CONSEJOS DE CONDUCCION INVERNAL

Por qué es bueno poner neumáticos de invierno en tu coche aunque no haya nieve

Son obligatorios en buena parte de Europa pero en España son desconocidos para los conductores. Estas son las bondades de los neumáticos de invierno

Foto: En estas circunstancias solo unos neumáticos de invierno o unas buenas cadenas nos permitirán llegar al destino.
En estas circunstancias solo unos neumáticos de invierno o unas buenas cadenas nos permitirán llegar al destino.

Los neumáticos de invierno son unos grandes aliados de la conducción y la seguridad vial cuando las condiciones de adherencia en la carretera se complican a causa del mal tiempo. Sin embargo, este tipo de ruedas no están pensadas solo para un momento puntual por nevadas, sino que se pueden utilizar todo el invierno aunque el asfalto no esté nevado o con hielo. Son neumáticos que se comportan muy bien con una temperatura exterior de hasta 10 grados sobre cero, e incluso por encima de este valor.

Los neumáticos de invierno son unos grandes desconocidos en España, pese a que en nuestro país las condiciones climáticas son tan severas como en otras zonas europeas, sobre todo en la mitad norte. En Europa su utilización está muy extendida porque evitan el uso de cadenas y aseguran una gran adherencia sobre asfalto nevado, con agua y con hielo. Y de hecho en muchos países europeos son obligatorios durante los meses más duros del invierno.

Cuando hace mucho frío, los neumáticos convencionales pierden adherencia porque sus compuestos se endurecen. Los de invierno están fabricados con unos compuestos más blandos que se adaptan mejor al frío. Por eso son un valor seguro entre los meses de noviembre y marzo, sobre todo en las zonas más frías o de montaña. Con este tipo de gomas un coche tardará la mitad de tiempo en frenar que otro con los neumáticos convencionales cuando hay nieve o hielo en la carretera. Pero también hay una importante mejora de funcionamiento con el asfalto frío o con lluvia.

Las ventajas de usar un neumático de invierno.
Las ventajas de usar un neumático de invierno.

Además, un vehículo equipado con neumáticos de invierno no necesitará poner obligatoriamente las cadenas. Esto supone una gran comodidad para el usuario que no tendrá que pararse en la cuneta para instalar las cadenas cuando hay una nevada o las condiciones meteorológicas son adversas.

Si nos decidimos por instalar los neumáticos de invierno, hay que hacerlo en las cuatro ruedas. No vale utilizar solo dos en las ruedas de tracción o en las de dirección. Deben ser los cuatro iguales porque de lo contrario el comportamiento del vehículo se complicará incluso sobre asfalto seco.

Los neumáticos de invierno están homologados y reconocidos por la DGT. Se distinguen por su distintivos en los flancos, M+S. Cuando llega la primavera, lo más aconsejable es sustituirlos por los convencionales, unos de verano. De lo contrario, el excesivo calor hace que se degraden con más rapidez. Si el usuario no tiene donde guardarlos, ya se ofrecen diferentes servicios para su almacenamiento en talleres y establecimientos especializados hasta que llega nuevamente el invierno y hay que cambiarlos. Con un uso adecuado pueden durar varias temporadas.

Marcados como M S (barro y nieve).
Marcados como M S (barro y nieve).

Evidentemente, los neumáticos de invierno son entre un 10 % y un 20 % más caros que los convencionales (los denominados de verano), pero ofrecen una seguridad clave en las estaciones más frías del año y evitan tener que montar cadenas en las situaciones más extremas. Prácticamente todas las marcas fabricantes disponen de una amplia oferta de neumáticos de invierno y están disponibles en establecimientos especializados.

Con la llegada del frio la conducción tiene ahora una complicación adicional con la adherencia reducida, y los neumáticos son el punto clave. No hay que olvidar que da igual los caballos que tenga nuestro coche, o el sistema de tracción ya que lo único que está en contacto directo con el asfalto son los neumáticos. Y por ello, la seguridad en la carretera está estrechamente ligada con el estado y el tipo de neumático, pero también con las presiones de inflado o con el estado de la banda de rodadura.

Consejos

En condiciones de conducción invernal nunca está de más mencionar algunos consejos que son válidos para todos los conductores y los diferentes recorridos. Siempre el coche tiene que circular con bastante combustible en el depósito y habrá que circular con un teléfono móvil en el coche con bastante batería, para poder pedir auxilio. Evitar las brusquedades es otra regla de oro para la conducción invernal y no solo con nieve o hielo. Acelerar, frenar o girar el volante bruscamente puede hacer que perdamos el control del vehículo, algo que no nos ocurrirá si conducimos con suavidad.

Otro consejo importante es conducir siempre con las luces puestas. En estos meses hay menos horas de luz, pero sobre todo hay una menor visibilidad en la carretera y cuánto más se nos vea, y antes, será mejor para evitar riesgos innecesarios. Y el último consejo, comprobar las previsiones del tiempo antes de salir de viaje, y si el tiempo está complicado, si se anuncian nevadas o mucho frio, evite salir en coche. Llevar siempre unas cadenas en el maletero si no tenemos montadas ruedas de invierno es una buena idea, opero también es importante saber cómo se ponen y se quitan. Y otro detalle importante, llevar ropa de abrigo por si se presentan problemas graves en la carretera.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios