Mitsubishi Outlander PHEV: el SUV híbrido que se carga en un enchufe convencional
  1. Motor
híbrido enchufable

Mitsubishi Outlander PHEV: el SUV híbrido que se carga en un enchufe convencional

Con una autonomía eléctrica de 50 kilómetros que le confiere la pegatina de cero emisiones, es un vehículo válido no solo para viajes, sino también para el día a día

Foto:

En la carrera por contaminar lo menos posible sin perder prestaciones, los conductores se enfrentan a un dilema a la hora de comprar un vehículo. ¿Me hago con un híbrido o con un híbrido enchufable? Los segundos se están asentando, poco a poco, como una opción que permite conducir en modo eléctrico durante el día a día y que, además, se pueden utilizar para escapadas y grandes desplazamientos ya sea en fines de semana o en vacaciones gracias al motor tradicional: lo mejor de ambas modalidades de conducción sin tener que renunciar a ninguna.

Esa es precisamente una de las señas que define al Mitsubishi Outlander PHEV de 2019. Este híbrido enchufable que se puede recargar en cualquier enchufe convencional es la apuesta del fabricante para aquellas personas que quieran un vehículo amplio, de corte familiar, que sea respetuoso con el medio ambiente pero que no por ello penalice la movilidad como todavía pasa con los automóviles eléctricos a la hora de recorrer largas distancias.

placeholder El motor de gasolina del Outlander le permite llegar allí donde la autonomía del eléctrico no lo hace.
El motor de gasolina del Outlander le permite llegar allí donde la autonomía del eléctrico no lo hace.

Con una autonomía para circular con el motor eléctrico durante 54 kilómetros al día, el Outlander debería cubrir las necesidades básicas de movilidad para las jornadas laborales a la vez que ayuda a preservar el medio ambiente. El hecho de contar con una pegatina de cero emisiones de la DGT es una ventaja para circular por Madrid Central (y aparcar de manera gratuita en las zonas azul y verde de la capital), y lo será en el futuro cuando Barcelona aplique una zona de bajas emisiones.

Lo mejor del motor eléctrico y gasolina

A diferencia de los híbridos no enchufables, en esta categoría de vehículos nos encontramos con automóviles que tienen una autonomía en este modo de conducción más grande. Por ello, y como sucede en el caso del Outlander, se puede llegar a recorrer unos 54 kilómetros entre carga y carga sin emitir un solo gas contaminante y eliminando, de un plumazo, el gasto en combustible que tendrían esos trayectos.

Medio centenar de kilómetros con todas las ventajas asociadas a un motor de estas carácteristicas: es más silencioso y la conducción es más suave. Además, al contar con dos motores eléctricos de mayor tamaño que los de un híbrido, estamos ante un vehículo que puede conducir en este modo con tracción a las cuatro ruedas.

placeholder El hecho de contar con la pegatina cero emisiones le permite circular por Madrid Central y futuras áreas restringidas al tráfico.
El hecho de contar con la pegatina cero emisiones le permite circular por Madrid Central y futuras áreas restringidas al tráfico.

Las similitudes entre un híbrido no enchufable y uno enchufable también se pueden extrapolar al modo en que el vehículo recarga la batería durante la conducción. Se puede hacer de manera autorregenerativa, utilizando la energía cinética del vehículo para aprovechar las frenadas y cargar las pilas y también se pueden recargar gracias al motor de gasolina que incorpora.

Ese motor de 2,4 litros es precisamente el responsable de otorgar al conductor de un híbrido enchufable como este Outlander la tranquilidad necesaria que da el hecho de saber que no se depende de la actual infraestructura de carga eléctrica de la red de carreteras española. Un motor con una autonomía suficiente como para utilizar el Outlander en desplazamientos para el fin de semana o para irse de vacaciones. El propulsor también ha aumentado la potencia respecto a modelos anteriores para ofrecer ahora 135 CV. Unido a los motores eléctricos, la potencia total del vehículo llega hasta los 230 CV.

Enchúfalo donde quieras

Uno de los problemas que presentan los vehículos eléctricos, y los híbridos enchufables no son una excepción, es la necesidad de contar con una infraestructura de carga. Ya sea en el hogar o en el puesto de trabajo, contar con una toma de corriente es necesaria para cargar las baterías del vehículo. Un problema que algunos fabricantes ya han comenzado a solucionar, y donde Mitsubishi no ha querido ser una excepción, ya que el Outlander se puede recargar en cualquier enchufe convencional lo que le convierte en un vehículo versátil que ya no precisa de dicha instalación.

placeholder La batería del Mitsubishi Outlander se puede recargar desde cualquier enchufe convencional.
La batería del Mitsubishi Outlander se puede recargar desde cualquier enchufe convencional.

Con un equipamiento que incluye asistencia en pendientes, sistemas de ángulo muerto, de detección de tráfico trasero, freno de mano eléctrico así como cámaras traseras y retrovisores fotosensibles, Mitsubishi manda un mensaje. El fabricante nipón pretende que el Outlander PHEV mantenga la corona del SUV híbrido enchufable más vendido en Europa durante muchos más años.

Desde este mes de octubre, al comprar un Mitsubishi Outlander PHEV, Mitsubishi regala la instalación del punto de carga. Las condiciones se pueden consultar en la web de Mitsubishi o en el concesionario.

SUV Coche eléctrico ECBrands BrandsMitsubishi