DE INVIERNO, DE VERANO, ALLSEASON, CADENAS…

Los tipos de neumáticos que necesita tu coche según la zona de España donde vivas

El neumático específico de invierno ofrece las máximas garantías con frío y suelo mojado o nevado, pero tiene sus complicaciones. El 'allseasons' es la mejor opción (aunque más cara)

Foto: En zonas frías y húmedas, la opción del neumático de invierno es una buena alternativa, aunque tiene sus complicaciones.
En zonas frías y húmedas, la opción del neumático de invierno es una buena alternativa, aunque tiene sus complicaciones.

Con la llegada del mal tiempo, de la lluvia y el frío, se hace más importante comprobar el estado de los neumáticos y, sobre todo, analizar qué tipo de neumático es el ideal para la utilización que vayamos a darle. No es lo mismo usar el coche en Málaga que hacerlo en Huesca. Y eso es algo que hay que tener en cuenta para mejorar nuestra propia seguridad vial.

En un país como España con climatología tan diversa y cambiante, para rodar con seguridad conviene echar un vistazo a todas las opciones de neumáticos que ofrece el mercado. En países con inviernos muy fríos es habitual, y hasta obligatorio, utilizar neumáticos diferentes según la estación del año, aunque en España aún no estamos muy acostumbrados a ese concepto de cambiar neumáticos según la climatología. En los países nórdicos existe un tipo de neumático especial que es el de invierno extremo, sin que el que no se puede rodar en invierno. En cualquier caso, y sin ninguna duda, es un extra de seguridad montar unos neumáticos ‘de invierno’ cuando las temperaturas empiezan a bajar.

Los vehículos que se venden en nuestro mercado van equipados de serie con neumáticos convencionales, también llamados de verano. Son unas ruedas que, pese a su denominación, utilizamos todo el año, sea cual sea la climatología. No obstante, esto no es lo aconsejable si solemos movernos por la mitad norte del país o por zonas de montaña.

Neumático de invierno, la mejor solución con el suelo frío.
Neumático de invierno, la mejor solución con el suelo frío.

Neumáticos 'allseason'

Entre los neumáticos convencionales de verano y los de invierno, existe una opción intermedia. Son los llamados ‘allseason’ o cuatro estaciones, que ofrecen un equilibrio entre las prestaciones y la seguridad en unas condiciones climáticas cambiantes y son más polivalentes que los habituales de verano.

Los neumáticos de invierno, con frecuencia llamados ‘de contacto’, se deben utilizar solo con temperaturas por debajo de los 10º sobre cero y cuando llega la primavera lo más aconsejable es cambiarlos y guardarlos hasta el siguiente otoño. Estas ruedas son las más seguras para rodar en invierno, sobre agua, hielo o nieve, pero también sobre asfalto seco, siempre que esté frío. El problema es que usar neumáticos de invierno obliga a tener dos juegos de neumáticos para todo el año y también un lugar para guardar los que no están en uso en cada momento. En zonas con heladas y nevadas frecuentes, es recomendable su uso.

Los neumáticos de contacto, que son más caros que las otras dos opciones, pueden durar varias temporadas pero hay que retirarlos cuando la temperatura sube para que no se degraden antes de tiempo. Sus prestaciones sobre nieve o hielo son muy buenas y no son necesarias las cadenas. Bueno, eso en circunstancias normales, porque si ha caído una gran nevada, la posibilidad de avanzar incluso con estos neumáticos será más limitada. Otras ventajas del neumático de invierno sobre las cadenas son que con las ruedas de invierno no tendrás que pararte con el frío a montarlas, siempre tendrás las misma adherencia en las cuatro ruedas. Y podrás rodar a la velocidad que te permita la vía y tu coche no correrá el riesgo de avería por el mal uso de las cadenas.

Este es el marcaje de los neumáticos de invierno.
Este es el marcaje de los neumáticos de invierno.

Si optas por unos ‘allseason’, más baratos que los de contacto pero más caros que los convencionales, te conviene saber que no son tan seguros en invierno como los específicos. Y tampoco te libran de poner las cadenas cuando son obligatorias, pero a cambio sí te evitarán el engorro de disponer de diferentes juegos de neumáticos.

Los ‘allseason’ mejoran la capacidad de rodar por zonas heladas sin cadenas, aunque con menos eficacia que los de invierno. También sus prestaciones son menores que los convencionales en verano cuando el asfalto está caliente o que los de contacto cuando hace mucho frío. Los ‘cuatro estaciones’ son una opción intermedia y por ello ofrecen un agarre menor y necesitan más metros para frenar que los específicos para cada estación.

Por lo que al desgaste del neumático se refiere, como decimos, los de invierno no deben utilizarse cuando la temperatura sube de los 10º C porque el material que los compone se degrada más rápidamente con el calor del asfalto. En cuanto a los ‘allseason’ también se degradan entre un 10% y 15% más en condiciones normales de calor. Por lo que respecta al consumo de combustible, también los neumáticos convencionales o los de invierno son más eficientes con altas o bajas temperaturas, respectivamente, que los ‘allseason’.

Hay una alternativa a los neumáticos de verano y a los de invierno, que permite una utilización permanente durante todo el año en las mejores condiciones. Se trata de un neumático desarrollado por Michelin y denominado CrossClimate. Incorpora una tecnología avanzada porque es un tipo de rueda de verano, es decir que funciona con temperaturas altas, pero que al mismo tiempo incluye laminillas y un dibujo de la banda de rodadura específico que permite evolucionar muy bien en terreno deslizante como nieve o hielo. También incluye el marcaje M+S, lo que hace que con este neumático no sean necesarias las cadenas. En cuanto a su precio, es en torno a un 15 % superior al de uno de verano similar.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios