sigue siendo una parte pequeña de sus ventas

La apuesta de Volkswagen por el coche eléctrico y la lenta evolución del mercado

El Grupo Volkswagen, sin contar Seat, vendió 195.000 unidades en 2019 en España, un 5,6% menos que el ejercicio anterior

Foto: Las ventas del nuevo ID.3 comenzarán en verano y será la tercera revolución de Volkswagen.
Las ventas del nuevo ID.3 comenzarán en verano y será la tercera revolución de Volkswagen.

El Grupo Volkswagen está volcado con la electrificación del automóvil a nivel internacional y también en su división española. Es la prioridad del grupo alemán para los próximos años. Además, y contrariamente a lo que hacen otras empresas, que apuestan por la combinación de electrificación y tecnología del hidrógeno, en su caso la apuesta va por el coche eléctrico de baterías en todos los casos, mientras que para el transporte por carretera sí apuesta por el hidrógeno como la solución de futuro. Y así lo hace con sus marcas de vehículos industriales que ya trabajan en el desarrollo del vehículo de pila de hidrógeno.

Sin embargo, la electrificación del automóvil avanza, pero todavía a un ritmo lento y por ello hay que apoyar con nuevas medidas de las distintas administraciones para poder agilizar ese proceso ineludible del coche eléctrico. Durante el pasado año 2019, el Grupo Volkswagen se posicionó nuevamente como líder mundial del automóvil por volumen de ventas con una cifra cercana a los 11 millones de vehículos. Pero de esa cantidad, solo 140.000 fueron modelos 100% eléctricos. Y ya supone una importante mejora, del 80%, respecto a los datos de 2018.

El plan de Volkswagen es muy ambicioso para el futuro próximo en cuanto a electrificación. En los próximos cinco años invertirá 66.000 millones de euros, de los que la mitad se destinará solo al coche eléctrico, desarrollo de nuevos modelos y tecnologías. Con ello, el grupo prevé lanzar 75 nuevos modelos eléctricos en todo el mundo, de los que 20 llegarán al mercado español.

Es sin duda una apuesta muy fuerte, pero ante la situación de emergencia climática que vivimos no es suficiente. Por eso, Francisco Pérez Botello, presidente de Volkswagen Group España Distribución, destacó en un encuentro con periodistas una propuesta de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) basada en tres pilares para reducir drásticamente las emisiones de CO2 y de otras sustancias contaminantes.

Francisco Pérez Botello, presidente de Volkswagen España Grupo de Distribución.
Francisco Pérez Botello, presidente de Volkswagen España Grupo de Distribución.

La primera de todas ellas es la de apostar por la renovación del parque de vehículos actual, que tiene una edad media que ya supera los 12 años, por otros vehículos con cualquier tecnología moderna. Es decir diésel o gasolina de última generación. En el último año han aumentado un 17% las ventas de coches usados con más de 20 años, que son auténticas bombas por la contaminación que producen. Los niveles de emisiones de un coche diesel Euro6d es muy inferior. Y lo mismo ocurre con los óxidos nitrosos y demás sustancias contaminantes.

Está claro que las personas que tienen un coche diésel con 15 o 20 años no lo tienen porque les guste sino porque no pueden pagar otra cosa. Y mucho menos pueden adquirir un eléctrico que tiene un precio mucho mayor y con los problemas adicionales de infraestructura de recarga. Con ello se podría sacar partido a unas tecnologías que son poco contaminantes pero que, sobre todo, son accesibles para muchos clientes.

El segundo pilar en el que se basa este plan de electrificación es el de eliminar el IVA para el automóvil eléctrico. En otros países, como Noruega, ha funcionado muy bien y ya en numerosas ocasiones se ha planteado esta opción en la Unión Europea para agilizar la llegada real del coche eléctrico. Ahora España, con el ambicioso plan de cambio climático, podría abanderar este cambio.

La tercera medida es un poco más complicada de explicar, pero es un tema legal muy sencillo y, sobre todo, muy barato. En estos momentos la instalación de un punto de recarga de alta potencia supone una tramitación legal que puede llevar casi un año de burocracia. En este momento hay más de 1.000 puntos de este tipo esperando la autorización oficial que se retrasa mucho en el tiempo. La razón es que hacen falta informes y visto bueno del Gobierno Central, de las Autonomías y de los Ayuntamientos.

La producción del revolucionario ID.3 eléctrico comenzó en noviembre en la planta de Zwickau, en Alemania.
La producción del revolucionario ID.3 eléctrico comenzó en noviembre en la planta de Zwickau, en Alemania.

La declaración como un bien de utilidad pública de estos puntos de recarga de alta potencia, instalados en carreteras y autopistas, facilitaría un rápido despliegue de las infraestructuras. La falta de puntos de recarga es, sin duda, uno de los aspectos que hacen que posibles compradores de un vehículo eléctrico no opten por dar el paso adelante. Además, este trámite podría integrarse perfectamente dentro de la Ley de Transición Ecológica.

Como explicó Pérez Botello, el sector del automóvil está dispuesto a hacer todo lo que sea necesario para la agilización del coche eléctrico, pero sin duda hace falta apoyo por parte de los diferentes organismos nacionales y europeos. Hace falta voluntad política para solucionar esta emergencia climática.

Balance

Por otra parte, Pérez Botello hizo balance de la situación de su grupo a nivel nacional en 2019. El grupo, que integra las marcas Volkswagen, Audi, Skoda y Volkswagen Vehículos Comerciales, vendió en España 195.000 unidades, siendo la marca Volkswagen la que más coches vendió, con 94.329 unidades, lo que posicionó a la marca en tercera posición del ránking. En cuanto a Audi, la marca de lujo, comercializó 51.114 vehículos, lo que supuso un descenso del 7%, mientras que Skoda rozó las 30.000 unidades. Por su parte la división de vehículos comerciales logró una cifra record, superando las 20.000 unidades.

Por ello, el grupo Volkswagen redujo sus matriculaciones en España un 5,6% una cifra similar a la caída del mercado español. Pese a ello, se mantuvo en el mismo valor de facturación y también mantuvo los márgenes operativos respecto a las cifras de 2018. En cuanto a la red comercial de Volkswagen en España, logró una rentabilidad media del 1,9%, por encima de la media del sector, que se situó en 1,2%.

El del grupo Grupo Volkswagen es un resultado lógico tras el cambio de tendencia del sector de automoción, que tras crecer los últimos cinco años llega ahora a un año 2019 con un descenso de ventas. Lo peor es que los diferentes analistas del sector ya hablan de nuevas caídas para el año 2020, en torno nuevamente al 4 o el 5%, si es que no hay alguna medida inteligente del Gobierno en busca de una reducción de las emisiones contaminantes. Medidas como un plan Prever o como la eliminación del IVA para el coche eléctrico.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios