Las claves del Mitsubishi L200 (diésel), el 'pick-up' más llamativo y tecnológico
  1. Motor
CON NUEVO MOTOR DE 150 CV CON ADBLUE

Las claves del Mitsubishi L200 (diésel), el 'pick-up' más llamativo y tecnológico

El nuevo Mitsubishi L200 viene con control de descenso, aviso de ángulo muerto y de cambio de carril, frenada de emergencia, modos de conducción 'off-road'

Llega al mercado el nuevo Mitsubishi L200, un modelo que se integra en el segmento pick-up y que destaca por una estética muy moderna y llamativa, sobre todo en su frontal, por una nueva motorización de 150 caballos y por la incorporación de la tecnología más moderna en el segmento, como control de descenso, aviso de ángulo muerto, alerta de salida de carril, frenada de emergencia y hasta un sistema selector de modos de conducción off-road en función del terreno por el que se circula. Su precio parte de los 29.250 euros.

Ya está a la venta la sexta generación del Mitsubishi L 200, un vehículo que se integra en el segmento pick-up que ofrece una doble utilización, como vehículo de trabajo para llevar en su caja trasera 1 tonelada de carga, pero también como vehículo de ocio para utilizar en todo tipo de actividades en el exterior. Un modelo que cambia completamente de estética, que ahora es mucho más llamativo, que emplea un nuevo motor pero que sobretodo supone un notable paso adelante en su tecnología.

Mitsubishi es un gran especialista en el mundo del todoterreno con un modelo como el Montero que ha sido una referencia desde hace muchos años. Y también el L200 ha sido un modelo de referencia entre los pick-up. Ahora que el Montero ha desaparecido del mercado en Europa, por la dificultad de cumplir con las estrictas limitaciones medioambientales, la marca japonesa hace su apuesta más campera con el nuevo L200.

La dualidad de usos que permite este modelo hace que también la gama esté repartida en dos divisiones, los M-Pro y los de gama alta. Los primeros son de enfoque más profesional y se ofrecen con dos carrocerías diferentes cabina sencilla que tiene un habitáculo para cuatro personas, con las dos plazas delanteras muy amplias y otras dos bastante limitadas, mientras que en la doble cabina se ofrecen cinco plazas reales.

placeholder Gestión electrónica del sistema de tracción.
Gestión electrónica del sistema de tracción.

Sin duda una de las claves de los vehículos pickup es su caja trasera de carga, que en el caso del Mitsubishi tiene una longitud de 1,5 m y una anchura de 1,47, mientras que su capacidad de carga es de 1.075 kilos. Esto hace que sea un vehículo ideal como coche de trabajo para utilizar en el mundo rural, en las fincas o en las explotaciones ganaderas.

A nivel mecánico el nuevo L200 se ofrece con una sola motorización, un propulsor turbodiésel de 150 caballos que emplea AdBlue y que cumple la normativa WLTP. Este motor proporciona mucho empuje por encima de las 1.800 vueltas, lo que permite mover con bastante agilidad el modelo. Este motor puede estar asociado con una caja de cambios manual de seis marchas o con un automático igualmente de seis relaciones.

La unidad que hemos probado incorporaba el cambio automático que ofrece un muy buen funcionamiento tanto en carretera, a ritmo rápido, como cuando se sale del asfalto. En este sentido el cambio funciona de una manera muy ágil en modo automático, pero cuenta con levas en el volante para hacer un uso pseudo-manual. Son unas levas muy buenas, de gran tamaño y de fácil manejo, con las que se consigue que el cambio sea casi manual. Por ejemplo, si circulamos en sexta y le quitamos dos marchas con las levas, el coche no volverá a pasar a la sexta y se mantendrá en esa cuarta velocidad incluso hasta llegar al tope del motor. Es decir que es un cambio automático muy obediente.

