrica lanzado por el grupo PSA antes de la fusión.

Así lo ha anunciado el consejero delegado de Stellantis, Carlos Tavares, que ha indicado que la fusión será un "escudo" para ambas compañías y permitirá crear sinergias que se contabilizan en 5.000 millones de euros anuales. También ha destacado que prevé que gracias a esta fusión se genere un valor de unos 25.000 millones de euros gracias a la transacción. En total, unas 400.000 personas en todo el mundo forman parte del nuevo grupo.

Sin duda hay muchas expectativas y también interrogantes en torno a esta fusión y a su evolución en los próximos años. Puntos clave serán su evolución en el mercado norteamericano, donde aún no se ha aclarado si alguna marca europea volverá a aquel mercado, aunque en principio Tavares se ha mostrado partidario de hacer más fuertes las marcas que operan allí. Y de cara a China, sin duda otro aspecto clave, ahora se ha creado un equipo de expertos para analizar cómo abordar la situación de Stellantis en el primer mercado mundial. También la posibilidad de implementar acuerdos con algún fabricante local, aunque de momento es pronto para saberlo.

Mercado Chino

En cualquier caso, hace unos años Tavares decidió la retirada paulatina del grupo PSA de China porque es un mercado en el que se buscan los precios más bajos, casi sin márgenes comerciales. El objetivo del grupo PSA era hacer coches de valor y cobrar por el precio real de esos coches. Y eso en China era bastante complicado para un fabricante generalista como Peugeot o Citroën.

Tavares se enfrenta a otro reto importante, que es la sobrecapacidad de producción del nuevo grupo Stellantis instalada en Europa. Pero ahora tiene una etapa por delante en la que podrá empezar a solucionar las cuestiones importantes para el futuro del nuevo gran grupo automovilístico, el cuarto fabricantes mundial por su volumen de ventas.

Gracias a la fusión, Stellantis vende ahora sus vehículos en más de 130 países de todo el mundo y dispone de capacidades de producción en más de 30 estados, lo que hace que sea un grupo fuerte, ya que juntos PSA y FCA obtuvieron en 2019 un beneficio operativo de hasta 12.000 millones de euros.

Coches
El redactor recomienda