En cuanto a su sistema de tracción hay una gran diferencia entre las dos gamas del vehículo por su diferente utilización y por la necesidad de encontrar unos precios competitivos. Las versiones de trabajo llevan el sistema Easy Select mientras que las versiones más completas, más de ocio, lo que montan es el Super Select. En ambos casos tienen marchas reductoras pero la diferencia reside en que mientras que el primero no tiene un diferencial central, en el Super Select si lo tiene. Esto es muy importante porque, al no llevar ese diferencial central, las versiones de trabajo no pueden circular habitualmente en carretera seca con la tracción a las cuatro ruedas, cosa que si se puede hacer en las versiones tope de gama. Además, el paso de 2WD a 4WD se puede hacer en marcha siempre que circulemos a menos de 100 km/h.

placeholder Interior muy cuidado y más parecido al de un todocamino moderno.
Interior muy cuidado y más parecido al de un todocamino moderno.

Pero les decíamos que el L200 aporta mucha tecnología y uno de los aspectos en los que más se puede apreciar es el sistema de ayuda al descenso de pendientes pronunciadas. Este sistema es muy de agradecer cuando se hace un uso fuera de las falto más extremo y ofrece máxima seguridad en el descenso. También aporta un selector de programas de conducción off-road, que ofrece cuatro opciones diferentes: grava, barro y nieve, roca o arena. Al seleccionar cada uno de ellos el funcionamiento del motor, de la caja de cambios automática y del control de tracción se ajustan para permitir que el vehículo evolucione de manera óptima en cada tipo de terreno.

Foto: La red de concesionarios de Mitsubishi tiene la 'culpa' del éxito de la marca en el mercado español.

Donde no hay cambios es en su sistema de suspensiones. Son de tipo independiente en el eje delantero mientras que detrás cuenta con las clásicas ballestas, pero que en este caso aportan una hoja más, 6 en lugar de las cinco de su antecesor. Esto permite mejorar el confort de marcha pero también aumenta la capacidad de carga que se puede incorporar en la zona posterior. Eso sí, lo que es inevitable son esos movimientos de la parte trasera del vehículo que siempre hay en todos los modelos pick-up que tienen ballestas en el eje trasero cuando se circula sin carga en esa zona posterior.

29.250 euros

Por lo que respecta a su diseño, es completamente distinto a su antecesor, sobre todo en el frontal. Ahora es mucho más agresivo, cuenta con un capó motor 4 cm más alto, lo que unido a sus faros en posición más alta y su rejilla frontal más estrecha y elevada le proporciona un aspecto rompedor. El interior está muy mejorado. Cuenta con una terminación más parecida a la de un todocamino moderno que a la de un vehículo de trabajo como su antecesor.

Sin duda las mejoras más importantes del L200 son los nuevos elementos de seguridad que ofrece el vehículo, tales como la alerta de ángulo muerto, la alerta de tráfico trasero cruzado o el sistema de frenada automática de emergencia con detección de vehículos y peatones. Puede incluir cámaras de ayuda al aparcamiento, faros de LED cortas y largas con sistema de cambio automático entre ambas.

El nuevo Mitsubishi L200 da un gran paso hacia arriba en calidad percibida, en confort y en seguridad, pero mantiene inalterados los pilares básicos de este modelo, de robustez, utilidad, versatilidad, que le han asentado en el mercado tras 40 años en el mercado y 4,7 millones de unidades vendidas en todo el mundo.

En cuanto a sus precios, estos son los recomendados por el importador para España.

Mitsubishi L200 C/C Di-D M-PRO, 29.250 euros

Mitsubishi L200 D/C Di-D M-PRO, 31.100 euros

Mitsubishi L200 D/C Di-D M-PRO automático, 32.600 euros

Mitsubishi L200 D/C Di-D Automático Motion, 36.100 euros

Mitsubishi L200 D/C Di-D Automático Kaiteki, 40.100 euros.

Coches
El redactor recomienda